Retinopatía diabética: Qué es, causas, síntomas y más

La Retinopatía diabética es una alteración entre la cantidad de azúcar que llega a filtrarse hacia los capilares de la retina y que esta puede ser nociva. El primer factor de riesgo para que se desarrolle esto es que exista hiperglusemia; que la glucosa se encuentra elevada en sangre de manera sostenida y continua.

¿Que es la Retinopatía diabética?

Desafortunadamente el azúcar necesita encontrarse dentro de la célula, y al estar fuera de la célula por carencia de la insulina lo que ocasiona es una reacción de oxidación de los tejidos. Esto lleva a que se deposite en los capilares oxidando las paredes de los tejidos y disminuyendo la rigidez.

Lo que sucede es que al perder la rigidez por el flujo sanguíneo se inicia una especie de saculación conocidos como micro aneurismas que es primera lesión que aparece en la retinopatía diabética donde se puede llegar a considerar que puede ser una fase de alarma para el médico, para indicarle al paciente que es necesario un control estricto.

Esto pueden regresar si  la glucosa se mantiene por más de seis meses en niveles menores de 110. Si esto no ocurre el proceso sigue evolucionando a perdida de la pared del vaso y por consecuencia una disminución en la nutrición y el trasporte de oxigeno hacia la retina y por lo tanto aumento de isquemia cerebral que lleva a la neovascularización que es la fase terminal, es decir, una fase preocupante ya que es el primer paso para que el paciente llegue a la ceguera total.

La mayoría de los pacientes tiene un descontrol del azúcar en la sangre, es muy difícil que sean personas bien controlados por múltiples factores externos e internos. Pero existe la interrogante de saber a qué niveles elevados de azúcar es cuando empieza este daño, por lo que primero se debe categorizar a los pacientes tipo 1 y tipo 2.

En el Reino Unido hace más de 15 años se hizo un estudio interesante en relación a cuál era el nivel meta para que estos pacientes no desarrollaran ceguera secundaria o desprendimiento de retina por otras opciones, logrando determinar que un paciente tipo 1 por más de 15 años de diabetes con glucosas entre 110 y 150 iban a desarrollar irremediablemente ceguera por diabetes, no así los pacientes tipo 2.

Esta categoría genera una especie de resistencia más bien de retraso en la aparición de la retinopatía, con mayor flexibilidad, en relación a los niveles de glucosa, pero para que un paciente tipo 2 desarrolle Retinopatía diabética debe tener por  lo menos más de 2 años niveles de 250 en adelante.

Es algo importante para tomar en cuenta porque determina qué nivel será el óptimo de azúcar, que aunque ya los pacientes los saben, pueden tomar las precauciones de acuerdo al tipo de enfermedad.

simultagnosia

Cada vez se tienen mucho más pacientes con cuadros diabéticos. Este trastorno está afectando cada vez a personas más jóvenes. Como se mencionó en párrafos anteriores, antes se manejaba la idea de que eran a niños o personas muy mayores, o adultas y actualmente se están encontrando diabetes tipo 2 en pacientes de 30 años y no es una diabetes infantil, es una diabetes adquirida por malos hábitos alimenticios, por la vida sedentaria que se lleva y una serie de factores ambientales y culturales.

Son muchas las conferencias y encuentros de médicos en la rama de la oftalmología que tratan de llevar el mensaje cada vez más lejos en muchos otros países con la intención de que todas aquellas personas que padezcan de esta enfermedad o que conozcan familiares y amigos vean la necesidad de acudir a un oftalmólogo de manera preventiva y oportuna una vez al año.

Advierten que no se trata de perder tiempo ni dinero, esto lo alertan conforme la cifra y registros de jóvenes que padecen la diabetes y son activos laboralmente pero presentan incapacidad e inclusive ceguera permanente; una ceguera irreversible. Los oftalmólogos manejan además los altos costos que implica la recuperación, los tratamientos y las intervenciones con la tecnología cada vez más óptima y que es necesario utilizar para garantizar los tratamientos avanzados.

cada vez son más jóvenes con Retinopatía diabética

Desafortunadamente son causas de ceguera prevenible, no se puede evitar que el paciente diabético desarrolle la Retinopatía diabétes, pero si se puede evitar la ceguera por Retinopatía diabética, está en manos de los médicos y es un problema de salud pública, que eviten que los pacientes diabéticos llegue a ser ciego.

Es una complicación ocular de la diabetes, y es causada por el deterioro de los vasos sanguíneos, es la causa más frecuente de ceguera en el mundo occidental en población laboralmente activa. El 50% de los diabéticos con más de 10 años de haber sido diagnosticados tendrán un grado de Retinopatía diabética.

No causa síntomas en etapas iniciales, pero los oftalmólogos no deben esperar a que el paciente diabético diga que no mira bien, porque la gran mayoría no tendrán síntoma. No quiere decir que no tiene la enfermedad, sino que no le está afectado la visión central que es en donde se dan cuenta que tienen un problema.

Causas de la Retinopatía diabética

Esta enfermedad siempre va afectar ambos ojos, lo que pasa es que nunca es simétrica sino que que suele ser por un ojo y con el paso del tiempo afecta al otro. La Retinopatía diabética causa discapacidad visual usualmente por una o varias de las siguientes causas; el edema macular es la causa más importante de discapacidad visual, como se explicaba la Retinopatía diabética como tal no quiere decir pérdida visual, debe existir un edema macular, isquemia macular, hemorragia vitrea que son los pacientes que se acostaron y de repente se levantan en la mañana ya no miran por un ojo porque sangraron durante la noche.

La otra causa es desprendimiento de retina traccional que ocurre en los casos muy avanzados de Retinopatía y un glaucoma  neovascular que es secundario, pues ya está en un etapa terminal de la enfermedad.

La hiperglicemia crónica es otra causa que se asocia con una complicación micro y macro vascular y es lo que va a causar todas las complicaciones de la diabetes, por ejemplo, en el ojo causa ceguera por retinopatía, a nivel renal insuficiencia y amputación de miembros inferiores.

insuficiencia renal en la Retinopatía diabética

La patogenia básicamente es la hiperglucemia crónica, va a causar un aumento del sorbitol intracelular y genera destrucción celular. Esto, el aumento del sorbitol lo que causa es alteraciones a nivel de la membrana basal capital y pérdida de pericitos, lo que hace que sean más permeables los vasos y dejen salir productos como la sangre, el colesterol y todos los lípidos.

La hiperglucemia crónica lo que genera es un aumento en la vía del sorbitol y la generación de productos finales de la glicación, producción de radicales libres y la activación de la vía de la proteinginasa C.

La hiperglisemia como tal inducirá la proteínas proapoctósicas, aumentará el factor de proliferación fibrovascular endotelial por ausencia de oxigeno, esto quiere decir que básicamente el problema vascular genera isquemia y eso a su vez factores angiogénicos y agregación plaquetaria que es la parte inflamatoria de la enfermedad.

Retinopatía diabética y sus consecuencias

La microangiopatía afecta los vasos a todos nivel; venas, arterias, esto quiere decir que todos los vasos se afectan en la retina, esto acompañado en la alteración del vaso y aumento de la permeabilidad vasilar. Es la causa por la que aparecen pequeños sacos que son los micro aneurismas o proliferación de nuevos vasos que son anormales y que con toser o estornudar o alguna fuerza se rompe y causan hemorragias y por ende ceguera.

Clasificación de la Retinopatía diabética

Existe un estudio en el ramo de la oftalmología que permite hacer la clasificación importante en para el seguimiento, control y tratamiento de pacientes con Retinopatía diabética que se denomina el ETDRS y éste arroja que se manejan tres tipos de dicho trastorno.

El primero encierra a pacientes que no tienen Retinopatía diabética, el que tiene Retinopatía diabética no proliferativa y el que tiene Retinopatía diabética proliferativa. Lo importante es que el paciente se encuentre en las dos primeras, que no tenga Retinopatía o que no llegue a ser proliferativa. La proliferación es la aparición de nuevos vasos anormales que van a generar todas las complicaciones del paciente.

Según la clasificación en forma muy simple, si se practica un fondo de ojo, no se podrán localizar ningún tipo de hemorragia. La no proliferativa va desde leve, moderada, grave y muy grave dependiendo de los hallazgos y la proliferativa básicamente es la aparición de nuevos vasos anormales.

En la gráfica siguiente se muestra el nervio óptico, las arcadas vasculares y como aparecen las hemorragias dependiendo de la profundidad de las capas de la vitrina donde se encuentren. Estas son exudados blandos que son superficiales y equivalen a isquemia, daño, pérdida y muerte de fibras nerviosas, mientras que los exudados duros son de capas profundas y son la acumulación de líquidos a nivel retiniano.

Retinopatía proliferativa

La Retinopatía diabética proliferativa es cuando aparece una segunda complicación en los diabéticos y es que se forman vasos anormales en la superficie de la retina que pueden sangrar o que pueden producir otras complicaciones.Estos neovasos si son pequeños y escasos en números se pueden tratar poniendo la inyección intra ocular de antiogiogénicos sumado a un tratamiento con láser en la retina. Los vasos anormales se producen porque hay un factor de crecimiento endotelial que se genera por la isquemia. Las células al notar la falta de oxigeno inducen la liberación del factor.

La única forma de intentar reducir la producción del factor de forma definitiva cuando aparecen neovasos es destruir la retina que está isquémica, que  ya no tiene vasos, que ya el daño de los vasos ha sido tan intenso que están ausentes, permitiendo que la retina todavía viable sana y perfundida funcione con normalidad sin necesidad de estar induciendo la liberación del factor.

Cuando la proliferación avanza, esto se complica mucho más. Ya no solamente son vasos que empiezan a crecer sino una malla de tejido fibroso que los tapiza y que forma unos penachos que traccionan de la retina y la desprenden, producen hemorragia, desplazan la retina y la zona central de la mácula tan importante ya no está en su situación central.

Existen muchas formas en que estos penachos fibro vasculares pueden complicar la Retinopatía diabética.

Los oftalmólogos en mucho encuentros y conferencias presentan los ejemplos de pacientes que padecen Retinopatía diabética, mostrando cirugías y los aspectos con los instrumentales más finos para exponer las técnicas utilizadas para recuperar al paciente del trastorno.

Por ejemplo; en una cirugía de un paciente con una Retinopatía muy severa explican que posiblemente el paciente no haya ido al control necesario por parte del oftalmólogo y no fue tratado en las fases iniciales y que presente un desprendimiento de retina traccional. El vitreo muestra membranas que han crecido en su superficie y ya no tiene la retina anaranjada sino blanquecina.

El procedimiento es eliminar toda la tracción de la retina haciendo un corte de toda la proliferación del vitreo condensado en los 360 grados alrededor, liberando hacia el centro para aislar todo el material fibroso en el centro de la retina y después continuar pelándolo.

cirugía retinopatía diabética proliferativa

El material fibroso posee vasos en el interior y las herramientas que utilizan antes de la cirugía es la inyección de los anti angiogénicos porque facilitan que los vasos de las proliferaciones queden atrofiados y sangren menos durante la intervención.Pero no se trata solamente de quitar todo aquello con un vitreotomo, a veces es necesario utilizar pinzas y tijeras para ir delaminando y segmentando todas las proliferaciones fibro vasculares que están intensamente adheridas a la superficie de la retina.

En una Retinopatía proliferativa se van a presentar hemorragias, prerretinianas o a nivel del espacio subhialoideo, hemorragias muy masivas y son las que causan las pérdidas visuales de los pacientes. Hay sin alto riesgo, con alto riesgo y avanzada, dependiendo de la clasificación, pero básicamente deben tener neovascularización para considerarse proliferativo. Hay hemorragias vitreas o hemorragias prerretinianas. Este es el un caso avanzado junto con desprendimiento de retina.

En una Retinopatía diabética proliferativa se pueden encontrar micro aneurismas, hemrragias en la retina, exudados blands y duros, alteraciones venosas, alteraciones micro vasculares intra retinianas, proliferación o neovasos en la capila y en la retina, hemorrahgias vitreas y desprendimientos de retina.

El edema macular es la causa principal de ceguera en los pacientes diabéticos. Los pacientes empiezan a notar que ya no miran con misma claridad de antes, empiezan a ver empañado, distorsionado. Hay que prestarle mucha atención cuando presentan estos casos porque pueden ser paciente de reciente diagnóstico de la diabetes, pero no quiere decir que tiene poco tiempo de serlo, a lo mejor no sabían que eran diabéticos.

El edema macular usualmente puede ser focal, que la causa algún vaso que produce salida de liquido y acumulación de líquido a nivel de la mácula. En un fondo de ojo normal con sus arcadas vasculares y que no tenga aparición de hemorragias ni exudación puede presentar edema macular por la cantidad de depósitos y cumulo de lípido que presenta alrededor de la mácula. Esto quiere decir que todos los vasos que tiene alrededor han estado dejando fuga, salir o escapar todo lo que se deposita en las diferentes capas de la retina. Es lo que genera la mala visión.

El edema macular será más frecuente en pacientes de diabétes tipo 1, pero no porque la insulina cause el edema macular sino porque el paciente que ya utiliza insulina ha estado más controlado metabólicamente y solo queda la insulina para lograr bajar los niveles de glisemia. A mayor duración de la diabétes mas  edema macular. Entre más años es diabético más chance tiene de padecer el edema macular

En cuanto a los niveles altos de glucemia ya hemos hablado de como la hiperglisemia es la que hace que desencadene todos estos problemas. Algo bien importante recalcar es que la presión arterial sistólica alta causa más edema macular en diabéticos tipo 1. Hay que controlar la hipertensión en los pacientes diabéticos y los niveles de lípidos a nivel de sangre.

Diagnóstico de la Retinopatía diabética

El diagnóstico de la Retinopatía diabética usualmente se hace con clínica y algunas ayudas diagnósticas. En un caso está la angiofluoresceinograma. Se observan las fotos con filtros rojos normales de un paciente para determinar los vasos y si existe algo oculto y se observan los vasos que dejan pasar la fluoreceina sin hacer fuga ni pérdida ni distorsión del medio de contraste.

En una fotografía de fondo de ojo de un paciente con una Retinopatía avanzada se ven las membranas fibrovasculares que causan tracción y desprendimiento de retina y esto permite observar también como se forma la distorsión y la pérdida de las arcadas o de la forma normal y circulación de los vasos.

En estos mismos exámenes de pacientes con estos trastornos, también se observan el desorden y distorsión de la retina, un paciente con condiciones así no puede ver claro. Se muestran también las áreas de hipoxia cerebral y áreas sin circulación a nivel capital.

La tomografía óptica de coherencia es una herramienta que muestra un corte histológico de la retina y muestra la mácula si tiene cúmulo de líquidos.

Factores de riesgo que generan la Retinopatía diabética

La hipertensión es uno de los principales factores de riesgo en esta enfermedad. Se ha demostrado el hecho de que el paciente con una comorbilidad hipertensiva aumenta la aparición de Retinopatía diabética aproximadamente un año antes que pacientes que no tienen hipertensión. Esto se debe a los cambios hemodinámicos que ocurren durante el evento hipertensivo, debido a que una distensión de los vasos con una pérdida de la capa elastina y la colágena tipo 3 así como una aparición de cambios ateroscleróticos en la pared del  vaso.

Esto condiciona a su vez un aumento en la progresión oxidativa de la glucosa. En algunos casos de unen estas dos enfermedades para provocar una mayor agresividad y progresión de la enfermedad. Ahora bien, si solamente el paciente fuera diabético no se presentan estos cambios.

Otro de los factores es la obesidad; son casos de suma importancia porque desafortunadamente en muchos países ya se registran altos niveles de Retinopatía diabética a los 40 años que hace 15 años no se presentaban, posicionando como cifra alarmante y preocupante para la salud.

Se creía que la Retinopatia diabética con el uso de láser o de anti angiogénicos iba a disminuir su aparición y no ha sido así. Lo que se maneja es un fomento en más de 140% en Latinoamérica en los últimos tres años. Es una enfermedad que está dejando a pacientes jóvenes con ceguera prematura y ceguera parcial que inclusive podría ser prevenible si se tomaran las previsiones y las instituciones actuaran en los registros que se manejan.

Obesidad como factor de riesgo en Retinopatía diabética

Resultan ser cifras alarmantes e inclusive desconocidas para muchos. Se cree que existen aproximadamente mas de 25 millones de personas con diabetes en Estados Unidos para la fecha terminando el año 2017, en México entre 12 y 16 millones y un 8.2 que no saben que son diabéticos pero tienen Retinopatía diabéticas.

Son cifras difíciles de digerir para muchas instituciones porque no se tiene alcance a una población más extensa para ofrecer más opciones visuales. Desgraciadamente los pacientes ya llegan a las consultas en estadíos finales cuando la recuperación visual y el pronostico es muy pobre.Es decir, se está dejando pasar una enfermedad que es totalmente prevenible. Se debe hacer mucho énfasis en los pacientes diabéticos que alcancen un control adecuado de los niveles de azúcar.

Síntomas de Retinopatía diabética

No existen los síntomas para esta enfermedad, la diabetes da síntomas solamente cuando el daño es irreversible. Generalmente el paciente tiene sangrado intra ocular cuando las áreas de retina muerta con retina viva son mayores, entonces lo que hace la retina para defenderse de la falta de suministro de oxígeno es actuar con un factor llamado factor de crecimiento vascular endotelial.

Este factor manda una señal provocando un aumento en el crecimiento de los vasos, es decir, necesita nutrirse, necesita oxigeno, entonces debe crear vasos nuevos. Sin embargo, esos vasos debido a la velocidad con la que se forman sus capas no son lo suficientemente buenos, ni completos ni fuertes y suelen ser susceptibles a cambios de presión y temperatura y provocan la hemorragia vitrea.

El paciente se puede acostar en las noches a dormir con una visión normal, pero al despertar y abrir los ojos ya simplemente no perdió la visión. Lo revisan los especialistas en oftalmología y encuentran la hemorragia y lo que pueden hacer en estos casos es que una vez que el ojo sangra es un indicativo absoluta de láser, independientemente de que la otra retina se vea normal, en la valoración de fondo de ojo.

Solo el 18% de la Retinopatía diabética se comporta asimétrica, el resto es simétrica, es decir, el mismo daño se encuentra en ambos ojos aunque es uno solo se presente la hemorragia. Significa que el otro posee le mismo daño.

A parte de la hemorragia vitrea realmente no se presenta la sintomatología, lo que se puede acompañar es de un edema macular, que consiste en otra vía fisiopatológica que se produce por una ruptura de la barrena hematorretiniana. La retina es una serie de uniones a partir de una capa que se llama epitelio pigmentado de la retina o retinosis pigmentaria.

La retina es más fácil entenderla si se entiende como un colchón de intercambio, es decir, está la coroides abajo, el epitelio pigmentado como sanduche y encima la retina, entonces los nutrientes entran a través de la coroide atraviesan el epitelio, nutren la retina y los residuos regresan por la retina epitelio pigmentado y coroides, es mucho más fácil entenderlo así.

En el caso de la Retinopatía diabética la glucosa genera ciertos cambios entre la sustancia sodio y potasio, entre otras encimas que se encuentran en ese espacio acumulando líquido y esto es más frecuente en el centro mejor visión conocido como mácula. A esto se le llama edema macular diabético donde influye el cúmulo de proteínas, grasas, líquido.

Esto si el paciente presenta esta alteración va a presentar indudablemente baja visual. Este es el primer dato, baja visual o visión de las líneas distorsionadas que se puede acompañar incluso de otros cambios en la superficie de la mácula como una membrana epirretiniana.

En sí una Retinopatía diabética proliferativa no da síntomas hasta que no sangra. En sí un Retinopatía diabética no proliferativa tampoco da síntomas. Los cambios que los pacientes sí pueden presentar es que por el aumento de elevación de la glucosa una visión borrosa por hidratación del cristalino. El cristalino se hidrata cuando tiene una glucosa de 300 a 400 baja la glucosa se deshidrata y vuelven a ver.

Esto puede ser un dato que puede indicar a los médicos que no hay buen control del azúcar y entonces el oftalmólogo debe tomar la decisión de si se le piden o no estudios complementarios para contrarrestar la enfermedad.

Tratamiento para Retinopatía diabética

El tratamiento va a ser dependiendo del estadío según la clasificación de la Retinopatía diabética. La pre proliferativa usualmente se trata con láser, mientras que la proliferrativa que ya presenta hemorragias vitreas y desprendimiento de retina normalmente ya el tratamiento es quirúrgica, endolaser y todo para tratar de devolver la normalidad de la retina. Mientras que con el edema macular se cuenta con láser o inyecciones intra vitreas de agentes antiangiogénicos.

Cuando se hace la intervención con láser se practica una fotocoagulación de la retina para mejorar el aporte del oxígeno a nivel de la mácula. Lo que se hace es una destrucción de la retina periférica para hacer que todo el aporte de oxigeno se vaya al centro, al área macular, que es con la que e miran los detalles, se lee, reconoce personas.

La retina periférica sirve para todo lo que está a los lados, evitar que si se camina se golpee la persona con alguna ventana o alguien que pase al lado, pero la visión central o macular es la que proporciona la mayor calidad de ida que se puede tener como persona.

tratamiento con láser para Retinopatía diabética

El edema macular o isquemia focal se trata con láser y se puede combinar con inyecciones intra vitrea o asteroides que se utilizan para manejar la parte inflamatoria del edema macular. Básicamente se ve todo esto a a través de una pupila dilatada, el haz de luz del rayo láser entra y causa quemaduras que inicialmente se ven blancas y se trata la retina periférica, el área macular no se está tocando, porque lo que se busca es que toda la retina se destruya y todo el oxigeno y sangre se vaya al entro que es donde se busca redirigir la oxigenación.

En cuanto a la inyección intra vitrea es utilizar un inhibidor del factor de crecimiento endotelial vascular para tratar de prevenir o cerrar neovasos para que no hayan hemorragias.

Es importante mencionar que el edema tiende a ser recurrente, y como no se puede tratar y el tiempo de efecto es limitado el oftalmólogo debe estarlo inyectando cada 8 semanas o dos meses, y económicamente es difícil mantener el tratamiento si se tiene un paciente medio, y los resultados son dramáticos.

El paciente a los dos o tres días está viendo bien pero al paso del tiempo pierden la vista de nuevo. Cada dos menes acuden a consulta para aplicar la inyección. El riesgo de inyectar el ojo es alto, aun cuando se toman las medidas necesarias. Un tratamiento para ello actualmente que se ha estado utilizando es la aplicación de implantes intra vitreos de esteroides que poseen liberación lenta y quedan dentro de la cavidad vítrea que van liberando durante mucho tiempo, hasta un año o más, el esteroide.

En los casos avanzados ya se tiene sólo la alternativa de la cirugía que es vitrectomía. Se trata de limpiar el vítreo, que sirve como aporte de oxigenación y nutrientes a la retina, pero en un paciente diabético se convierte el peor enemigo. Si se retira el vítreo se mejoran las condiciones y se pueden manejar mejor al paciente.

Eso se deja para casos severos, cuando hay tracción retiniana, hemorragias vítreas y se hace un tratamiento de láser completo donde toda la retina está quemada y no se tiene dónde más poner láser y el paciente sigue empeorando. En estos casos está indicado quitar el vítreo.

En los edemas maculares en las que se ha practicado todo y no mejoran la única opción es la vitrectomía.

Recomendaciones para pacientes con Retinopatía diabética

El paciente debe mantener el control metabólico de la diabetes, de la presión arterial y de los lípidos. Debe estar atento al control de factores de riesgo antes mencionados; ente ellos la hipertensión, colesterol, triglicéridos altos, sobrepeso y tabaquismo.Con frecuencia debe hacerse exámenes en los ojos con dilatación de pupila. Los oftalmólogos advierten que no se pueden ver los cambios periféricos si no se dilata la pupila.

Además de esto se aplica el láser si es necesario y el médico especialista tiene el deber de conversar con el paciente y convencerlo de que que elimine el mito de que el láser genera ceguera. Finalmente, optar por la vitrectomia en casos avanzados.

Prevención de Retinopatía diabética

Una de las opciones que aportan los oftalmólogos cuando una personas viene sufriendo diabetes y que se quiere cortar el camino, la progresión y la aparición de una Retinopatía diabética es incitarlos a una visita al médico especialista para un examen visual completo. Esta actividad debe realizar una vez al año, en donde se aplican unas gotas para la dilatación de las pupilas para un exhaustivo repaso que determine con detalle todo el funcionamiento en el fondo de ojo y sus alrededores.

Es una medida de protección para el paciente, a quien se le explica que las gotas no causarán dolor alguno y que luego debe guardar reposo para la recuperación de la vista y la toma de decisiones según los resultados que se obtengan con respecto a su salud visual.Se trata de un diagnóstico precoz que le otorgue calidad de vida al paciente con diabetes y se detenga el deterioro de su salud y se eviten sumar más complicaciones a su rutina diaria y de convivencia.

diagnóstico precoz en una Retinopatía diabética

Tratamiento natural para la Retinopatía diabética

Como en todos los trastornos siempre existen los tratamientos con fármacos para aliviar los dolores, las tensiones o las complicaciones de las enfermedades, también está el lado natural del que muchos representantes e la ciencia se niegan a dar cabida pero que es respetada por la otra parte compuesta por los nutricionistas y los homeópatas que creen e invierten en el poder natural de las plantas, los vegetales y los frutos que da la tierra.

La Retinopatía diabética no es un trastorno que está exento de tratamientos naturales tanto para disminuir su progreso, como para erradicar los desmanes de todo el compendio de acciones por hemorragias, elevación de niveles en la sangre, etc, tal cual hemos mencionado en párrafos anteriores.

Para ello, en primer lugar hablaremos de las propiedades del jugo de arándanos para esta enfermedad.

Estas frutas no solo saben exquisitas, sino que son bajos en calorías y están llenas de vitamina, fibras, hierro y antioxidantes. inclusive las hojas tienen una serie de propiedades medicinales que se han utilizado durante generaciones para tratar trastornos digestivos, mejorar la circulación, mantener la salud ocular y reducir inflamaciones.

Algunas investigaciones científicas en muchos países revelan los increíbles beneficios de los arándanos para la salud. Cada porción de media taza contiene 11 gramos de hidrato de carbono a partir de dos fuentes principales; la fibra dietética y azucares simples.

Con una ración de esta fruta se obtiene un aproximado de 10% de lo que se requiere diario en vitamina C. Además de esto se absorbe un 2% de la cantidad que necesitamos de hierro. Sabemos que la vitamina C permite la producción de colágeno para contrarrestar enfermedades bucales y capilares y genera un sistema inmunológico sano.

arandanos como medicina natural en Retinopatía diabétcia

En cuanto a los beneficios, regularmente el consumo de los nutrientes contenidos en ellos disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular, la enfermedad de alzheimer que son neurológicas, colesterol alto y cáncer. También se ha comprobado que luchan contra la resistencia de insulina que se ha relacionado con la obesidad y diabetes.

Estas frutas además están consideradas como las más privilegiadas por poseer los niveles de anti oxidantes más altos, inclusive que otras verduras y frutas. Esto fomenta la eliminación de radicales libres que atacan las formaciones celulares  y el ADN.. Posee una gran variedad de fitoquímicos, entre las que se pueden mencionar están las antocianinas.

Cuando se dice que tiene fitoquimico un producto es que posee sustancias protectoras de la salud, es decir, potasio y vitamina C. Y cuando se habla de que un fruto posee en abundancia antioxidantes es importante explicar lo siguiente para entender la relevancia del consumo de las frutas que lo poseen.

En el cuerpo se encuentran los átomos que componen la células y los electrones están alrededor del núcleo. En un átomo que por el paso de los años, del cigarrillo, trastornos por estrés y demás enfermedades, genera que un electrón se pierda y se transforme en un radical libre que luego ataca las células y hacen que envejezcan más rápidamente. A su vez hace que el colesterol se pegue más en las arterias se tengan menos defensas contra el cáncer.

El antioxidante neutraliza al radical libre, y es por ello que se deben consumir mediante los alimentos y el arándanos es uno de los proveedores de antioxidantes. Además de esto, los arándanos poseen un grupo de bio flavonoides que, según los estudios científicos que valoran sus propiedades, refuerzan los vasos sanguíneos y reducen las hemorragias en la retina y cualquier otra patología similar.

Continuando con la lista de productos que sirven como medicina natural como tratamiento en un cuadro Retinopatía diabéticas está el cardo de mariano.

El cardo Mariano es ideal para los tratamientos relacionados con el aparato digestivo y directamente trabaja con todo el proceso del hígado y es una planta medicinal usada como excelente alternativa para muchas enfermedades. Se utilizada hace más de 2000 años para el hígado, vesícula biliar, etc. Se trata de una poderosa y potentísima planta originaria de la zona del mediterráneo y crece de forma silvestre, y es utilizada para estimular la producción de leche para amamantar bebes.

Los beneficios más relevantes y comunes que proporciona este cardo Mariano so los temas relacionados a los trastornos hepáticos, aumentando la producción de bilis y alivia el estreñimiento en las personas que son vulnerables a ella. Una infusión de esta planta ayuda a bajar los niveles de colesterol malo, y su beneficio se puede ver unos meses después de iniciar su consumo de forma regular. Es también agradable a la vista, su flor en color lila la hace atractiva para formar parte de algún jardín botánico o de adorno.

Sus semillas y las hojas se pueden consumir en extractos y crudas y son muchas sus calidades que lo hacen una opción para hacerlo parte de la dieta saludable de una persona. Posee antioxidantes importantes y nutre y rejuvenece las células muertas, previene hemorroides que son un problema que afecta a muchísimas personas.

Cardo de mariano como planta medicinal alternativa en la Retinopatía diabética

Su consumo proporciona alivia la hinchazón y ofrece comodidad, alivia la resaca según algunos estudios de sus propiedades, por lo que invitan a agregar hojas de cardo de mariano al té. De igual forma le proporciona sedocidad a la piel y repone células muertas y le agrega vitalidad y salud a esas zonas afectadas.

Hace que el cuerpo se sienta con defensas suficientes para combatir cualquier tipo de enfermedades a un ritmo acelerado y facilita la digestión  elimina problemas estomacales y malas digestiones. La semillas también se pueden consumir con el estómago vacío antes de cada comida para que la persona obtenga un mejor resultado eliminando las toxinas.Otro beneficio es que frena los síntomas de envejecimiento prematuro y su consumo prolongado previene la aparición de arrugas, manchas oscuras y decoloración de la piel y el cabello.

Para aplicar este tratamiento en la Retinopatía diabética, la recomendación es poner a hervir dos tazas de agua y verter aproximadamente dos cucharadas de cardo de mariano y tapar cual infusión para malestares. Al enfriar el agua esta taza de té debe ingerirse una vez al día. Lo importante es que la persona haga de esto un hábito y lo incluya en su dieta para que su organismo se acostumbre y con el paso de los días pueda observar las mejoras sustantivas que proporciona.

El jugo de zanahoria combinado con espinaca es otra de las alternativas que se recomiendan en la medicina natural para el tratamiento de la Retinopatía diabética.

Tratamiento con medicina natural para Retinopatía diabética

Es una receta beneficios para la visión, para bajar el colesterol y mejorar la piel. El jugo es un alimento que convierte el betacaroteno que se encuentra en la vitamina A que comienza a proteger la retina y protege de la enfermedad conocido como degeneración macular, que ocurre cuando la persona va envejeciendo que van perdiendo la vista.

Tal vez el cuerpo en determinadas circunstancias no posee la cantidad estimada de vitamina A que se requiere habitualmente. Esta vitamina se ha recomendado comerla con frecuencia por encontrarse en frutas y vegetales y es deber del ser humano agregarlas para en una buena dieta para una salud de calidad. La zanahoria también atiende enfermedades como cataratas y la zanahoria con espinaca es ideal para estos trastornos.

La zanahoria ayuda también a corregir problemas de ceguera nocturna, en la medida del paso del tiempo y el consumo recurrente de este jugo.

En cuanto a la espinaca; desde siempre se ha conocido la potencialidad que posee esta verdura con vitaminas infinitas y que aportan hierro, calcio y muchas otras que inclusive ha sido el alimento utilizado para corresponder los dibujos animados de aquel famoso marinero conocido como Popeye, que al consumir una buena porción de espinacas adquiría todo el poder que necesitaba para combatir a los malos de la historia.

También previene cataratas y protege a los ojos que reciben daños con la claridad del sol resplandeciente, contiene betacaroteno hasta un poco más que la misma zanahoria. Al usar esta combinación es un jugo fuerte con muchos nutrientes y antioxidantes.

Contiene fibras, hierro, calcio y es un jugo recomendado para las mujeres, por lo que en su mayoría deberían consumirlo con frecuencia por todos los aportes nutricionales antes mencionados más vitaminas E, C, A, K, potasio, magnesio, Omega 3, y ayuda a que se sientan energéticos por la limpieza de toxinas y del colon.

Por otro lado, el diente de león es conocido también como achicoria amargar y es muy utilizada para tratar diversas complicaciones de salud y resulta ser muy popular y es considerada como mala hierba porque crece en cultivos de manera natural sin control y perjudica a los trabajadores del campo que tienen cultivos específicos en sus sembradíos.

Para utilizar esta planta medicinal como brebaje efectivo en los casos de presentar una persona Retinopatía diabética se coloca una taza de agua en un olla y se espera que hierva para luego incorporarle una cucharada de Diente de león seco por unos minutos, y al igual que el té preparado con cardo mariano, se debe esperar que pierda la calentura para poder ser ingerido y que empiece a hacer sus efectos para combatir la retención de líquidos, limpiar el organismo y eliminar toxinas.

Sirve como laxante natural también, desintoxica el hígado y los riñones, así como también mejora el proceso de digestión, previene y combate la anemia, ayuda a casos de hipertensión, elimina el colesterol malo, expulsa las piedras en los riñones, trata la diabetes, mejora el apetito.

Para mejorar el sabor se le puede agregar miel y tomarla tres veces al día. La advertencia es que la persona que tenga úlceras en el estómago o calculo biliar no debe consumirla y por supuesto consultar a su médico de confianza con respecto a la ingesta de esta planta medicinal.

Diente de león como planta medicinal para la Retinopatía diabética

Otra de las alternativas en este aspecto de la medicina natural con las plantas tanto silvestres como las que fácilmente se son cultivables en jardines entra la cebolla y el ajo. La combinación se puede hacer en una ensalada sencilla que pueda consumir a diario inclusive el paciente con Retinopatía diabética, que además de contribuir a disminuir la severidad de la patología y frena el paso a un nivel más complicado, se estaría cuidando de forma completa su salud con una alimentación balanceada.

Por ejemplo, la cebolla posee una gran cantidad de cualidades terapéuticas como alimento. Es un verdadero medicamento porque contiene el azufre como el oxigeno del hígado, y es importante recordar que e enl hígado se encuentran dos fases diferenciadas; la número 1 y la número 2.

Los alimentos y toxinas entran al hígado, pasan por en primer lugar por la fase uno que normalmente se encuentra en perfectas condiciones pero es en la fase dos donde se pudieran presentan inconvenientes y en esta fase es que el azufre actúa, de ahí la importancia de  la cebolla y el ajo que deben ser consumidas de forma frecuente.

Tanto la cebolla como el ajo, son dos verdaderos medicamentos naturales que poseen mucha potencia y la recomendación que hacen los especialistas es que se consuma para mejorar el funcionamiento del hígado, estimular la fase uno y la dos de la detoxificación hepática.

El consumo debe ser cruda, para evitar las frituras o sofritos que incluyen los aceites volátiles. Resultan ser un tesoro que aportan beneficios tanto para la salud como para la belleza. Poseen propiedades anti inflamatorias, anti alérgicas, anti oxidantes y cualidades anti cancerígenas. Son ricas en vitamina A, B, complejo B y C, así como el hierro, ácido fólico y potasio. Son un excelente fuente de compuestos sulfúricos, de flavonoides y fitoquímicos.

Es considerada una de las hierbas cultivables más antiguas y posee un lugar especial en la gastronomía porque puede ser incluida en casi todos los platos, en ensaladas, sopas, ingredientes de sopa, curry, frituras, guisos, comidas al horno y hasta encurtidos con cebolla.

La cebolla promueve el crecimiento de cabello, y el azufre promueve la circulación sanguínea en el cuero cabelludo y aumenta la producción de colágeno que es el componente que se requiere para dicho crecimiento.

la cebolla como alternativa para la Retinopatía diabética

En cuanto a su vinculación con la Retinopatía diabética, regula el azúcar en la sangre por ser buena para las personas con diabetes. El compuesto de azufre llamado alilo propilo de sulfuro en la cebolla ayuda a aumentar la producción de insulina y los niveles de glucosa en la sangre tanto en diabéticos tipo 1 y tipo 2. El jugo de cebolla contiene trazas de cromo que ayuda a mejorar el nivel de tolerancia a la glucosa del cuerpo y por ende previene el cáncer.

De igual consumir alimentos que contengan abundantes ajo y cebolla cruda permite reducen la coagulación en los proelmas retinianos.Se ha encontrado que la cebolla tiene un efecto beneficioso y preventivo en varios tipos de cáncer como por ejemplo el de pulmón, ovario, estómago, vejiga, mama, colon, próstata, el hígado y tumor cerebral maligno o  cáncer de cerebro.

Otro lado, para favorecer una circulación equitativa y adecuada por los vasos sanguíneos, una alternativa también válida  utilizando la medicina natural es exprimir el jugo de un par de naranjas, licuarlo con un puñado de uvas y agregarle algo de agua para tomarlo una vez al día por un tiempo prolongado para ingerir la cantidad justa de bioflavonoides que éste produce.

Finalmente explicaremos un poco al respecto del té verde como el final de la lista de estos exquisitos frutos, hierbas y vegetales que deben ser parte de la dieta de cualquier ser humano para mejorar la salud en todos los aspectos.

El té verde posee antioxidantes que ayudan a reparar los vasos sanguíneos de la retina. sus hojas están cargadas de catequinas que ejercen una acción antioxidantes anti bacteriana y anti viral, por ello previenen el cáncer y ayudan a reducir el colesterol y a diluir la sangre.

En cuanto a la catequina, lo que se puede describir al respecto de sus beneficios es que se involucra en las células para buscar ejecutar la protección y el respaldo del ADN, las multiplica y erradica el daño que genera el envejecimiento. De igual forma evita la creación de células cancerígenas y hace que el organismo propiamente bloquee o neutralice la producción de alergias. El té verde ayuda adelgazar gracias a su acción quema grasas y a que regula los niveles de glucosa e insulina.

Bloquea la actividad de un tipo de célula que desgasta y debilita los huesos. Combate la halitosis y la caries, los polifenoles presenten en esta hoja ayudan a prevenir la proliferaicón de bacterias presentes en la descomposición de los restos de comida en la dentadura.

Además su consumo previene la formación de caries y infecciones de garganta, y puede ayudar a prevenir enfermedades dle corazón. Según los médicos japoneses han llevado adelante investigaciones para determinar el por qué las enfermedades cardíacas son menos frecuentes en Japón que en los países occidentales, y se llegó a la conclusión que existen una relación directa entre la ingesta diaria de te verde y la baja tendencia a sufrir un infarto de miocardo.

Esto se debe a la concentración elevada de sustancia anti oxidantes presenten en la infusión que protege de la acción de  los radicales libres, sustancias que dañan las células y promueven la aparición de enfermedades cardio vasculares.

El té verde ayuda también a regular los niveles de glucosa disminuyendo el aumento de azúcar en la sangre luego de haber comido, Esto puede prevenir la alza de insulina el almacenamiento de la grasa. También ayuda a proteger la formación de coágulos en la sangre que provocan los ataques cardíacos.

Todas estas recomendaciones con la utilización de las plantas como medicina natural para tratamientos de cualquier tipo de enfermedades representan una opción para aquellas personas que no tienen acceso a los fármacos por cualquier razón, pero de igual forma, aun cuando los beneficios sean múltiples, demostrados y aceptados por la ciencia médica, siempre debe acudirse a a las consultas de los especialistas para descartar posibles adversidades o efectos secundarios.

Los pacientes deben conocer su padecimiento de forma completa y los especialistas deben estudiar si realmente la planta medicinal sirve de tratamiento para la patología específica.

(Visited 247 times, 1 visits today)

Deja un comentario