Colitis isquémica: Definición, síntomas, causas y mucho más

La colitis isquémica es un padecimiento que provoca una disminución del flujo sanguíneo hacia el colon que puede ser causada por la obstrucción de un vaso sanguíneo o cuando por alguna razón disminuye la cantidad de sangre hacia el colon.

que es la colitis isquemica

 

¿Qué es la colitis isquémica?

La colitis isquémica es una enfermedad del aparato disgestivo que provoca daños a una parte del intestino grueso debido a una insuficiencia sanguínea que puede ser por una obstrucción o también por la falta temporal o transitoria de flujo sanguíneo hacia el colon.

Este tipo de patología en su primeras fases no representa ningún riesgo y cuando se manifiestan los síntomas suelen ser tan leves que el paciente no les da mayor importancia. Cuando ya es considerada una enfermedad grave,  puede haber una lesión importante del colón conocida como necrosis, que de no ser atendida con la prontitud debida puede provocar una perforación del colon y finalmente desembocar en una peritonitis que puede poner en riesgo la vida del paciente.

La colitis isquémica es el tipo de trastorno que puede tener dos modalidades, una oclusiva, que es la que provoca estrechamiento o una obstrucción en uno de los vasos sanguíneos y la no oclusiva, la cual causa una disminución transitoria del flujo de sangre hacia el intestino grueso. Ademas es el tipo de isquemia intestinal que se da con mayor frecuencia y suele afectar, en su gran mayoría, a personas mayores, aunque los niños y jóvenes no están exentos de padecerla.

Es una enfermedad, que no solo afecta el lado izquierdo del intestino grueso, sino que también puede comprometer a otras áreas de colon como el colon descendente y el llamado colon sigmoide.

Síntomas

Los síntomas de la colitis isquémica van a depender en gran forma de la complejidad de la patología. La enfermedad se caracteriza por molestias en el área abdominal, acompañada de otros síntomas, los cuales se detallan a continuación:

Dolor abdominal: Es un dolor que abarca el área comprendida entre el pecho y la pelvis, pero también puede sentirse o reflejarse en otros órganos como el esófago, el intestino grueso y el intestino delgado, la vesícula, el páncreas, etc.

Hemorragia digestiva baja: Es una lesión que se produce en el tubo digestivo y la cual provoca sangrado. Es uno de los síntomas de la colitis isquémica. Cuando un paciente ya presenta este tipo de hemorragia debe ser atendido lo más pronto posible por un especialista que la trate y coloque el debido tratamiento.

Fiebre: Cuando hay presencia de fiebre, significa que se puede estar en la presencia de un cuadro infeccioso que son el resultado de virus o bacterias que atacan el organismo. Una fiebre causada por trastornos en el aparato digestivo hace que el paciente pueda sufrir de estreñimiento y pérdida del apetito y gran necesidad de tomar abundante agua.

Diarrea:  Cuando hay problemas digestivos uno de los síntomas que presentan las personas son las deposiciones líquidas y frecuentes, también puede haber presencia de dolor abdominal, fiebre y vómitos. Estos síntomas son considerados una emergencia sí la diarrea no se detiene, por lo que urge que el paciente sea llevado de emergencia a fin de evitar una deshidratación o complicaciones más severas.

Entre los estudios realizados al paciente está la tomografía computarizada, la misma puede arrojar un engrosamiento del lado izquierdo del intestino, debido a una infección producida por bacterias, que necesariamente no es una colitis isquémica, sino otras patologías como inflamación del intestino o una diverticulitis.

Causas

Las causas de la colitis isquémica puede ser el resultado de varios trastornos o patologías en el sistema digestivo. Una de las principales razones es el estrechamiento o achicamiento de los vasos sanguíneos que nutren al colon. Esta anomalía es el resultado de grandes acumulaciones de grasas en el intestino que es provocado en la mayoría de los casos por desórdenes alimenticios y que terminan desencadenado una aterosclerosis.

Otras posibles causas de una colitis isquémica es complicaciones y enfermedades cardiovasculares, algunos tratamientos a los que son sometidos los pacientes por presentar otras patologías graves el consumo de alcohol, el uso de cigarrillos, el consumo de drogas o la terapia conocida como hemodiálisis pueden traer como consecuencia una colitis isquémica.

Se ha podido constatar que hay personas que realizan la práctica de ejercicios extenuantes de alto impacto que con el paso del tiempo pueden terminar padeciendo una colitis isquémcia. Todavía no se conocen las razones, pero se cree que es el resultado de la deshidratación a la que a veces se someten cuando se sobre ejercitan. (Ver artículo: Sintomas de cáncer de estómago)

 

Otras posibles causas pueden ser la puesta en marcha de algunas cirugías como las que se realizan para reparar una anuerisma de la arteria aorta. La obstrucción del los vasos sanguíneos debido a otros coágulos que se formaron en el sistema cardíaco y terminaron provocando una colitis isquémica.

La colitis isquémica puede ser de dos tipos diferentes. Esta clasificación esta determinada por causas subyacentes como una isquemia no oclusiva que es provocada por una estrechamiento de los vasos sanguíneos, los cuales tienen como principal función irrigar la sangre al intestino grueso y la isquemia oclusiva, la cual es causada por una obstrucción que no permite el paso de la sangre al colon. (Ver artículo: Síntomas de la esofagitis)

Factores de riesgo

Muchos pueden ser los factores de riesgo para la aparición de una colitis isquémica y entre los cuales destacan:

Sufrir de presión arterial baja: La presencia de presión arterial baja o también llamada hipotensión es producida por una disminución del bombeo de la sangre desde el corazón hacia las arterias del todo el cuerpo. Existen muchas personas que sufren de presión arterial baja que pueden o no experimentar síntomas, estas últimas pueden sentir mareos o incluso desmayos.

Aterosclerosis: Es una enfermedad que causa inflamación y al mismo estrechamiento de las arterias. Esto se debe a la acumulación de sustancias lípidas en las paredes de las arterias. Por lo general, este trastorno suele ser asintomático en su fase inicial, sin embargo, es su etapa más avanzada, cuando ya existe una obstrucción importante de una arteria es que es considerada una patología grave que reviste atención inmediata.

Obstrucción del intestino: Este tipo de patología se presenta cuando hay problemas para que las personas puedan defecar correctamente, es decir, los intestinos dejan de trabajar de forma habitual por una obstrucción que imposibilita el tránsito de la comida y las heces por los intestinos, lo cual puede deberse a múltiples causas.

Los síntomas mas frecuentes son fuertes dolores abdominales, inflamación del colon, náuseas, vómitos. acumulación de gases y estreñimiento. La obstrucción puede ser parcial o total, la cual es considerada una emergencia médica que sólo es tratada con una intervención quirúrgica, que debe ser practicada de inmediato ya que de ello depende la vida del paciente

Coágulo de sangre: Los coágulos sanguíneos ocurren por un empelotamiento de la sangre en las venas y arterias y que desencadenan en trombos que pueden causar obstrucción de órganos importantes del organismo y que sí no son tratados debidamente pueden provocar graves complicaciones o inclusive la muerte de las personas que lo padecen.

Una cirugía abdominal: Cualquier tipo de cirugía abdominal que involucre órganos donde estén comprometidos los vasos y arterias sanguíneas, cirugías en el corazón, en todo el sistema digestivo o también las que tengan que ver con cirugías ginecológicas

El uso de algunos fármacos: Todos los tratamientos que son aplicados a pacientes que presentan problemas de hipertensión o del sistema circulatorio en general, también todos los que son indicados para personas con trastornos hormonales, ya que los efectos colaterales que tienen, es que provocan estrechamiento de los vasos sanguíneos y de las arterias.

El lupus:  Es una enfermedad crónica y autoinmune que produce severos daños a varios órganos el cuerpo, incluyendo los vasos sanguíneos, los cuales se inflaman y provocan alteraciones en el correcto funcionamiento del flujo sanguíneo.

Los pacientes con lupus están más propensos a sufrir de aterosclerosis, que no es otra cosa que el endurecimiento de la arterias. Los síntomas recurrentes son inflamación de las articulaciones, dolor, daños importantes en la piel, fatiga y fiebre.

Vasculitis: Se trata del padecimiento de una serie de enfermedades donde el factor común es la inflamación de los vasos sanguíneos, las cuales engloban las venas y las arterias, también los vasos capilares y las arteriolas. Es un trastorno que produce obstrucción de los vasos sanguíneos que puede ser parcial y total y que de no ser tratada correctamente va lesionando el correcto funcionamiento de los demás órganos del cuerpo.

Consumo de sustancias toxicas: Entre las que se encuentran la cocaína o la metanfetamina. también el consumo indiscriminado de alcohol. (Ver artículo: Cáncer de estómago)

Tratamientos a base de radiación: Es empleado para matar las células malignas a consecuencias de un cáncer, sin embargo, su aplicación tiene efectos colaterales en el organismo como daños al sistema circulatorio, donde se compromete el correcto funcionamiento de venas y arterias, provocando trombosis y otras complicaciones.

La colitis isquémica es un padecimiento, que por lo general suele afectar a las personas a partir de una edad determinada, siendo inusual en personas jóvenes, sin embargo, han habido casos de niños y se cree que esto puede tener algún componente genético.

Lo más común es la la colitis isquémica se desarrolle a partir de los 50 años o más por lo malos hábitos de vida, que por lo general, llevan las personas como la ingesta de alimentos con altos contenidos de grasas y azúcares, también por el abuso del alcohol o por uso de drogas.

 Colitis isquémica por depósitos de crioglobulinas

Este tipo de padecimiento está relacionado a otros trastornos donde la sangre contiene una gran cantidad de proteínas conocidas como crioglubulinas. Entre las enfermedades que están asociadas a este mal se encuentran la aterosclerosis, la diabetes mellitus, insuficiencia renal, hipertensión arterial, el lupus, la artritis reumatoide, etc.

El uso descontrolado de metanfetaminas y estar expuestos a una estricta dieta también pueden ser causas de una colitis isquémica, además de procedimientos como una embolización realizada con cateterismo por hemorragia en el colon y reparación del la vena aorta también pueden ser desencadenantes de esta anomalía.Otras patologías asociadas son el síndrome de Becet, la polimiosistis y la poliarteritis nodosa.

La colitis isquémica es más frecuente por una vasculitis que por una trombosis. Cuando ocurren depósitos imunológicos este puede ser más proclive para la aparición de la enfermedad. A la final desembocan en patologías más graves como hemorragias, infartos y hasta perforaciones en el colon. Cuando se llega este punto ya es necesario la atención médica, donde será vital la intervención quirúrgica ya que puede estar en riesgo la vida del paciente.

Complicaciones

La colitis isquémica es un trastorno que puede presentar distintas fases. El problema de esta enfermedad es que muchas veces no es descubierta a tiempo porque los síntomas pueden manifestarse como trastornos digestivos por la cercanía que existen el los distintos órganos que están cercanos al colon.

Después de algún tiempo, el paciente ya puede experimentar otros cambios que pueden ir agravándose de manera progresiva y que en algunos casos cuando ya son diagnosticados puede ser muy tarde, ya que el paciente presenta mayores complicaciones, que pueden incluso llevarlos a la muerte.

Cuando esto sucede la colitis isquémica es considerada una patología crónica, que sólo puede ser resuelta a través de la cirugía. En este punto el paciente puede presentar necropsia, perforaciones y otros daños no solo en el intestino grueso sino en otras áreas del colon. (Ver artículo: Gastritis)

Entre las complicaciones más graves que pueden presentarse están:

La necropsia: La necropsia o gangrena es la muerte progresiva de las células, esto va dañando el tejido del colon debido a la falta de oxigenación de la sangre, la cual por la obstrucción no circula de forma adecuada y sí la persona no es atendida con la debida prontitud puede incluso hasta morir.

La perforación del colon: Cuando hay una perforación del colon también es frecuente la presencia se sangrado. Esto es ya una emergencia médica, donde será necesario intervenir al paciente de inmediato para detener el sangrado y de ser posible reconstruir de nuevo el intestino grueso.

Obstrucción del colon: Otra complicación pude ser una obstrucción repentina debido a un estrechamiento de las paredes del intestino una vez que se ha producido la cicatrización, lo cual puede desencadenar dolor abdominal y una obstrucción que puede llegar a ser crónica y hasta peligrosa para el paciente.

Diagnóstico

El diagnóstico de la colitis isquémica debe ser realizado por un profesional en la materia. un especialista en gastrointerología, ya que este padecimiento puede llegar a confundirse con otras enfermedades. Para ello será necesario llevar a cabo una serie de estudios con la finalidad verificar que el paciente tiene una colitis isquémica y no otro trastorno.

El tipo de evaluación que se acostumbra practicar para estos casos son:

Tomografía computarizada: Este tipo de exámenes suelen arrojar resultados específicos, sobre todo cuando el paciente ya presenta un sangrado importante. Por su precisión, ya con esta prueba el médico sabrá lo que tiene la persona.

Colonoscopia: Es un tipo de estudio bastante empleado para dar un buen diagnóstico, ya que con él se puede ver como está la estructuras y paredes internas del colon, así como permite descartar que el paciente tenga otras complicaciones más graves.

Biopsia: Permite recoger una pequeña muestra de tejido para descartar que la persona no tenga algún tipo de tumoración o lesión importante que pueda complicar más la condición del paciente.

 

Tratamiento

La colitis isquemica, por lo general es una enfermedad que puede curarse sola, sin que haga falta un tratamiento, pero esto es cuando la patología se presenta de forma leve y con algunos cambios en los hábitos de vida como una buena alimentación y evitar el uso de sustancias nocivas apara el organismo pueden ser suficientes para la cura.

En el caso de pacientes con una colitis isquémica crónica ya es necesario la utilización de ciertos fármacos que deberán ser prescritos por un especialista y después de realizado el debido diagnóstico. Entre los que mas suelen recetarse para tratar esta enfermedad están:

Antibióticos: Suelen medicarse para tratar posibles infecciones y evitar en la medida de los posible el uso de ciertos medicamentos que puedan resultar contraproducentes en el caso de que los este tomando como, medicamentos hormnonales y todos los que se utilizan para controlar y curar afecciones cardíacas. En el caso de los anticoagulantes podrán ser prescritos en algunos pacientes para evitar la recurrencia de la enfermedad.

La cirugía: Será recomendada en aquellos pacientes que presenten necropsia, en el caso de una perforación intestinal o para evitar que una arteria se bloque y provoque una obstrucción en el colon.

 

 

 

Prevención

La mejor prevención que puede tener una persona para evitar padecer de una colitis isquémica es mejorar los hábitos de vida.para ello será necesario realizar una serie de cambios, los cuales pueden enumerarse de la siguiente manera:

Alimentación saludable: Un cambio de la ingesta alimenticia, donde se sustituyan las grasas y los azucares refinados por una dieta rica en frutas y vegetales, ya que está comprobado que las grasas tapan las arterias e incrementan los niveles de colesterol en la sangre.

Evitar el cigarrillo y el alcohol: Tanto el alcohol como el cigarrillo son sustancias tóxicas que dañan y matan las células del organismo, tapan las venas y arterias de todo el cuerpo y terminan por causar graves daños a el organismo en general.

Realizar ejercicios físicos: Una buena rutina de ejercicios diarios o practicar alguna actividad deportiva puede resultar altamente beneficioso para el organismo ya que se pueden liberar las toxinas que enferman y matan las células del cuerpo.

Dieta para la colitis isquémica

En caso de estar en presencia de una colitis isquémica, el paciente estará en la obligación de hacer ciertos cambios alimenticios que le permitan en corto tiempo volver a recuperar la salud, para ello será necesario elaborar una dieta donde pueda consumir alimentos que le ayuden a tener una mejor digestión y que le faciliten las deposiciones diarias sin mayores complicaciones.

Entre los alimentos recomendados para mejorar la condición y recuperar la salud están:

Alimentos ricos en fibra: Son de gran ayuda ya que resuelven problemas como el estreñimiento y por ende contribuye a mejorar el funcionamiento del intestino y de todo el sistema digestivo. 

Consumo de probióticos: Ayudan a recuperar el tracto intestinal. Entre los más recomendados está el yogur. También ayuda en el proceso digestivo.

Comer mucho cambur: Aporta fibra y otros nutrientes para el organismo y son reguladores de la digestión.

El agua de coco: Contiene una gran cantidad de nutrientes que ayudan a reponer y sanar el colon. También tienen propiedades que ayudan a laxar en caso de sufrir de estreñimiento. Aumenta el potasio e incrementa los electrolitos del cuerpo.

La patilla: Tiene propiedades milagrosas que ayudan a reparar las funciones perdidas en el correcto funcionamiento de los vasos sanguíneos debido a las altas concentraciones de cromoproteína que posee esta fruta.

Otros alimentos para la dieta: Algunos de estos alimentos pueden ser introducidos en la dieta y que son beneficiosos para reponerse de una colitis isquémica. Ellos son las manzanas, los arándanos, la papaya, las ciruelas, la gelatina, las peras, etc. (Ver artículo: Anillo de Schatzki)

alimentos sanos

Proteínas: Sabemos de la función de las proteínas para el cuerpo, pero mientras se tenga la enfermedad, la ingesta de carne debe evitarse, en su lugar se pueden consumir carnes blancas como el pescado y también el consumo de tufu, que puede ser más fáciles de digerir y ayudan a sanar con mayor rapidez los tejidos del colon que se han lesionado.

Comer en pequeñas cantidades y varias veces al día: Al realizar esta rutina diaria puede servir para que el estómago se regularice al mismo tiempo que se va sanando al mismo tiempo que se digieren mejor los alimentos y contribuyen que las evacuaciones se hagan con total normalidad, sin forzar la función de los intestinos.

Tomar mucho líquido: El tomar abundante agua limpia el sistema digestivo y al mismo tiempo ayuda a eliminar las toxinas acumulada en el colon. En personas que presentan problemas de estreñimiento es aconsejable beber líquidos y también para las que están pasando por procesos donde hay presencia de diarreas constantes, ya que ayuda a que el paciente nos se deshidrate.

Alimentos prohibidos 

Entre los alimentos que no deben ser consumidos durante una colitis isquémica se puede enumerar una larga lista ya que una gran cantidad de ellos provocan una serie de trastornos como gases, inflamación, que alargan el proceso de sanación que necesitan los órganos del sistema digestivo, en especial el colon.

Entre los alimentos que pueden resultar perjudiciales están:

  • Los productos lácteos: Son muy difíciles de digerir cuando la persona está atravesando una colitis isquémica, ya que provocan flatulencia, dolor e inflamación del colon. Entre los productos lácteos que deben evitarse están la mantequilla y la leche
  • Alimentos grasos y refinados: Productos refinados como los azúcares y las harinas deben evitarse a toda costa sí la persona desea sanarse de la enfermedad, al igual que la ingesta de alimentos grasos ya que no ayudan a la rápida digestión y provocan estreñimiento, además de ser altos en colesterol
  • Alimentos picantes: Pueden irritar el tracto digestivo y provocar ulceraciones
  • La cafeína: Esta prohibida la ingesta de cafeína ya que una de las principales causas de las diarreas, ademas irrita y lesiona las paredes del intestino (Ver artículo: Espasmos esofágicos)

  • Frutas cítricas y jugos: En el caso de las frutas con alto contenido de cítricos pueden resultar demasiado ácidas para el estómago, lo cual puede empeorar la condición. Además por lo sensible que se encuentra el sistema digestivo, lo más probable es que el paciente desarrollen procesos ulcerosos que compliquen más la condición.
  • El consumo de maíz: Es un alimento difícil de ingerir y que no se descompone de manera fácil dentro del organismo. Es común que cuando se realizan las deposiciones este tipo de comida aparezca tal cual y como la consumimos, es decir, en forma de granos. Lo mismo se cumple para las personas que acostumbran comer el maíz en forma de cotufas y donde por lo general para prepararlas se utilizan grandes cantidades de grasas saturadas.
  • Bebidas alcohólicas: Resultan sumamente dañinas no sólo para el sistema digestivo, sino para todo el organismo en general. Debido a que son productos químicos, lesionan el colon, ya que lo queman, además de contribuir de forma negativa a provocar otras patologías de las ya existentes

En lineas generales, el no padecer de una colitis isquémica depende en gran medida del paciente y de la manera como cuida la salud de su cuerpo.

Existen algunas causas que lamentablemente no dependen de la persona para que se de la presencia de la enfermedad, pero sin embargo, puede ser prevenida creando buenos hábitos de vida y en la medida de lo posible tratando de llevar una vida sana alejada de la ingesta del alcohol que tanto daño le ocasiona  ala salud y evitar el consumo de ciertos alimentos que con el paso de los años van deteriorando salud del hombre.

(Visited 334 times, 1 visits today)

Deja un comentario