Síntomas de la esofagitis: Todo lo que debes saber y más

Los síntomas de la esofagitis son simples de determinar, sin embargo se deben llevar a cabo las pruebas necesarias para indicar la existencia concreta de esofagitis en las personas. Usualmente, si se cumplen las medidas del tratamiento, los pacientes pueden curarse.

síntomas de la esofagitis

¿Qué es la esofagitis?

Se entiende como esofagitis a una hinchamiento del recubrimiento del tubo conocido como esófago, encargado de conectar la cavidad bucal con el estomago. Se debe tratar, ya que es un tipo de padecimiento bastante incómodo para el paciente, puede ocasionar dificultades para deglutir, úlceras en la boca (Ver artículo: Úlceras  en la boca ¿cómo curarlas?) y en el estómago o el esófago.  Se puede desarrollar un padecimiento denominado esófago de Barret, que es una clase de factor de riesgo.

El esófago es un órgano perteneciente al sistema digestivo, que se encuentra entre el estómago y el intestino. Se caracteriza por ser una clase de tubo muscular, donde la alimentación se dirige desde la boca hacia el estómago. La esofagitis es un padecimiento que puede ser sumamente doloroso para los pacientes, aunque en ocasiones puede no presentar síntomas.

Asimismo, cualquier tipo de infección bacteriana o inflamación por hinchazón del esófago, puede originar esofagitis. La causas más usual de este padecimiento, es el reflujo gástrico. Hay variados tipo de esofagitis, y algunos no presentan reflujo gástrico como síntoma.

síntomas de la esofagitis

Causas

Los síntomas de la esofagitis se originan  por ciertas infecciones que causan irritación en el tubo digestivo. Se puede originar por microorganismos como bacterias o hongos, que se encargan de disminuir de la manera correcta el sistema inmune. Las infecciones por las cuales se causan la esofagitis son:

  • Cándida: Esta es una infección de levadura del esófago causada por el mismo hongo que causa infecciones vaginales de hongos. La infección se desarrolla en el esófago cuando el sistema inmunitario del cuerpo es débil, como en las personas con diabetes o VIH. Por lo general, es muy tratable con medicamentos antimicóticos.
  • Herpes. Al igual que Candida, esta infección viral puede desarrollarse en el esófago cuando el sistema inmunitario del cuerpo es débil. Es tratable con medicamentos antivirales.

síntomas de la esofagitis

La irritación que produce a la esofagitis puede ser causada por cualquiera de los siguientes afecciones:

  • ERGE, o enfermedad por reflujo gastroesofágico
  • Vómito
  • Cirugía
  • Medicamentos como aspirina y otras drogas anti-inflamatorias
  • Tomar una pastilla grande con muy poca agua o justo antes de acostarse
  • Deglución de una sustancia tóxica
  • Hernias
  • Lesión por radiación como puede ocurrir después del tratamiento de radiación para el cáncer (Ver artículo: Síntomas de cáncer de esófago)

¿Cuáles son los síntomas de la esofagitis?

Los síntomas de la esofagitis incluyen:

  1. Ingestión difícil y  dolorosa
  2. Acidez
  3. Úlceras de boca
  4. Una sensación de comida atrapada en la garganta
  5. Náuseas
  6. Vómito

síntomas de la esofagitis

Los signos y síntomas de la esofagitis presentan:

  • El ardor de estómago se siente como si el interior de su pecho estuviera ardiendo. Es un síntoma de reflujo ácido o ERGE.
  • Las náuseas son la sensación de estar enfermo, específicamente con la necesidad de vomitar.
  • Ingerir alimentos es doloroso y difícil pasar comida a través de la garganta hacia el esófago.
  • El vómito, también conocido como emesis, es la liberación del contenido del estómago a través de la boca o la nariz, en ocasiones se pueden romper vasos sanguíneos y originar epistaxis.
  • El dolor abdominal es cuando se siente dolor en el abdomen.
  • La impactación del bolo alimenticio es una obstrucción del esófago por la ingestión de alimentos.
  • La regurgitación ácida es el reflujo de ácido desde el estómago hasta la boca.
  • El dolor en el pecho es un dolor que se siente entre el cuello y la parte superior del abdomen. Hay muchas causas y el dolor puede variar, se conoce mejor como angina de pecho.
  • La tos es un reflejo para limpiar la garganta de irritantes o moco.
  • Se debe ir a algún médico especialista si la sintomatología no deja de estar presente pasados unos días, y están asociados a síntomas del resfriado común. Empeoran y no se reducen aunque se traten con antiácidos y sea dificultoso comer.

síntomas de la esofagitis

Síntomas de esofagitis por reflujo

La esofagitis por reflujo es una lesión de la mucosa esofágica que ocurre secundaria al flujo retrógrado de contenido gástrico en el esófago. Clínicamente, esto se conoce como enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Típicamente, la enfermedad por reflujo involucra los 8-10 cm distales del esófago y la unión gastroesofágica. La enfermedad tiene una distribución desigual.

Se define como ERGE al conjunto de “síntomas crónicos o daño de la mucosa producido por el reflujo anormal del contenido gástrico en el esófago”. Histológicamente, esto se conoce como “esofagitis por reflujo”, porque inicialmente se pensó que causaba una respuesta inflamatoria en la mucosa esofágica. Más tarde, en la década de 1970, se observó que la esofagitis por reflujo muestra cambios morfológicos no relacionados con la presencia de inflamación.

Las características morfológicas de la esofagitis por reflujo en el esófago distal son variables e inespecíficas e incluyen hiperplasia de células basales, alargamiento de papilas vasculares, edema intercelular, presencia de eosinófilos intraepiteliales, linfocitosis intraepitelial, degeneración de células escamosas y ulceración o erosiones.

síntomas de la esofagitis

La esofagitis por reflujo también afecta la mucosa de la unión gastroesofágica, y las características histológicas incluyen epitelio de múltiples capas e inflamación de la mucosa cardíaca gástrica (carditis).

Por consiguiente, la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es un trastorno muy común. A fines de la década de 1970 y 1980, un estudio poblacional de los Estados Unidos reveló que el 25-40% de los adultos adultos sanos padecían ERGE sintomática al menos una vez al mes. Además, aproximadamente el 14% de los adultos sufría de acidez estomacal o regurgitación ácida semanalmente, y el 7% lo notaba una vez al día.

Aunque la prevalencia aproximada de la enfermedad del reflujo informada es mayor en los países occidentales (1-20%) que en los países en desarrollo (5%), existe una tendencia global creciente en la prevalencia de ERGE con el tiempo. Un estudio noruego informó un aumento semanal en los síntomas de reflujo gastroesofágico en un 47% entre los años 1995-97 y 2006-09.

Este estudio informó que la incidencia promedio anual de cualquiera o síntomas graves de reflujo gastroesofágico es de 3.07% o 0.23%, respectivamente, para los 2 períodos de tiempo. Otro estudio transversal de Holanda informó que la incidencia de esofagitis por reflujo se ha duplicado en un período de 10 años.

síntomas de la esofagitis

Las diferencias raciales y étnicas en la prevalencia de la esofagitis por reflujo también se informan bien en la literatura. Los estudios realizados en los Estados Unidos y Europa muestran que los individuos blancos tienen una mayor prevalencia de grados severos de esofagitis y esófago de Barrett (una complicación de la ERGE) en comparación con los hispanos, negros y asiáticos.

Un estudio sueco basado en la población, transversal, comparó la prevalencia de síntomas de reflujo gastroesofágico entre poblaciones inglesas y suecas e informó una mayor prevalencia de síntomas de reflujo que ocurren al menos dos veces a la semana en poblaciones inglesas en comparación con las poblaciones suecas.

La naturaleza ácida de los contenidos gástricos refluidos es predominantemente responsable del daño de la mucosa esofágica y el posterior desarrollo de esofagitis por reflujo. La frecuencia del reflujo ácido se correlaciona más con la esofagitis por reflujo erosivo que con la enfermedad por reflujo no erosiva (ERNE).

Esto se debe a la enzima proteolítica “pepsina” en los contenidos de reflujo, que se activa en condiciones ácidas y conduce a la ruptura de las uniones celulares intercelulares y el daño celular. El ácido fuerte (pH menor a 2), sin embargo, puede causar daño a la mucosa independientemente de la presencia de pepsina.

síntomas de la esofagitis

Cada vez más se piensa que la presencia de bilis en los contenidos de reflujo contribuye a la enfermedad por reflujo en un subconjunto de casos, como se observó en pacientes con terapia con inhibidores de la bomba de protones (IBP).

El reflujo biliar contiene ácidos biliares (tanto conjugados como no conjugados) y tripsina. Los estudios en animales han demostrado que los ácidos biliares conjugados inducen daño de la mucosa en un entorno ácido, y los ácidos biliares no conjugados y la tripsina son responsables del daño de la mucosa a valores de pH más neutros (pH 5-8).  A un pH ácido, los ácidos biliares conjugados se difunden a través de las células de la mucosa.

Posteriormente, el efecto detergente de los ácidos biliares conduce a la disolución del contenido de lípidos de las membranas celulares.  Esto causa la interrupción de la barrera de la mucosa esofágica, con la acumulación de más ácidos biliares en la mucosa. A nivel molecular, los ácidos biliares estimulan las células esofágicas escamosas para producir mediadores inflamatorios, ocasionan estrés oxidativo, daño en el ADN y apoptosis aumentada.

El reflujo ocasional del contenido gástrico en el esófago es un fenómeno universal y la mayoría de las personas no desarrollan la enfermedad por reflujo debido a los mecanismos antirreflujo intactos, que eliminan el contenido reflujo hacia el estómago antes de que se produzca el daño.

El reflujo sintomático ocurre cuando estos mecanismos antirreflujo se deterioran, como en los casos de función débil del esfínter esofágico inferior (EEI), eliminación esofágica alterada debido a la dismotilidad esofágica o la presencia de hernia hiatal, estrechamiento del esófago (estenosis esofágica) y un vaciado gástrico deficiente.

Asimismo, la histología normal de la mucosa esofágica en pacientes sin esofagitis por reflujo muestra un epitelio escamoso estratificado no queratinizante, lámina propia y muscularis mucosa. La capa de células basales tiene 1-3 capas de espesor y ocupa alrededor del 10-15% del epitelio.

síntomas de la esofagitis

Las papilas vasculares, que son extensiones de la lámina propia, se extienden menos de dos tercios de la distancia desde la base hasta la superficie. Los linfocitos intraepiteliales también son un componente normal de la mucosa escamosa esofágica.

Dicha histología de la esofagitis por reflujo es inespecífica, ya que el patrón histológico también se puede observar en otras afecciones patológicas del esófago, como en la mucosa adyacente al cáncer de esófago. Sin embargo, hay ciertas características histológicas que se asocian con frecuencia con la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE) endoscópica o clínica.

Estas características incluyen hiperplasia de células escamosas (basales), elongación de papilas vasculares, presencia de células inflamatorias intraepiteliales, espacios intercelulares dilatados (edema intercelular), degeneración de células escamosas (debido a la acumulación de proteínas plasmáticas intracelulares), lagos vasculares (sangre pequeña dilatada) vasos en la lámina propia o papilas vasculares superficiales), acantosis, erosiones de la mucosa y ulceraciones.

Tales características no son diagnósticas de la lesión por reflujo, pero en el contexto clínico y endoscópico apropiado, pueden ser compatibles con la esofagitis por reflujo. El aumento de la actividad mitótica y la disminución de la maduración superficial pueden verse en la esofagitis por reflujo y son indicativos de actividad epitelial regenerativa.

Anteriormente, en años atrás los cambios epiteliales esofágicos (escamosos) asociados al reflujo se describieron por primera vez en 1970. Se informó que las características histológicas de la hiperplasia de células basales con un grosor aumentado de la capa de células basales a más del 15%, junto con la elongación y extensión de las papilas vasculares, se ubicaron en el tercio superior del epitelio, en ausencia de inflamación , además observaron en el 85% de las biopsias de pacientes con síntomas de reflujo.

síntomas de la esofagitis

Estas características reflejan el daño tisular repetitivo y los cambios regenerativos secundarios en la enfermedad por reflujo. Estudios posteriores confirmaron la presencia constante de estos cambios histológicos en el entorno clínico de la enfermedad por reflujo

El edema intercelular (o espacios intercelulares dilatados) se reconoce como un cambio histológico temprano que se observa en la ERGE.  Se ha demostrado que este cambio retrocede después del tratamiento con inhibidores de la bomba de protones (IBP).

Ahora bien, parece que ningún conjunto de características histológicas se asocia invariablemente con la esofagitis por reflujo, y las características asociadas invariablemente con la esofagitis por reflujo pueden existir, pero son inespecíficas, ya que también pueden verse en otras afecciones patológicas del esófago.

Cuando se estudió  la presencia de las diversas características histológicas mencionadas anteriormente en las biopsias esofágicas de 16 controles normales (mucosa esofágica superior normal de autopsias), 69 pacientes con ERGE, 39 pacientes sin ERGE pero con sospecha de otra patología, y 49 pacientes con carcinoma esofágico, encontraron que la presencia de cambios individuales varió de 23% a 71% en el grupo de ERGE, pero no se observó ningún cambio en el 100% de estos pacientes con ERGE.

síntomas de la esofagitis

La característica histológica de los espacios intercelulares dilatados se observó en el 48% de los casos, las células con balón en el epitelio escamoso en el 49%, la dilatación intrapapilar en el 71%, la elongación papilar en el 61%, la hiperplasia basocelular en el 57%, la acantosis en el 41%, intraepitelial eosinófilos en el 23% y células de Langerhans intraepiteliales en el 48%.

De estos, solo las características histológicas de los espacios intercelulares dilatados y el alargamiento papilar fueron significativamente mayores en frecuencia en el grupo de ERGE en relación con los otros grupos.

La inflamación intraepitelial en la esofagitis por reflujo incluye linfocitos, neutrófilos y eosinófilos. En los casos no tratados, la inflamación es generalmente leve y consiste en eosinófilos dispersos. La presencia de un gran número de eosinófilos aumenta las posibilidades de otras lesiones, como la esofagitis eosinofílica primaria, la reacción farmacológica, la esofagitis inducida por píldoras, la enfermedad vascular del colágeno o, muy raramente, la infección parasitaria.

Por lo que, la presencia de algunos neutrófilos intraepiteliales dispersos puede verse en la esofagitis erosiva activa; sin embargo, en presencia de neutrófilos intraepiteliales significativos, es necesario considerar una esofagitis infecciosa coexistente. De manera similar, se ha observado un aumento de la linfocitosis intraepitelial en la esofagitis por reflujo y en otras afecciones, como la enfermedad de Crohn y la esofagitis linfocítica.

síntomas de la esofagitis

En pacientes con hernia hiatal, que es una causa frecuente de ERGE, el examen endoscópico muestra una línea Z irregular que se produce debido al desplazamiento proximal de la unión histológica squamocolumnar en relación con la unión gastroesofágica anatómica (GEJ).  Histológicamente, este segmento corto de la mucosa columnar proximal al GEJ anatómico se asemeja a la mucosa cardíaca gástrica.

El curso natural de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es variable, y el tratamiento generalmente implica el uso de medicamentos supresores de ácido. Se requiere intervención quirúrgica en pacientes con hernia hiatal o un esfínter esofágico inferior incompetente (LES).

Se cree que la enfermedad por reflujo no erosiva no es progresiva en su curso clínico. La esofagitis erosiva, sin embargo, puede complicarse por el desarrollo de úlceras y la formación de estenosis debido a la fibrosis. Alrededor del 10% de los pacientes con reflujo sintomático desarrollan esófago de Barrett, que es una lesión precursora del adenocarcinoma de esófago.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza mediante un médico especialista denominado, gastroenterólogo, el encargado de tratar este tipo de padecimientos. Para un diagnóstico correcto, el médico le realizará una serie de preguntas al paciente, para establecer su historia clínica. Si el médico considera que hay presencia de esofagitis, se pueden realizar diferentes análisis. Los síntomas de la esofagitis se pueden determinar a través de una endoscopia superior, una biopsia, prueba de bario o análisis comunes de sangre.

Una endoscopia superior es un procedimiento para observar el esófago mediante el uso de un endoscopio. Mientras observa el esófago, el médico puede realizar una pequeña biopsia. La biopsia puede usarse para confirmar la inflamación del esófago.

Por consiguiente, una serie GI superior utiliza un contraste de bario, fluoroscopia y una radiografía. Durante una radiografía de bario, se toma una solución con bario o píldora antes de hacerse una radiografía. El bario hace que los órganos sean más visibles y puede detectar si hay un estrechamiento, inflamación u otras anomalías que puedan estar causando la enfermedad. La serie GI superior se puede utilizar para encontrar la causa de los síntomas gastrointestinales. Un esofagograma es si solo se examinan la garganta y el esófago, por lo que no se realizan tanto.

 

Se pueden realizar exámenes de laboratorio en biopsias extraídas del esófago y pueden ayudar a determinar la causa de la esofagitis. Las pruebas de laboratorio pueden ayudar a diagnosticar una infección fúngica, viral o bacteriana. El escaneo de glóbulos blancos puede ayudar a diagnosticar la esofagitis por eosinófilos.

Algunos indicadores de estilo de vida para la producción de esta enfermedad incluyen: Estrés, alimentación poco saludable, fumar, beber, antecedentes familiares, alergias e inmunodeficiencia, es importante que el médico revise el historial médico del paciente antes de diagnosticar esofagitis. Los subtipos específicos y otras causas deben tenerse en cuenta al hacer el diagnóstico final.

Tratamiento de los síntomas de la esofagitis

Los tratamientos para la esofagitis incluyen medicamentos para bloquear la producción de ácido, controlar el dolor y reducir la inflamación. Otros tratamientos incluyen antibióticos y nutrición intravenosa.

Para tratar la esofagitis por reflujo, se recomiendan los antiácidos de venta libre, los medicamentos que reducen la producción de ácido (bloqueadores del receptor H-2) y los inhibidores de la bomba de protones para ayudar a bloquear la producción de ácido y permitir que el esófago sane.

Por lo que, ciertos fármacos que se le recetan a los pacientes para tratar la esofagitis ocasionada por reflujo gástrico, contienen un dosis superior de taponadores de receptor H-2, ya que bloquean la bomba de prótones y ayudan con el proceso de sanación del estómago.

Para tratar la esofagitis eosinofílica, se recomienda evitar cualquier alergeno que pueda estar estimulando los eosinófilos, ya sean los alimentos o la exposición al polén. En cuanto a los medicamentos, se pueden recetar inhibidores de la bomba de protones y esteroides. Estos esteroides se recentan en ocasiones para el asma, por lo cual también pueden servir para el tratamiento de la esofagitis eosinófila originada por agentes alérgenos alimenticios.

síntomas de la esofagitis

Para la esofagitis infecciosa, se recetan algunos fármacos según el tipo de infección que causa la esofagitis. Estos medicamentos se recetan para tratar infecciones bacterianas, fúngicas, virales y / o parasitarias.

De igual forma, se puede establecer una endoscopia para la erradicación de ciertos tejidos que se encuentren contaminados. En ocasiones se recomienda la cirugía, para extirpar las paredes esofágicas que se encuentran dañadas, si la esofagitis es ocasionada por reflujo se hace un tipo de funodoaplicación para la protección del esfínter  del esófago, que si no funciona correctamente permitirá el reflujo en ella.

Si la enfermedad no se trata, puede causar cicatrices e incomodidad en el esófago. Si no se permite que la irritación se cure, la esofagitis puede causar úlceras esofágicas. La esofagitis puede convertirse en el esófago de Barrett y puede aumentar el riesgo de cáncer de esófago.

El pronóstico para una persona con esofagitis depende de las causas y condiciones subyacentes. Si un paciente tiene una causa subyacente más grave, como un problema del sistema digestivo o un problema del sistema inmunitario, puede ser más difícil de tratar. Normalmente, el pronóstico sería bueno sin enfermedades graves. Si hay más causas que una, el pronóstico podría pasar a ser justo.

 

El tratamiento para la esofagitis depende de su causa. Los posibles tratamientos incluyen:

  • Medicamentos que bloquean la producción de ácido, como los medicamentos para la acidez estomacal.
  • Antibióticos, antifúngicos o antivirales para tratar una infección.
  • Medicamentos para el dolor que pueden ser engullidos o engullidos.
  • Medicación con corticosteroides para reducir la inflamación.
  • Nutrición intravenosa (por vena) para permitir la curación del esófago y prevenir la deshidratación y la malnutrición.
  • Endoscopia para eliminar cualquier fragmento de píldora alojado.
  • Cirugía para extirpar la parte dañada del esófago.

Mientras recibe tratamiento para la esofagitis, existen ciertos pasos que puede seguir para limitar o reducir la incomodidad, entre ellos se recomienda:

  • Evitar las comidas picantes como las que contienen pimienta, chile en polvo, curry y nuez moscada. Los alimentos duros como nueces, galletas saladas y vegetales crudos.
  • Las comidas y bebidas ácidas como los tomates, las naranjas, los pomelos y sus jugos, se deben evitar. En cambio, intente imitar las bebidas de frutas con vitamina C.
  • Agregar a la dieta alimentos blandos, como puré de manzana, cereales cocidos, puré de papas, natillas, pudines y batidos ricos en proteínas.
  • Tomar pequeños bocados y mastique bien la comida.
  • Beber líquidos a través de una pajita para facilitar la deglución.
  • Evitar el alcohol y el tabaco

 

Hace unos años, se determinó un tipo de tratamiento para la esofagitis ocasionada por reflujo. Consiste en una cirugía mínimamente invasiva, que introducirá un anillo de material titanio magnetico, adyacente al esfínter del esofágo. Por lo que, se denomina esfínter magnético, se hizo para la prevención del reflujo para que el ácido no afectara el esófago, antes de colocar este dispositivo, los pacientes debieron tomar bloqueadores de la bomba de protones.

En los principales resultados, se determinó como un tratamiento que “preserva la anatomía gástrica” ​​y da como resultado efectos secundarios menos severos que la cirugía antirreflujo tradicional, por su nivel invasivo tan bajo. Los pacientes a los que se les implantaron estos dispositivos recibieron un cuestionario para su calidad de vida relacionada con la salud con ERGE (GERD-CVRS) antes de la implantación, en la cual se evaluó una encuesta.

Las puntuaciones mejoraron después de los cinco años y más del 85% suspendieron sus inhibidores de la bomba de protones. La normalización del pH esofágico se determinó en casi todos los pacientes de los pacientes en el estudio. Al final del estudio, no existieron muertes informadas, fallas en el funcionamiento correcto del anillo ni complicaciones posteriores a la cirugía.

El estudio de la esofagitis se ha centrado en la esofagitis por reflujo a lo largo de los años, porque es la clasificación más común. No obstante,  en la actualidad se realizan otros estudios para otras posibles causas.

 

(Visited 1.002 times, 3 visits today)

Deja un comentario