Flora bacteriana aumentada: Qué es, causas, síntomas y más

La flora bacteriana aumentada es una alteración del número de bacterias 0 microorganismos que viven dentro de nuestro organismo. Cuando su reproducción está por encima de los parámetros normales es necesario tomar precauciones, ya que puede deberse alguna afección en el sistema digestivo.

que es la flora bacteriana aumentada

¿Qué es la flora bacteriana aumentada?

La flora intestinal o también conocida como flora bacteriana es un grupo de microorganismos que se encuentran alojados en los intestinos. Son bacterias que realizan una función vital dentro del cuerpo de los seres vivos, las cuales, en condiciones normales contribuyen para que las personas se mantengan saludables.

La flora bacteriana aumentada, hace referencia a un descontrol en el aumento de los niveles que normalmente deben existir de estos microorganismos en los intestinos. Un aumento de la flora intestinal no siempre es un síntoma de que algo no está bien en lo que concierne a la salud. Puede pasar que un examen de laboratorio arroje un resultado alterado y no necesariamente quiere decir que la persona padezca un cuadro infeccioso o que tenga algún problema intestinal.

Sí por el contrario, hay presencia de de fuertes dolores en el abdomen y o el paciente tiene deposiciones líquidas, lo más probable es que la evaluación médica haya una flora bacteriana aumentada. Esto puede deberse a una posible infección o a cualquier otro tipo de patología que desencadene estos síntomas.

La flora bacteriana no sólo habita nuestros intestinos. Existen otras partes del organismo donde puede reproducirse como el oído, las vías respiratorias, en los órganos sexuales y en la piel.

La función principal de la flora bacteriana es proteger el cuerpo de otras bacterias que si pueden desencadenar enfermedades infecciosas. Otra de las funciones es brindarle al organismo vitaminas como el complejo B o la vitamina K. Así mismo, fortalece el sistema inmune y coadyuva en la prevención de los procesos alérgicos.

Una de las principales causas de un desequilibrio en la flora intestinal es la ingesta de antibióticos que son administrados cuando existe la presencia de infecciones. En este caso, las bacterias o microorganismos tienden a disminuir ya que el fármaco no solo mata las bacterias que están enfermas sino también a las que se encuentran sanas, En este sentido, es de suma importancia que el paciente consuma mcirobióticos, ya que es una manera de volver a recuperar la flora intetsinal que se ha perdido.

Este  tipo de alimentos son regeneradores de la flora bacteriana ya que tienen alto contenido de lactobacilos y las bifidobacterias . También se debe consumir grandes cantidades de fibras que etán presentes en las frutas y los vegetales.

Alimentos como los prebióticos aumenta el número de bacterias y sustituye aquellas que se han perdido con el tratamiento.La alimentación juega un rol fundamental en el buen desempeño de la flora intestinal. Crear hábitos alimenticios también contribuye a que sea menor el riesgo de padecer enfermedades.

Síntomas

La flora bacteriana aumentada puede presentar una serie de síntomas y que pueden ser una clara señal de que algo no está funcionando de forma correcta dentro de nuestro organismo. Una vez que están presentes estos cambios es necesario hacer una serie de cambios que permitan regular de nuevo la flora intestinal y por ende, recuperar la salud del paciente.

Entre los síntomas que pueden indicar algún tipo de desajuste de la flora intestinal están:

Desajustes o alteraciones de los intestinos: Una flora intestinal aumentada puede provocar cambios en el proceso digestivo donde la persona presenta síntomas como inflamación de la zona abdominal, gases y cólicos.

Presencia de dolor abdominal y fuertes cólicos: Hay fuertes dolores abdominales acompañado de cólicos, que por lo general causan diarrea.

Cambio en la consistencia y color de las heces fecales: Por lo general, la deposiciones sueles ser bastante líquidas, con mal olor y de color amarillento o negruzco. Pero también puede haber períodos de estreñimiento.

Presencia de cuadros infecciosos: La flora bacteriana aumentada puede ser el resultado de cuadros infecciosos por diversas razones o patologías, una de ellas,  una baja de las defensas del organismo, donde el mismo queda desprotegidos y esto, a la larga,desencadena una infección. (Ver artículo: Colitis nerviosa)

Causas

Las causas de una flora bacteriana aumentada está relacionada con los fármacos que se emplean para combatir los procesos infecciosos. Los antibióticos, los cuales son usados para atacar bacterias que dañan el organismo, pueden provocar una disminución de las bacterias y emzimas, ya que su aplicación no solo mata los microorganismos que están enfermos y lo destruye, sino que también elimina los que están en óptimas condiciones.

Cuando el tratamiento debe ser administrado por largo tiempo, esto provoca que se altere la biodiversidad de la flora que causa desajuste de los patrones del metabolismo, lo cual conlleva a una disminución en la producción de las moléculas.

Otras de las causas de una  flora bacteriana aumentada es la ingesta de alimentos que dañan el cuerpo por el abuso de consumo excesivo de alimentos  alimentos procesados como azúcares, harinas, grasas, productos enlatados, bebidas gaseosas y comida chatarra. También la ingesta de alcohol, el hábito de fumar y el uso sustancias tóxicas como las drogas. Todos estos desórdenes, poco a poco va dañando los tejidos y la mucosa interna  de los intestinos y alterando el buen funcionamiento de la flora bacteriana.

Una dieta baja en fibra también puede ser un desencadenante de una flora bacteriana aumentada. Alimentos como las legumbres, las verduras y las frutas son esenciales para una constante regeneración de los tejidos, además todos estos productos alimenticios tienen sustancias probióticas que contribuyen a mantener un equilibrio de las bacterias y microorganismos que viven dentro del cuerpo y permiten el correcto tránsito intestinal.

Llevar una vida con mucha carga emocional y laborar también puede ser un factor determinante que desencadene un desequilibrio de la flora bacteriana.  Se ha comprobado que el estrés es un detonante para desajustar todo el sistema digestivo, sobre todo a la mucosa de los intestinos, donde habitan las distintas bacterias y organismos del tracto intestinal.  Por ello, es indispensable llevar una vida, alejada del estrés de nuestros días.

Una manera efectiva de de mejorar la flora bacteriana es la puesta en practica de ejercicios que permitan una mayor irrigación de sangre y esto a su vez, elimine las toxinas que se acumulan en el cuerpo, sin embargo, la mayoría de las personas no se ejercitan de manera habitual, lo que a la larga acarrea este tipo de trastornos que hoy representa un problema de salud bastante importante.

¿Cómo recuperar la flora intestinal?

Existen un grupos de alimentos que debe ser incluidos en la dieta y que son vitales para mantener un equilibrio de la flora intestinal y entre los cuales se encuentran:

Productos prebióticos y probióticos: Son todos aquellos que tienen en su composición bacterias que necesita el organismo para estar saludable, además de regenerar la flora bacteriana. Entre sus propiedades también está brindar al cuerpo una serie de nutrientes ricos en vitaminas, minerales y proteínas.

Alimentos con alto contenido de fibra: Se pueden encontrar en muchas frutas, hortalizas y una variedad de verduras, tambien en los cereales.

El kéfir: Es un alimento con un alto contenido probiótico que coadyuva en la regeneración de la flora intestinal, sobre todo cuando hay la presencia de alguna alteración como enfermedades o patologías, puede ser usado como un tratamiento alternativo.

La raiz de jenjibre: Es ampliamente conocida y usada esta planta para tratar y curar desórdenes o desequilibrios del tracto digestivo

Importancia de la flora intestinal para el organsimo

La flora intestinal es de suma importancia para mantener la salud, no solo del sistema digestivo, sino de todo el organismo en general. Es vital para el correcto funcionamiento de los órganos internos y que esto permita disfrutar una vida saluda, donde se cuente con un sistema inmunológico fortalecido ante el ataque de bacterias patógenas.

Cuando se tiene una flora bacteriana  aumentada, es síntoma de que algo no funciona bien, por lo tanto es importante conocer las causas, ya que necesariamente no puede pensarse que exista alguna patología, sin embargo, sí se podría estar en la presencia de alguna infección por algún virus o bacteria. De allí la importancia de tomar precauciones si hay un incremento o disminución de la flora intestinal. (Ver artículo: Cáncer de esófago)

Factores de la flora bacteriana

Existen una serie de factores responsables de una flora bacteriana aumentada. Es normal que el organismo de los seres humanos esté constituido por millares de bacterias, las cuales cumplen un papel crucial en la salud de cada individuo.

Un aumento o desajuste de la flora intestinal puede deberse a razones, que aveces no suelen tener explicación, ya que no todos los cuerpos de las personas reaccionan igual a los diferentes agentes externos que la provocan. Puede darse el caso de que una simple alergia detone una alteración de las bacterias que habitan el intestino de la persona que la padece y que esto sea una de las causas para que se altere o cambie microbiota dentro del tracto digestivo.

Entre los factores más comunes para que se produzca una flora bacteriana aumentada están:

Cambios o desajustes en el peso corporal: Cuando hay problemas de sobrepeso, puede haber una alteración de la flora bacteriana o intestinal de este grupo de personas. Se ha podido demostrar que los microorganismos o bacterias intestinales de las personas gordas varían o cambian su composición a diferencia de aquellas que no sufren de sobre peso. (Ver artículo: Esofagitis)

El uso de antibióticos: De acuerdo a las investigaciones realizadas, se ha podido concluir que los antibióticos inciden de manera directa sobre el organismo y producen alteraciones en la microbiotade los intestinos. Normalmente, son usados para combatir las infecciones, sin embargo, existen algunos que pueden tener resultados adversos como volverse resistentes a las bacterias que están provocando daños en el paciente.

Probióticos y prebióticos: Aunque son alimentos que contribuyen a equilibrar  la microbiota intestinal, un consumo excesivo de ellos también puede afectar la producción de bacterias y aumentarlas de forma excesiva debido a la fermentación de los alimentos en el tracto intestinal. Por lo tanto, es necesario no excederse en el consumo de los mismos para que los resultados no sean contrarios a los esperados.

Flora bacteriana aumentada en niños

La flora bacteriana o flora intestinal está compuesta de un número ilimitado de microorganismos que tienen como función mantener la salud del cuerpo. Por esta razón, es indispensable que no existan alteraciones o cambios como un aumento o disminución de la cantidad y la calidad de su producción.

Cuando los niños sufren cambios en la correcto funcionamiento de la flora intestinal esto puede tener consecuencias adversas como enfermedades y complicaciones que ponen el riesgo su salud ya que en estas etapas de la vida, sus defensas no están los suficientemente fortalecidas, lo cual representa mayores peligros a la hora de contraer infecciones y otras patologías.

Para saber sí la flora intestinal de los niños está dentro de los estándares establecidos y no ha sufrido ningún tipo de alteración, será necesario realizar una serie de pruebas de laboratorio. Normalmente, un examen de heces puede arrojar ciertos cambios, pero no siempre es así, por ello, es necesario realizar otros tipos de estudios especiales. (Ver articulo: Colitis ulcerosa)

Una forma de saber que existe una flora bacteriana aumentada en los niños es por la presencia de diarrea y dolor abdominal, sin embargo, esto no significa que la causa pueda deberse a una posible infección, por eso, es importante realizar varias pruebas que permitan verificar cómo está la flora intestinal y esta manera poder aplicar debido tratamiento que necesite el niño.

El tratamiento más recomendado en estos pacientes es un cambio en la dieta, donde será necesario evitar el consumo de ciertos aliemtos, sobre todo, aquellos que contengan lácteos. En estos pacientes, la ingesta de probióticos y prebióticos puede ayudar a estabilizar la flora intestinal y así evitar otras afecciones mucho más complicadas. (ver artículo: Gastritis crónica)

Los antibióticos y sus efectos en la flora bacteriana de los niños

Es común que a cierta edad los niños tengan que ser medicados con tratamientos para combatir ciertas infecciones o virus que por lo general se contraen de factores externos. Esto se debe a que el sistema inmunológico en esta etapa de la vida no está lo suficientemente maduro para contrarrestar y hacerle frente a ciertas bacterias que atacan el organismo.

Todos los individuos, desde su mas tierna infancia poseen en el interior del tracto intestinal y en otras partes del cuerpo tres tipos distintos de flora bacteriana. Una, que tiene una función beneficiosa y es la encargada de procesar y digerir los alimentos, además de mantener los diferentes órganos en óptimo estado de salud.

El otro tipo de flora intestinal es la llamada oportunista, la cual produce enfermedades que atacan el organismo y que para que se manifiesten, el organismo debe estar debilitado o atravesando algún tipo de patología y a última, denominada flora de transición, que está presente en los alimentos y todos aquellos productos que ingresan por la vía oral al tracto digestivo

Existen muchas maneras de causar alteración de la flora intestinal, una de ellas puede estar relacionada al uso de antibióticos. Se ha podido comprobar  que algunos de ellos tienen efectos adversos como disminución o incremento en la producción de bacterias. Cuando esto sucede puede alterar la función intestinal del niño y provocar otras enfermedades mucho más perjudiciales y peligrosas.

Aumento de la flora bacteriana en bebés

Un aumento de la flora bacteriana en bebés puede estar acondicionada a factores externos como el alumbramiento y la lactancia materna. Sí el parto se realiza de forma normal, es decir un nacimiento del bebé a través del conducto vaginal, hay mayor incremento de bacterias y microorganismos en el tubo digestivo del recién nacido. Por otro lado, cuando la madre comienza a amamantar al bebé también hay un aumento de las bacterias que contribuyen a fortalecer el sistema inmunológico del niño.

Existen dos tipos distintos de bacterias conocidas como lactobacilos y las bifidusbacterias, las cuales tienen efectos beneficiosos y que protegen el cuerpo de contraer enfermedades. En los bebés son de vital importancia, ya que evitan el contagio de virus y de contaer infecciones que son frecuentes, sobre todo durante los primeros años de vida.

La flora intestinal representa una función vital para el buen desempeño de los distintos órganos que conforman el cuerpo, en especial, todos los del tracto digestivo. Cuando el niño deja de ser amamantado y se cambia la leche materna por el biberón comienza a desarrollarse de forma distinta, resultando favorable para el fortalecimiento de sistema inmunológico del bebé.

Cuando hay cuadros infecciosos puede haber la presencia de una flora bacteriana aumentada, cuando esto pasa, por lo general hay diarrea, fiebre y dolor abdominal, pero no siempre es sintomática, por lo que se requiere  la debida atención médica para evaluar estos síntomas y comprobar que provoca la infección en el niño. Finalmente, lo que se suele medicar es el uso de tratamiento a base de antibióticos hasta que el cuadro infeccioso desaparezca totalmente.

Bacterias intestinales que afectan la orina

Una flora intestinal aumentada puede ser el resultado de una infección urinaria. Se produce por un paso de bacterias desde el canal intestinal hasta la uretra. En el caso de las mujeres, es más común que ocurran este tipo de infecciones ya que la uretra es mucho más corta y esto causa un desplazamiento más rápido de las bacterias desde el ano hasta el canal vaginal.

Cuando hay alteraciones en los exámenes de orina ocasionado por estas bacterias que transmiten a través de las heces, es necesario un tratamiento inmediato para matar la infección y de esta forma restablecer  la salud del paciente. Los hongos suelen ser la causa más común de infección en la orina provocada por la llamada Candida albicans y que forma parte de la flora intestinal de el órgano reproductor femenino.

Tratamiento para restaurar la flora bacteriana

El tratamiento más efectivo para contrarrestar los síntomas de una flora bacteriana aumentada es una dieta balanceada, donde la persona reciba los nutrientes que necesita el cuerpo para restablecer el correcto funcionamiento de los intestinos.

En la mayoría de las persona este padecimiento está asociado a los malos hábitos de vida, donde es frecuente el consumo de comida chatarra y la ingesta de sustancias toxicas que envenenan el organismo y alteran el funcionamiento del sistema digestivo. Sin embargo, el cuerpo tiene la capacidad de curarse rápidamente cuando cambiamos la forma en que nos alimentamos.

Una manera adecuada de fortalecer la flora intestinal de forma natural es a través del consumo de alimentos que tengan efecto protector y al mismo tiempo regenerativo. Los probióticos y los prebióticos cumple estas dos funciones cuando son administrados de forma correcta, sin exceder la cantidad, ya que pueden también provocar afectos adversos como la fermentación de los alimentos y esto incidir de forma negativa en el tratamiento.

Es recomendable dejar el consumo de alimentos con altos contenidos en grasas, azúcares y productos refinados como las harinas, eliminar los embutidos y las bebidas gaseosas, el café y la ingesta de alcohol.

Los productos recomendados para una buena salud intestinal son aquellos que coadyuven a equilibrar la producción de la flora intestinal como el yogur, el aceite de menta, un excelente producto natural, que elimina la bacterias patógenas.

Otros alimentos altamente recomendados son el cambur, ya que ayuda a incrementar los niveles de potasio y magnesio y normalizan los niveles de la flora intestinal.  Aunque se crea los contrario, tubérculos como el brócoli y los coles ayudan a restablecer la flora del intestino por su alto contenido de prebióticos y por la cantidad de fibra que contienen. (ver artículo: Síntomas de colitis nerviosa)

Recomendaciones para una flora bacteriana equilibrada

Para mantener un correcto equilibrio de la flora bacteriana y or ende, gozar de un buen estado de salud es necesario seguir ciertas recomendaciones:

  • Cuidar de la dieta, donde será necesario ingerir frutas y verduras varias veces a día. Se recomienda al menos dos o tres veces al día el consumo de alguna fruta rica en fibra y ciertos minerales, lo mismo puede obtenerse a través de la ingesta de ciertos tubérculos y vegetales.
  • Otros alimentos que pueden aportar fibra son los cereales, semillas y todos los productos que existen en le mercado y que son elaborados de forma integral.
  • El consumo de probióticos y prebióticos, los cuales contienen bacterias que resultan beneficiosas para el organismo

  • Se puede sustituir la proteína vegetal por la proteína animal, ya que la carne causa una proliferación de bacterias que resultan nocivas para el organismo. En su lugar, se puede consumir granos que ejercen las misma función.
  • Se recomienda tomar abundante agua durante el día, al menos ocho vasos para eliminar las toxinas que se acumulan en le cuerpo
  • Tener el hábito de lavar las manos antes y después de ingerir los alimentos o cuando se va al baño a realizar las necesidades fisológicas.
  • Lavar bien los alimentos que van a ser consumidos, principalmente las frutas y las verduras, esto se puede hacer agregando una pequeña cantidad e vinagre y dejarlos remojando por unos minutos, de esta manera se eliminarán las bacterias.
  • Evitar en la media de lo posible la ingesta de comida chatarra o de alimentos que son elaborados sin ningún tipo de asepsia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Flora bacteriana con predominio bacilar

Una flora bacteriana aumentada a causa de un predominio bacilar necesariamente no representa algo serio para el organismo. Es normal que el intestino de los seres humanos vivan y se reproduzcan microorganismos y los cuales tienen como función contribuir al correcto procesamientos de los alimentos cuando se lleva a cabo la digestión. Así mismo, se encargan de eliminar a las bacterias que si resultan nocivas.

Las bacterias bacilares llevan esa denominación ya que presentan forma de pequeños bastoncillos. Se presentan de dos formas distintas, la primeros denominados bacilos de Gram positivos, cuya función es fijar la violeta de gencciana a las paredes celulares de los intestinos, ya que no presentan la capa de lipopolisacárdio. El otro grupo, es el llamado bacilos de Gram negativos, que es todo lo contrario del primer grupo, fijan la violeta de genciana porque poseen la capa  de lipopolisacárdio.

Una manera efectiva de controlarlos es dejar por algún tiempo la ingesta de productos lácteos cuando una proliferación excesiva de estos bacilos y que causan aumento indiscriminado de la flora bacteriana. Por otro lado, se recomienda evitar en la media de lo posible el consumo de harinas y productos derivdos.

La salud y el equilibrio del organismo depende de nuestros hábitos alimenticios. Cuando realizamos cambios que van en pos de tener una vida más sana, los resultados pueden verse a muy corto plazo, pero para ello se requiere constancia y un firme propósito de sentirnos y vernos bien.

En este sentido, le corresponde a cada individuo trabajar día a día para obtener los beneficios que su cuerpo necesita y restablecer en poco tiempo la salud que ha perdido debido a años de intoxicar su cuerpo con sustancias nocivas y perjudiciales para el buen desempeño del organismo.

 

 

 

 

 

(Visited 9.067 times, 106 visits today)

Deja un comentario