Neumonía neumocócica: definición, síntomas, tratamiento y más.

Alguna vez te has preguntado ¿Qué es la Neumonía neumocócica? ¿Quieres saber más sobre esta enfermedad? Continúa leyendo este artículo que te suministrara la información que necesitas.

¿Qué es la Neumonía neumocócica?

La Neumonía neumocócica es la especie de neumonía bacteriana más común causada por el microorganismo Streptococcus pneumoniae llamado comúnmente neumococo, esta enfermedad usualmente es ocasional y casi siempre se produce en la época de invierno afectando más que todo a los pacientes o muy jóvenes o de edades muy avanzadas.

Existen estudios sobre la flora perteneciente a la faringe o flora faríngea que comprueban que aproximadamente desde un 5% a un 25% de los individuos sanos o sin ninguna complicación medica portan en sus cuerpos la bacteria del neumococo, tomando en cuenta que en la época de invierno el número más alto obtenido se reparte entre niños pequeños y sus padres.

¿Qué es el neumococo?

neumonía neumocócica

También llamado Streptococcus pneumoniae, se trata de una bacteria causante de graves infecciones. Esta bacteria es del tipo Gram positiva, es decir una de las bacterias que toman una coloración violeta o azul oscuro al someterse a la tinción Gram una tinta que se utiliza para diferenciar bacterias y definir su morfología celular. El neumococo tiene una forma ovalada y tomando una forma puntiaguda hacia el otro extremo.

Esta bacteria usualmente se encontraba en forma de diplococo es decir en forma de dos esferas unidas, gracias a esta característica la llamaron inicialmente Diplococcus pneumoniae, sin embargo existen factores que provocan una formación de cadena.

Esta bacteria es casi exclusiva de los humanos y es la responsable de muchas infecciones que afectan a las personas de edad avanzada, personas con deficiencia inmunológica y a niños, incluidas la neumonía, de la cual hablamos en este artículo, la sinusitis o inflamación de la mucosa nasal, la peritonitis, inflamación del peritoneo, y muchas otras infecciones más.

Así como también es la responsable de procesos invasivos como la sepsis, es decir la respuesta inflamatoria del organismo hacia una infección y la meningitis o inflamación de la meninge que es el tejido que recubre la medula espinal y el cerebro. Esta bacteria es la responsable principal de la llamada Neumonía Adquirida en la Comunidad (NAC).

El neumococo se desarrolla naturalmente en la nasofaringe y se puede establecer en el transcurso de los primeros días de vida.

¿A qué nos referimos con NAC?

La NAC, como bien lo dice su nombre es la infección pulmonar contraída en el exterior de los hospitales o clínicas y afecta a personas de todas las edades. Esto causa una inflamación pulmonar que afecta la buena funcionalidad de estos órganos. Usualmente la NAC se contrae por aspirar microosganismos como los virus, las bacterias como el neumococo, los hongos o parásitos que se encuentran en el ambiente.

En los pacientes que sufren de esta neumonía se presentan síntomas como tos, fatiga, disnea, fiebre, dolor en el área del pecho y escalofríos. Esta enfermedad se diagnostica usualmente con el uso de exámenes físicos, radiografías, exámenes de laboratorio tal como el cultivo de secreciones.

Con frecuencia quien sufre de neumonía adquirida en la comunidad necesita ser hospitalizado si el medico así lo indica y el paciente presenta síntoma que puedan poner en riesgo su vida, como por ejemplo ser mayor de 65 años, sufrir otras enfermedades como afecciones en el corazón, diabetes, VIH o lupus.

Se recomienda tratar esta enfermedad con antibióticos orales en caso de pacientes internados en el hospital si se mejoran los síntomas y toleran este tipo de tratamiento por esta vía. La neumonía adquirida en la comunidad se puede prevenir con la aplicación de una vacuna en la etapa infantil.

Patogenia de la Neumonía neumocócica

La patogenia de una enfermedad es lo que estudia las causas y como se desarrollan las diferentes afecciones, en cuanto a la neumonía neumocócica se sabe que los neumococos tienen la capacidad de entrar a los pulmones por medio de la aspiración, estos suelen quedarse en los bronquios, lugar donde se multiplican y dan inicio al proceso inflamatorio que comienza en el área alveolar gracias al derrame de un líquido con alto contenido de proteínas.

Dicho líquido funciona como una especie de incubadora de bacterias para que así puedan expandirse con dirección a los alveolos cercanos causando así la neumonía lobar.

La congestión pulmonar es la versión inicial de la neumonía lobar la cual tiene como punto característico una extensa depuración de líquido con alto contenido proteico y pocos elementos sanguíneos, acompañado de obstrucción vascular y expansión rápida de bacterias.

La etapa que continúa se le llama hepatización roja, este nombre hace referencia a la similitud que tiene el pulmón rígido con el hígado. Las zonas aéreas son invadidas por polimorfonucleares, suele presentarse obstrucción vascular y el escape de glóbulos rojos provoca una apariencia evidentemente rojiza en el pulmón.

El estadio que le sigue es llamado hepatización gris, en esta etapa se produce una aglomeración de fibrina, el cual es un agente cicatrizante, es vinculado con una inflamación a causa de las células que poseen más de un núcleo y con la estadía de glóbulos rojos en diferentes etapas de desaparición, también se observa que las áreas alveolares están saturados de un líquido inflamatorio.

Finalmente la última etapa es denominada resolución y básicamente se rige por una reabsorción de dicho líquido inflamatorio.

Síntomas

Usualmente la neumonía neumocócica antecede a una infección a nivel respiratorio elevado, generalmente comienza de una manera inesperada, comenzando con la sensación de escalofríos los cuales perduran por un tiempo, debido a esto existe la posibilidad de confundir diagnósticos, seguidamente se manifiesta una fiebre elevada, un dolor intenso al inhalar y exhalar en el área del lado que ha sido afectado.

También se presenta una tos persistente, dificultad para respirar o ahogo y la expulsión o expectoración de una secreción por la boca. Cuando el dolor se transfiere a otro lugar en caso de que los lóbulos inferiores estén afectados se puede tomar como una señal de inflamación a causa de una infección intraabdominal, por ejemplo la apendicitis (inflamación del apéndice).

La fiebre suele elevarse rápidamente de 38°C hasta 40,5°C, por otra parte el pulso llega de 100 a 140 latidos por minuto y la respiración comienza a ser más rápida, alcanzando hasta 20 a 45 respiraciones por cada minuto. Existen otros síntomas típicos como el malestar general, las náuseas, dolores musculares y los vómitos.

La tos que se presenta en la neumonía neumocócica inicialmente suele ser seca, sin embargo esta tos puede llegar a transformarse hasta que el paciente comience a producir una secreción acompañada de pus, hilos de sangre también llamado esputo herrumbroso, estos síntomas pueden ser aún más persistente en personas con edades extremas, es decir pacientes muy mayores o niños.

Al hacer una revisión al paciente los síntomas que se presenten pueden ser muy variados dependiendo de la etapa en la que se encuentre la enfermedad. Es posible que se manifiesten síntomas característicos de un derrame pleural. En cuanto a la bronconeumonía es muy común encontrar sonidos burbujeantes como lo son los estertores.

Diagnostico

Se presume el diagnostico cuando se presentan los síntomas antes mencionados y se confirman con la ayuda de radiografía de tórax, esta evidencia la imagen de infiltrados pulmones aunque estas pueden ser muy pequeñas e imperceptibles durante las primeras horas, también se utiliza un cultivo, por el cual se hacen los estudios necesarios a las bacterias para estudiar sus características, y el Gram de cada muestra.

Para definir un diagnóstico es necesario demostrar la presencia de Streptococcus pneumoniae en el derrame pleural, el tejido de los pulmones, la sangre o en su defecto en aspirados transtraqueales, proceso con el cual se toman muestras pertenecientes al tracto inferior del aparato respiratorio. Usualmente el 50% de los cultivos realizados a las secreciones expectoradas arrojan un falso resultado negativo.

También se aplican las pruebas hematológicas que usualmente muestran una leucocitosis con desviación izquierda. La prueba definitiva de la presencia de infección por neumococo se obtiene cuando los hemocultivos dan positivo. Es posible que se manifieste una hipoxemia gracias a la deficiencia de aireación de los pulmones y un bajo nivel de dióxido de carbono en la sangre debido a la hiperventilación.

La secreción expectorada suele mostrar diplococos en cadena cuando se le aplica la tinción del Gram. Algunas veces existe la alternativa de aplicar la contrainmunoelectroforesis que se basa en separar y caracterizar las proteínas. Esto se usa para identificar los serotipos provenientes de las cadenas aisladas o para encontrar resultados utilizando muestras de fluidos corporales como la orina o el esputo.

Bacterias que pueden causar Neumonía

Así como el Streptococcus pneumoniae (neumococo) es una bacteria causante de la neumonía, existen otras más que provocan esta afección como por ejemplo:

Haemophilus influenzae: estas bacterias son del tipo cocobacilos, es decir los que tienen una combinación de forma entre esfera y bastón, Gram positivo inmóviles. Usualmente es aerobio, es decir que se desarrolla con oxígeno diatómico, aunque también puede ser anaeróbico que por su parte sobrevive sin oxígeno. Esta bacteria es la responsable de muchas enfermedades aparte de la neumonía como la sepsis, la meningitis y la epiglotitis que es la inflamación de la epiglotis. Esta bacteria cuenta con 1.740 genes.

Klebsiella pneumoniae: perteneciente al género bacteriano Klebsiella, es un microorganismo Gram negativa de las enterobacterias que tienen un destacado rol entre las enfermedades infecciosas. Estas bacterias tienen una gran interacción con las células inmunitarias, esto provoca una eficiente reacción de autoinmunidad.

Pseudomonas aeruginosa: esta bacteria pertenece a al grupo Gram negativas que se puede presentar tanto en humanos como en plantas. Tiene una apariencia perlada y su olor es a uvas y tiene la habilidad de crecer en queroseno y gasóleo que son combustibles, esto se debe a su capacidad de nutrirse de hidrocarburos. Esta bacteria puede afectar por medio de infecciones en las vías respiratorias, los pulmones, las heridas y las vías urinarias.

Staphylococcus aureus: también llamada estafilococo áureo o dorado es una bacteria que puede sobrevivir sin oxígeno, es decir anaeróbica, del grupo Gram positiva que produce una proteína llamada coagulasa y una enzima llamada catalasa. Esta bacteria es responsable de infecciones cutáneas e infecciones de las mucosas que se podrían llamar benignas, como por ejemplo la foliculitis o inflamación de los folículos, la conjuntivitis y forunculosis que es una infección dermatológica.

También se le hace responsable de enfermedades más graves que ponen en riesgo la vida como lo son la celulitis o infección en el tejido subcutáneo, grandes abscesos, meningitis, endocarditis o infección en la membrana interna de las válvulas del corazón, osteomielitis, que es la infección en la medula ósea y huesos, sepsis y por supuesto neumonía.

Esta bacteria también puede tener repercusiones en el sistema gastrointestinal bien sea por que la bacteria se encuentra en el organismo o porque fue ingerida una toxina expulsada por la bacteria.

Contagio de la Neumonía neumocócica

La neumonía neumocócica es una enfermedad bacteriana, Generalmente esta clase neumonía no es contagiosa, y ninguna de las bacterias antes mencionadas, incluyendo la responsable de esta enfermedad en específico, se pueden transmitir de persona a persona puesto que estas bacterias ya están presentes en el cuerpo.

Aunque, existen excepciones donde el germen del neumococo se contagia por medio de un contacto directo con una persona que está infectada, los niños y pacientes que tengan una deficiencia inmunológica pueden contagiarse, aunque este no es un medio de contagio muy común. Esta bacteria solo puede ser contagiada en caso de que el paciente tenga un contacto muy cercano y por un largo periodo con la otra persona, ya que el Streptococcus pneumoniae no es altamente contagioso.

Vacunas

Para evitar la neumonía neumocócica primero se debe contrarrestar las afecciones del neumococo, para esto existen vacunas que tienen has 23 antígenos, que son sustancias que inician la creación de anticuerpos y las respuestas inmunitarias, en niños mayores de 2 años y en adultos la respuesta a la vacuna se da aproximadamente 2 o 3 semanas después de ser aplicada. No se sabe el nivel exacto de protección de estas vacunas por lo tanto no se le puede llamar anticuerpos.

Los dolores en el área de la inyección se presentan en un 50% de los casos y solo el 1% manifiesta fiebre o alguna especie de reacción local más grave. En muy pocos casos se presentan reacciones alérgicas a la vacuna siendo la cantidad estimada 5 de cada millón de personas vacunadas.

Suele recomendarse la aplicación de la vacuna en niños mayores a 2 años y personas adultas que tengan una elevada probabilidad de sufrir de neumonía neumocócica, estas personas pueden ser pacientes con enfermedades pulmonares o cardiovasculares, también personas que sufran de diabetes, VIH, alcoholismo, trasplante de órganos, fallas renales, cirrosis, enfermedad de Hodking, entre otras enfermedades que provoquen disminución en la respuesta inmunológica.

También se recomienda la vacuna en niños que sufran de nefrosis, es decir edemas en los riñones y adultos mayores de 65 años que parezcan sanos. No se sabe el tiempo exacto que dura la protección de la vacuna pero sí parece ser un largo periodo, existen pacientes de alto riesgo que requieren un revacunación después de transcurrido 5 o 10 años.

Complicaciones

En la neumonía neumocócica se dan las complicaciones cuando la infección se extiende a otras áreas cercanas al foco de infección. Entre las complicaciones que se pueden presentar están:

  • Derrame pleural paraneumónico (DPP): es una infiltración y acumulación de fluidos en la zona entre el tejido que cubre el pulmón y la cavidad del tórax. Esto se presenta de un 20% a un 45% de los casos aproximadamente, la neumonía neumocócica suele ser la principal razón por la que se da un derrame pleural en los niños.
  • Empiema pulmonar (EP): del 0,6% al 2% de los afectados por neumonía neumocócica desarrollan empiema pleural o pulmonar, es decir acumulación de pus en el espacio pleural debido a la infección, este fluido presiona los pulmones y causa una deficiencia en su funcionamiento.
  • Neumotórax: en esta afección se presenta una cantidad de aire acumulado dentro de la cavidad que se encuentra entre el pulmón y la pared torácica.
  • Fistula broncopleural (FBP): esto es una fuga de aire proveniente del bronquio direccionado hacia la cavidad pleural.
  • Absceso pulmonar (AP): es una formación en el pulmón rellena de pus y tejido inflamado que rodea esta cavidad.
  • Neumonia necrotizante (NN): es la infección del parénquima que se manifiesta con pequeñas cavidades en esta área de menos de 1 cm de diámetro.

Las complicaciones mencionadas son apenas un 1% de ellas pero aumenta el porcentaje a un 40% aproximadamente en el momento en que se necesita la atención hospitalaria que usualmente es fundamental.

Tratamiento

En el caso de los pacientes que no presenten una gravedad en su situación usualmente se tratan con penicilina G o V de 250 mg o 500 mg, este es un antibiótico, pero existe un 25% de las cepas de  Streptococcus pneumoniae que presentan una resistencia a la penicilina o a otros antibióticos. Cuando se presenta este caso se realizan pruebas e sensibilidad, estas son pruebas para comprobar a que antibióticos son sensibles las bacterias.

Usualmente estas responden a elevadas cantidades de penicilina, ceftriaxona o cefotaxima. Se tratan con quinolonas como sparfloxacino, levofloxacino, trovafloxacino y grepafloxacino. Estas son consideradas como una alternativa funcional. Para tratar pacientes muy graves o que tengan áreas extensas con resistencia se utiliza la vancomicina este fármaco cuenta con una actividad constante y de hecho es el único con esta cualidad.

También se toman en cuenta opciones como la eritromicina, las cefalosporina y la clindamicina que son bastante eficaces. Como no sabemos que comportamiento tendrá las tetraciclinas en cuanto al Streptococcus pneumoniae no es recomendable aplicarlo en los pacientes con gravedad. En cuanto al tratamiento por vía oral se puede suministrar clindamicina, eritromicina cefotaxima, ceftriaxona, cefazolina, eritromicina o clindamicina.

Cuando surge una sospecha de que el paciente sufre de meningitis se le debe administrar cefotaxima o ceftriaxona que pueden ir acompañados de rifampicina, esto será aplicado de esta manera hasta que se puedan conocer los resultados que arroje la prueba de sensibilidad. En caso de que el paciente presente empiema se le hará un drenaje y terapia con antibiótico.

El oxigeno será administrado a los pacientes con hipoxemia, disnea seria, cianosis, delirios o algún tipo de alteración en la sangre. También se debe administrar, aunque con un mayor cuidado, en pacientes con broncopatías, controlando la cantidad de gases en las arterias. Usualmente, cuando la persona es mayor de 35 años, se aconseja llevar un control de radiología.

Bacteriemia

Se trata de la aparición de bacterias en la sangre, este fluido usualmente es estéril, así que cuando se descubren bacterias en ella quiere decir que existe una infección. En la neumonía neumocócica esta condición causa infecciones fuera de los pulmones, como por ejemplo la peritonitis, la meningitis, la artritis séptica y la endocarditis, existen pacientes que pueden sufrir sobreinfecciones en los pulmones, esto se puede deducir puesto que posterior a la mejoría temporal reincide la alta temperatura corporal y las lesiones pulmonares empeoran.

La Neumonía neumocócica en los niños

El neumococo o Streptococcus pneumoniae es el microorganismo principal cuando se habla de neumonía bacteriana en los infantes, esta suele ser más complicada en niños menores a los 2 años de edad. Mundialente se cree que esta bacteria causa más de un millón de fallecimientos por año matando a más niños que el SIDA o la tuberculosis. Esta bacteria es la principal responsable de muchas infecciones graves como lo es la bacteriemia en niños recién nacidos y la meningitis.

Actualmente existe un gran interés en descubrir un inmunógeno que funcione al 100% en contra del Streptococcus pneumoniae.

Se hicieron estudios que arrojaron en qué proporción se colonizan los neumococos según las edades, los resultados fueron:

  • 60% en niños menores de 5 años
  • 35% en niños de 6 a 11 años
  • 25% en jóvenes de 12 a 15 años
  • 10% en adultos

La Neumonía neumocócica en niños se podría resumir en los siguientes puntos:

  • Existe un porcentaje de niños que son portadores de la bacteria neumococo.
  • Hay procesos de inmunización que causan vulnerabilidad en determinados mecanismos de defensa correspondientes a los pulmones y por distintos caminos pueden llegar a los alveolos pulmonares.
  • Puede existir una inflamación de los alveolos gracias a una condensación frecuente en un lóbulo o área del pulmón, a esto se le llama neumonía segmentaria, así como en diferentes puntos de los alveolos, esto se puede ver aún más en niños pequeños, personas mayores o con dificultad para limitar de una manera autónoma la condensación inflamatoria de los alveolos, a esto se le llama bronconeumonía.
  • Existe una variable en las complicaciones de la enfermedad, esto tiene como condición la causa de la misma, donde fue adquirida y en qué ambiente vive el infante.
  • En los niños recién nacidos, que nacieron con un peso por debajo de lo normal y los que nacieron antes de su tiempo estipulado puede ser más constante la presencia de complicaciones. También se presentan complicaciones en niños tratados con antibacterianos si se infectan por gérmenes con una resistencia alta. Adicionalmente los niños que no cumplen con una nutrición adecuada o que no tuvieron una lactancia exclusiva durante sus primeros seis meses de vida también presentan complicaciones y son aún más frecuentes cuando los pacientes sufren de asma, alergias y malformaciones congénitas cardiovasculares o pulmonares.

Pronostico

El porcentaje de mortalidad en esta enfermedad ha disminuido significativamente después de aplicar la penicilina, sin embargo el neumococo sigue siendo el responsable principal del 85% de los casos de neumonía neumocócica prehospitalaria que terminan en la muerte del paciente.  Globalmente existe un 10% de mortalidad a causa de esta enfermedad puesto que el tratamiento no hace un efecto completamente eficaz durante los primeros 5 días de la presencia de esta enfermedad.

Existen factores que nos ayudan a suponer un pronóstico negativo como por ejemplo edades extremas, niños menores a 1 año y adultos mayores de 60 años, el resultado positivo de los hemocultivos, más de un lóbulo perjudicado, enfermedades como uremia, cirrosis, asplenia, funcional o anatómica, insuficiencia cardíaca, agammaglobulinemia e inmunosupresión y complicaciones como la meningitis o la endocarditis que son extrapulmonares.

Cuando los pacientes presentan un nivel leve en la enfermedad y esta se puede atender de manera rápida la fiebre se desaparece en las 24 o 48 horas siguientes, por otra parte esto cambia cuando se trata de pacientes con una etapa más grave de la enfermedad, ya que la fiebre no desaparece sino hasta pasados 4 días por lo menos.

Si se aprecia una mejoría discreta en el paciente afectado no se debe cambiar el tratamiento aplicado, en caso de que no exista una mejoría en los pacientes debemos tomar en cuenta que el diagnostico etiológico no contenga errores, no exista una reacción farmacológica adversa, la presencia de enfermedades que estén más avanzadas, sobreinfecciones, una falla en cuanto al cumplimiento del tratamiento suministrado, una resistencia a los antibióticos administrados para combatir el neumococo, complicaciones que puedan necesitar drenajes como el empiema, o finalmente puntos específicos de infección en los que la misma pueda expandirse necesitando así una dosis más alta de penicilina.

(Visited 1.010 times, 1 visits today)
Categorías Pulmones

Deja un comentario