Colitis pseudomembranosa: Definición, síntomas, causas y mucho más

Supera tu enfermedad

Updated on:

que es la colitis pseudomembranosa

La colitis pseudomembranosa es una patología infecciosa del intestino grueso y la cual es el resultado de la presencia de una bacteria en el organismo conocida con el nombre de Clostridium difficile.

que es la colitis pseudomembranosa

¿Qué es la colitis pseudomembranosa?

La colitis pseudomembranosa es una afección del colon producto de la presencia de la bacteria llamada Clostridium difficile. Es una inflamación considerada de suma gravedad que causas daños importantes al intestino grueso. Se caracteriza por presentar un cuadro diarreico en el paciente y la presencia de unas placas en las paredes del colon de color blanquecino que llevan por nombre pseudomembranos, de allí proviene el nombre de la enfermedad.

Es una patología muy recurrente en pacientes que han experimentado infecciones y que por esta razón han tenido que ser tratados con antibióticos. También suele presentarse en personas de avanzada edad y en personas que por múltiples patologías tienen que permanecer por mucho tiempo ingresadas en los centros hospitalarios. En los niños y jóvenes la tasa de incidencia es baja, sin embargo, pueden verse igualmente afectados.

Este tipo de trastorno provoca algunos síntomas característicos como son cefalea, fuerte dolor abdominal y fiebre alta. Sino es tratada con la debida urgencia puede llegar a ser mortal. La bacteria Clostridium difficile depositadas en las heces del paciente son el resultado de la ingesta de ciertos fármacos que normalmente se emplean para curar enfermedades infecciosas y que pueden causar efectos adversos como una colitis pseudomembranosa.

La bacteria Clostridium difficile

La bacteria Clostridium difficile es una bacteria  que vive dentro del organismo ya que forma parte de la microbiota intestinal. Este agente es el causante de la colitis pseudomembranosa, la cual produce inflamación e infección del intestino grueso.

La manera más común de atacar este bacilo es suspendiendo el tratamiento a base de antibióticos que le fue prescrito al paciente para combatir algún proceso o foco infeccioso dentro del organismo.

Una exposición a antibióticos puede originar el padecimiento de la colitis pseudomembranosa. Ciertos individuos pueden ser afectados, ya que hay un reproducción de la bacteria que comienza a colonizar todo el intestino, lo que finalmente termina desencadenando la patología. Puede llegar a ser contagiosa y afectar a otras personas a través de la vía oral y fecal y la transmisión o contagio puede ocurrir mientras el paciente permanece hospitalizado .

Es una bacteria bastante resistente, que resulta difícil de atacar y eliminar. A pesar de las medidas sanitarias implementadas para hacerle frente, utilizando ciertos desinfectantes y productos antibacteriales, lo único que se ha logrado es su reproducción en estos centros asistenciales debido a que las esporas se multiplican. Una de las maneras efectivas de contrarrestarlas es usando desinfectantes como el cloro. ya que logran matar a la bacteria.

 

Síntomas

Los síntomas de la colitis pseudomembranosa comienzan en el momento en que la persona es tratada con antibióticos. El malestar, puede decirse, empieza a gestarse en el cuerpo del paciente pasada las 48 horas donde los síntomas más característicos son sangrado en las heces, fuertes dolores abdominales con calambres y espasmos, fiebre, nauseas y vómitos.

Un síntoma muy recurrente cuando hay presencia de colitis pseudomembranosa es la deshidratación debido a las deposiciones constantes que tiene el paciente. La diarrea provoca una pérdida importante de los fluidos corporales.

También se produce una irritación del intestino, que sí no es controlada a tiempo puede causar rompimiento de la mucosa intestinal. La perforación del colón puede ser mortal, ya que sí ocurre una migración de las bacterias a distintos órganos del cuerpo, esto puede desencadenar una septicemia.

Es un trastorno que provoca un deterioro bastante importante de la salud de los individuos aquejados de este mal. La enfermedad comienza por la aparición de una diarrea que no desaparece y que termina provocando deshidratación, las evacuaciones presentan moco y fragmentos de mucosa intestinal, dolores y calambres en la región abdominal, fiebre, nauseas y vómitos.

Características de la enfermedad

El cuerpo humano está constituido por un gran número de bacterias, las cuales cumplen funciones importantes para mantener la salud corporal. Sin embargo, puede presentarse algunos trastornos cuando por distintos padecimientos las personas tienen que ser medicadas y atacar procesos infecciosos que son peligrosos para el hombre.

Cuando esto sucede, lo más común es que las personas tengan que tomar ciertos medicamentos que ayuden a eliminar la infección, pero al mismo tiempo, este tratamiento puede tener efectos adversos. En el caso de los antibióticos, su función es atacar a las bacterias infecciosas para eliminarlas, sin embargo, muchas de las bacterias que están sanas también mueren dejando el cuerpo indefenso y empeorando la condición ya existente.

La enfermedad se caracteriza por una migración de bacterias de forma descontroladas que se van reproduciendo rápidamente invadiendo todo el colon. Esto es el resultado de que no hay suficientes bacterias sanas que puedan defender al cuerpo de aquellas que están enfermas.

Los medicamentos que pueden provocar una colitis pseudomembranosa son antibióticos de amplio espectro como la penicilina, cefalosporinas, fluoroquinolonas, ya que hacen que proliferen las toxinas conocidas con el nombre de Clostridium difficile. (Ver artículo: Síntomas de la esofagitis)

Colitis pseudomembranosa en ancianos

La colitis pseudomembranosa es un padecimiento en mucho más frecuentes en pacientes de avanzada edad. De acuerdo a los estudios clínicos, un alto porcentaje de los pacientes atendidos en los distintos centros asistenciales son las personas de la tercera edad.

En el caso de las personas más jóvenes o niños, el comportamiento de la bacteria responsable de la patología, tiene un comportamiento diferente, ya que cuando ataca a esta población, la colonización de las esporas suelen ser transitorias, sin que dejen ningún tipo de trastorno o síntomas.

Las personas mayores, son más propensas a enfermarse y ser recluidas en hospitales, ya sea para aplicarles el debido tratamiento o por que tienen que ser intervenidas quirúrgicamente. Esto amerita una permanencia hospitalaria y lo que al parecer representa un factor de riesgo para que estas  personas sean contaminadas por la bacteria Clostridium difficile. (Ver artículo: Gastritis)

Causas

Las causas de la colitis pseudomembranosa es el tratamiento empleado para combatir problemas infecciosos en el organismo. Esto provoca una alteración importante de la flora bacteriana, donde gran partes de las bacterias sanas del intestino también son destruidas por el uso de antibióticos.

La bacteria conocida con el nombre de Clostridium difficile es la causante de provocar la colitis pseudomembranosa. Todo comienza por una proliferación de forma descontrolada de la bacteria en el intestino grueso, que también es responsable de reproducir la toxina que causa el cuadro diarreico durante el transcurso de la enfermedad.

Los antibióticos más usados para combatir infecciones, pero que también puede llevar a la persona a padecer una colitis pseudomembranosa es la clindamicina y la cefalosporinas. Estos medicamentos, por lo general son recetados para combatir otras afecciones, pero que terminan provocando más daños y desequilibrios en el organismo. Lo más recomendable es suspender el tratamiento y proporcionarle al paciente un fármaco que detenga la diarrea y medicina acompañada de líquidos para evitar que la persona se deshidrate.

Otras de las complicaciones que se pueden presentar por una proliferación de la bacteria clostridium difficile es una irritación de las paredes internas del intestino que provoca una inflamación, que pueda terminar rasgando la mucosa y perforando el colón. Esto representaría un condición de gravedad para el paciente, que pondría en peligro su vida ya que puede haber una fuga de sangre y pus a otros órganos del cuerpo provocando una infección generalizada.

Cualquier tipo de antibiótico de amplio espectro puede desencadenar una colitis pseudomembranosa. La penicilina también puede provocar un contagio de la bacteria Clostridium difficile. Un paciente que se encuentre en un centro asistencial bajo tratamiento también puede ser víctima de contagio. (Ver artículo: Cáncer de estómago)

https://www.youtube.com/watch?v=yABknJe6TkE

Diagnóstico

Para realizar un diagnóstico de la colitis pseudomembranosa será necesario someter al paciente a una serie de exámenes que deberán ser realizados de forma rápida cuando el caso es considerado de gravedad. Entre los distintos estudios a llevarse a cabo, la colonoscopia es uno de los más importantes ya que a través de esta exploración se puede comprobar cómo están las estructuras internas del colon.

La colonoscopia es un examen que debe realizarse bajo anestesia general, por lo incómodo  y doloroso que resulta la evaluación. Una vez realizada la prueba, donde se recogen muestras de las heces para comprobar si existe la presencia de antígenos o toxinas de las bacteria que provoca el padecimiento intestinal.

La enfermedad por lo general se relaciona a agentes externos que pueden producir el contagio de los pacientes, específicamente en lugares donde las personas acuden a recibir tratamiento por infecciones y que por razones extremas, deben de permanecer recluidas en los hospitales y centros asistenciales.

En el caso de los pacientes que siguen un tratamiento por infección y presentan síntomas como sangrado por el ano y otros síntomas deben acudir de emergencia para que se les preste la debida atención ya que puede estar en riesgos sus vidas debido a la presencia de la bacteria dentro del organismo y que de proliferar de forma masiva puede llegar a ser mortal.

El diagnóstico también contará con exámenes de laboratorio indicados por el médico tratante. A través de las muestras de sangre, el especialista podrá comprobar la presencia de toxinas o en los exámenes de heces. Otro tipo de estudio que permite dar un diagnóstico son los cultivos, donde se determinan la cantidad de leucocitos fecales y el también llamado patógenos habituales.

Otra técnica diagnóstica es la denominada reacción en cadena de la polimerasa, la cual busca hallar la presencia de las cepas toxigénicas en los cultivos. Se trata de un tipo de estudio bastante prometedor, ya que con su aplicación se ha podido evidenciar la presencia de toxinas A y B93. Sin embargo, es de vital importancia realizar estudios reales que permitan comparar estos resultados a fin de establecer su aporte en la práctica clínica  en los centros de atención médica.

Los pacientes que son sometidos a la evaluación endoscópica son aquellos que presentan cuadros considerados de gravedad. Por lo general, se suele practicar una biopsia para comprobar que el paciente no sufre otras patologías además de la ya existente. (Ver artículo: Pirosis)

Colitis por Clostridium difficile fulminante

La colitis por Clostridium difficile fulminante es un padecimiento grave que compromete la salud general del paciente. También los síntomas sistémicos son de gran complegidad y representan un peligro para la vida del afectado. la sintomatología más característica es un fuerte dolor abdominal acompañado de distensión del colon, lo cual provoca un detenimiento del cuadro diarreico que aqueja al paciente.

Cuando se realizan los estudios correspondientes para dar con el diagnóstico, puede aparecer una dilatación tanto del intestino grueso como del intestino delgado o por el contrario una distensión de ambos y que puede llegar a confundirse con una isquemia intestinal.

Para realizar un diagnóstico más preciso, el especialista puede recurrir a la endoscopia, la cual puede arrojar mejores resultados y que pueda indicarle al médico cual debe ser el tratamiento más adecuado al cual debe ser sometido el paciente. En el caso de que no exista una respuesta inmediata a la medicación., sera necesario llevar a cabo una cirugía de emergencia.

 

Tratamiento

El tratamiento de la colitis pseudomembranosa es la interrupción inmediata del antibiótico que está tomando el paciente. Se ha podido comprobar, que con sólo parar el uso de los medicamentos el paciente en pocos días puede recuperarse totalmente.

Sin embargo, el porcentaje de cura es bastante bajo ya que representa tan solo un 25% de los casos, mientras que la gran mayoría de los pacientes afectados con la bacteria necesitan someterse a otros tipos de tratamientos, incluyendo la cirugía para los casos considerados de mayor gravedad. Pare ello será necesario recluir al paciente a el área de cuidados intensivos, La cirugía se practica para eliminar el área del colon que ha sido afectada.

Cuando no es necesario llegar a la intervención quirúrgica, pero el paciente presenta un cuadro delicado por deshidratación, será necesario la hospitalización para colocar la debida hidratación y el tratamiento complementario con fármacos que alivie otros síntomas como dolor. (Ver artículo: Gastroparesia)

 

Se puede emplear el uso algunos antibióticos que no representen ningún grado de toxicidad como el metrodinazol que puede colocarse por vía intravenosa y que su efecto sea más rápido para que la persona en corto tiempo pueda ser dado del alta

En el caso de que sea necesaria la cirugía el cirujano hará todo lo posible por reparar las lesiones que estén presentes en el instestino grueso, estirpando aquellas áreas que estén más afectadas. Por lo general, el pronóstico suele ser bastante alentador. El paciente deberá seguir bajo supervisión  médica hasta que se encuentre totalmente restablecido a fin de evitar futuras recaídas o alguna complicación. (Ver artículo: Síntomas de cáncer de esófago)

Tratamiento en casos de recaída

El tratamiento para curar la colitis pseudomembranosa puede resultar efectivo, con un recuperación en que puede ser de unos pocos días, sin embargo, se presentan casos de pacientes, que una vez tratados, vuelven a presentar síntomas como la aparición de la diarrea y los dolores abdominales.

De acuerdo a los últimos estudios realizados la enfermedad puede hacerse recesiva hasta en un 25% de los casos diagnosticados con colitis pseudomembranosa.

También los estudios comparativos arrojaron que la patología puede repetirse en pacientes donde les fue aplicado tratamientos a base de fármacos que diferían unos de otros, es decir, eran diferentes en cada paciente. Todo lo contrario de los pacientes que se curaban de forma espontánea, sin la necesidad de colocar ningún tipo de tratamiento que atacara la bacteria responsable del padecimiento.

 

Dieta

Uno de los aspectos que deben ser tomados en cuenta para un restablecimiento ante una enfermedad como la colitis pseudomembranosa es el cumplimiento al pie de la letra de una dieta que le permita al organismo recuperarse más rápido sin necesidad de que la persona tengan que pasar por una serie de tratamiento a base de fármacos que no le garanticen una completa sanación de la patología que atraviesa.

Se sabe que los alimentos son esenciales para la salud. El ser humano necesita ingerir comida que le aporten la suficiente fibra y vitaminas para que le cuerpo esté sano.

Una dieta balanceada es una garantía de una pronta mejoría en el caso de pacientes que sufran una colitis pseudomembranosa. Entre los alimentos que se recomiendan para que el cuerpo reciba la suficiente fibra que necesita están todos los salvados de avena, la cebada y algunas frutas como la manzana, la piña y las fresas

El uso de probióticos son de gran ayuda para establecerse lo más pronto posible de esta patología, ya que contribuyen a desplazar las bacterias toxicas que es encuentran en el colon y al mismo lograr mantener un equilibrio entre las bacterias sanas y aquellas que no lo están.

Algunos alimentos fermentados como el yogur son ricos en probióticos y también pueden encontrarse en bebidas como la soja y algunos preparados que pueden comprarse  en las tiendas naturistas. Para las personas que están atravesando cuadros diarreicos es conveniente la ingesta de multivitamínicos, que por lo general poseen minerales , los cuales se pierden producto de las constantes evacuaciones.

Dentro de la dieta es recomendable comer alimentos como el trigo, la avena, el arrroz, sopas, plátanos verdes, té. Se deben evitar a toda costa productos como la leche y el queso y todos sus derivados, ya que una gran mayoría de los pacientes presentan intolerancia ya que pueden contribuir a agravar el proceso inflamatorio de los intestinos

 

Alimentos que se deben consumir

Para que los síntomas de las colitis pseudomembranosa se alivien y la persona pueda recuperarse pronto de este padecimiento, es necesario que siga un plan alimentario que contribuya a no solo mejorar la condición, sino que por lo general goce de una salud integral.

Entre la lista de alimentos que pueden ayudar a mejorar los síntomas están:

  • El consumo de carnes magras como el pavo, el pollo o el pescado. Son carnes blancas que no afectan al organismo, ya que son de fácil digestión y deben ser preparados evitando las grasas. Se aconseja la preparación al vapor o la plancha preferiblemente.
  • Mayor consumo de vegetales, tratando de evitar los que produzcan gases como el coliflor, el brócoli o el repollo
  • No es recomendable la ingesta de carnes rojas, ya que dificultan el proceso de digestión
  • Deben dejare de lado los embutidos, enlatados y los productos lácteos. Son considerados venenos para las personas que sufren de colitis. Entre ellos están los quesos, la leche. Se puede sustituir por leche de arroz o leche de almendra
  • Se debe evitar el consumo de alcohol, bebidas gaseosas o procesadas, ya que tienen componentes químicos que deterioran más la salud del paciente.

https://www.youtube.com/watch?v=EG5x11PoQFY&t=76s

Prevención

Lo mas importante para prevenir un trastorno como lo es la colitis pseudomembranosa es un uso moderado de los antibióticos. Evitar exceder la dosis recetada por el médico y no automedicarse

Para evitar el contagio, es muy importante mantener las áreas públicas limpias. Preferiblemente realizar el aseo de sanitarios y demás ambientes hospitalarios desinfectando con cloro. También es fundamental mantener las manos limpias y lavarlas cada vez que se vaya al baño y utilizar guantes cuando se manipulen lugares que puedan estar contaminados.

La prevención también involucra un estilo de vida que sea lo más saludable posible, evitando a toda costa la ingesta de alimentos que dañen  el sistema digestivo. No abusar de las bebidas alcohólicas  y evitar el cigarrillo. A veces las infecciones que sufre nuestro cuerpo es porque no gozamos de un sistema inmunológico que nos proteja de las enfermedades, de allí la importancia de alimentarnos adecuadamente y de esta manera hacernos inmunes a las bacterias y a los virus. (Ver articulo: Esofagitis eosinofílica)

 

Control y seguimiento de la enfermedad

La colitis pseudomembranosa debe ser controlada de forma permanente a fin de evitar una propagación de la bacteria infecciosa. El paciente debe acudir a la consulta para que el médico tratante vaya viendo su evolución y sí no se ha  generado un nuevo brote que ponga en peligro la salud de la persona.

Será necesario tomar medidas sanitarias dentro del los centros asistenciales para evitar una diseminación o propagación del agente infeccioso que afecte la salud de los pacientes que se encuentran recluidos. También será necesario, evitar en la medida de lo posible el suministro de antibióticos que son los causantes de que la bacteria Clostridium difficile para que no se propague y contamine a otros pacientes.

En el caso de pacientes que requieran el tratamiento por presentar cuadros infecciosos se recomienda el uso de antibióticos con menor riesgo y de esta forma controlar la propagación de la bacteria o en su defecto, la afectación de los pacientes que son propensos a contraerla. (Ver articulo: Síntomas de cáncer de estómago)

Cuando ya la bacteria está instalada en el organismo de la persona y manifiesta los síntomas como diarrea, fiebre, dolor y nauseas deberá ser atendida lo más pronto posible para evitar mayores complicaciones. En el caso de encontrarse recluido en un hospital o centro asistencial, será necesario aislarlo para que no contamine a los otros enfermos. Estas medidas serán necesarias mientras la persona tenga un cuadro infeccioso que no ha mejorado con el tratamiento.

Entre las medidas que hay que tomar en cuenta para evitar la propagación de la bacteria está el lavarse las manos de forma periódica y el uso de guantes esterilizados. Es importante mantener las áreas y los espacios limpios usando productos desinfectantes que minimicen la reproducción de las esporas de la bacteria Clostridium diffícile.

Cuando la enfermedad ya es considerada una epidemia que se transmitió por contagio de un paciente infectado es necesario tomar ciertas medidas como separar a los portadores de las bacterias de el grupos de pacientes que todavía no han adquirido la infección. Al extremar estos cuidados habrá  mayor garantía de que otras personas no sean afectadas y esto provoque trastornos a su salud.

Colitis pseudomembranosa en niños

EL Clostridium diffícile es un bacilo que puede reproducirse con gran facilidad tanto en el organismo como fuera de él. Es una bacteria peligrosa para la salud, que puede contagiarse a través de las heces y por vía oral. También es de fácil propagación en centros de asistencia médica como hospitales y clínicas.

Para que la bacteria sea transmitida debe existir cierto margen de riesgo como que las personas estén pasando por otras enfermedades donde el sistema inmunológico se encuentre débil o deprimido. Cuando las personas están totalmente sanas, es muy difícil que puedan adquirir la enfermedad o ser contagiadas por un brote epidémico.

En el caso de los niños, puede pasar en las edades tempranas, cuando el bebé no ha desarrollado bien las defensas del cuerpo y que de presentarse puede ser de suma gravedad, ya que incluso puede ocasionar la muerte. Puede ser adquirido por transmisión de virus como el adenovirus, el norvirus o el rotavirus.

En estudios recientes se ha demostrado que su incidencia en niños es bastante baja en comparación con los adultos. Aunque pueda haber la presencia de la bacteria en la deposiciones, necesariamente no representa un contagio de la bacteria.

 

Deja un comentario