Tratamiento para la fase II del cáncer de colon: Son los tipos de tumores cancerígenos que ya han alcanzado las paredes del colon, pero que no han causado daños importantes a los ganglios linfáticos. En este caso, sólo con la aplicación de una cirugía que elimine la sección del intestino grueso y algunos de los ganglios más próximos a la tumoración bastará para evitar la propagación del cáncer. (Ver artículo: Síntomas de cáncer de estómago)

 

En el caso de existir ciertos factores de riesgo como una obstrucción del colon o una perforación de las paredes de los intestinos, será necesario que el paciente reciba quimioterapia después de realizada la cirugía. Otros factores podrían ser una observación anormal del tumor bajo el microscopio o que el cirujano no haya eliminado suficiente ganglios linfáticos y que el tumor se haya expandido a los vasos linfáticos.

Tratamiento para la fase III de cáncer de colon: Es un tipo de cáncer más agresivo, que ya ha ocasionado lesiones a los ganglios linfáticos, pero que sin embrago, no se ha propagado al resto del organismo. La aplicación del tratamiento en esta fase es la cirugía para eliminar o extirpar la parte del colon que está afectada y los ganglios más cercanos, también se deberá recurrir a la quimioterapia y a la radioterapia como una segunda opción preventiva de que el cáncer no se propague.

Tratamiento para la fase IV del cáncer de colon: Es un tipo de cáncer que puede poner en riesgo la vida del paciente. Ya es un padecimiento que ha alcanzado otros órganos del cuerpo provocando una metástasis. En este punto, es muy poco probable que la cirugía sea una alternativa para estos pacientes. Cuando la enfermedad ya ha trastocado todo el sistema linfático comprometes órganos importantes como el hígado y el páncreas. En estos pacientes, la probabilidad de vida es muy baja.

En el caso de existir una metástasis, el tratamiento se basará en la aplicación de quimioterapia y radioterapia para ver como reacciona el tumor. Sí se comprueba que ha disminuido en tamaño y no ha seguido propagándose, entonces, la cirugía será una alternativa, para finalmente aplicar de nuevo la quimioterapia.