Leucoplasia oral: causas, síntomas, tratamientos y más

Para la boca, existen muchas enfermedades de la lengua o afecciones que se suelen no conocer, y aunque muchas de ellas no son en realidad críticas o mortales, como el caso de la leucoplasia oral, es importante conocer sus causas, síntomas y cómo tratarla en caso de sufrir alguna vez de ella.

Leucoplasia Oral, ¿qué es?

La leucoplasia oral es una enfermedad o condición de la boca que genera lengua blanca, o parches blancos o grises que se desarrolla en la lengua, el interior de la mejilla o en el piso de la boca. Es la reacción de la boca a la irritación crónica de las membranas mucosas de la boca. Los parches de leucoplasia oral también pueden desarrollarse en el área genital femenina; sin embargo, la causa de esto es desconocida. Los parches de la leucoplasia oral pueden ocurrir en cualquier momento de su vida, pero es más común en adultos mayores.

Existe un tipo de la leucoplasia oral, llamada leucoplasia vellosa o peluda de la boca la cual es una forma inusual de leucoplasia (causada por el virus de Epstein-Barr) que se observa solo en personas que están infectadas con el VIH, tienen SIDA o un complejo relacionado con el SIDA. Consiste en parches blancos borrosos en la lengua (de ahí su nombre) y con menor frecuencia, en cualquier parte de la boca.

Puede parecerse a la candidiasis, una infección causada por el hongo Candida que, en los adultos, generalmente ocurre si su sistema inmune no está funcionando adecuadamente. La candidiasis oral puede ser uno de los primeros signos de infección con el virus VIH.

Leucoplasia oral: parches en la lengua, boca y la parte interna de las mejillas

Síntomas.

La leucoplasia oral está marcada por parches de aspecto inusual dentro de la boca. Estos parches pueden variar en apariencia y pueden tener las siguientes características:

  • Un color blanco o gris
  • Superficie gruesa, dura y elevada
  • Peluda (solo en la leucoplasia vellosa)
  • Puntos rojos (raro)

La presencia de parches blancos o grises en la lengua, las encías, el paladar o el interior de las mejilla es un elemento característico de la leucoplasia oral. Además pueden tomar otras características o abjetivos como grueso y ligeramente elevado, y aparte de que eventualmente puede adquirir una textura endurecida los parches también pueden aparecer transparentes o grises,  generalmente tienen al menos un área con un margen claro.

El agrietamiento de los parches también puede ocurrir o también la llamada lengua fisurada..  Por lo general los parches blancos o grises que genera la leucoplasia oral, son indoloros, pero pueden ser sensible al tacto, al calor, a comidas picantes u otras irritaciones, incluso puede llegar a ser molesto según el tipo de leucoplasia que se padezca.

El enrojecimiento de estas placas suele ser un síntoma extraño y poco común sobre la leucoplasia oral, la cual podría sugerir la aparición de algún tipo de cáncer en la boca.  La leucoplasia puede ocurrir en las encías, dentro de las mejillas y debajo de la lengua. Los parches pueden tardar varias semanas en desarrollarse, y rara vez son dolorosos. Algunas mujeres pueden desarrollar leucoplasia en el exterior de sus genitales en el área de la vulva.

Causas o etiología de la leucoplasia

En la actualidad, las investigaciones continúan abierta y exhaustivamente para determinar las causas verdaderas de la aparición de la leucoplasia oral, sin embargo existen algunos factores que favorecen a su aparición y que podrían causar que las placas grises características de la leucoplasia se formen con facilidad.

La irritación crónica parece jugar un papel importante en la mayoría de los casos. El daño continuo a los tejidos orales parece hacer que se agranden, engrosen y, a menudo, desarrollen una sustancia llamada queratina. La queratina es una proteína crucial para la salud de la capa externa de la piel. Esta proporciona la estructura de las células de la piel y las protege de las lesiones y el estrés. La proteína también es clave para la curación de heridas.

Los pequeños parches blancos en la boca son extremadamente comunes en respuesta a lesiones menores y generalmente no son un signo de leucoplasia. Como con la mayoría de las condiciones de salud, no existe una causa única o definitiva para la leucoplasia y se considera que el uso de tabaco de cualquier tipo es el factor que más influye en el desarrollo de la afección.

En general, cualquier cosa o agente que cause daño o estrés a los tejidos de la boca puede ser un factor de riesgo para la leucoplasia.

Los factores que se han sugerido para desempeñar un papel en la condición incluyen:

  • Uso prolongado o excesivo de tabaco
  • Virus del papiloma humano (VPH), el mismo virus conocido por causar cáncer de cuello uterino
  • Condiciones que debilitan el sistema inmunitario, como el VIH, la quimioterapia y la cirugía de órganos
  • Condiciones que causan úlceras bucales o están relacionadas con ellas
  • Quemadura grave o frecuente de líquidos o alimentos calientes
  • Uso excesivo o prolongado de productos orales abrasivos, como blanqueadores de dientes y dispositivos de pulido
  • Dentaduras, aparatos ortopédicos, placas de mordida o retenedores mal ajustados
  • Superficies dentadas dentadas o ásperas
  • Uso excesivo o prolongado de inhaladores de esteroides sin enjuagar la boca después
  • Mala higiene oral
  • Morderse la mejilla o la lengua
  • Uso excesivo de alcohol
  • Masticar ciertas nueces y hojas, como la hoja de betel y la nuez de areca

Caso Clínico de Leucoplasia oral 

La leucoplasia a menudo se confunde con una infección de levadura dada su apariencia similar. Un tipo de leucoplasia llamada leucoplasia peluda es común entre las personas con sistemas inmunes debilitados. La condición causa parches de leucoplasia que tienen una apariencia difusa. Las lesiones peludas de leucoplasia son indoloras.

La leucoplasia peluda se considera una señal de advertencia temprana de un sistema inmune excesivamente estresado o debilitado. Pueden ser los primeros síntomas físicos del VIH y el SIDA. La leucoplasia peluda también está relacionada con la mononucleosis o el virus de Epstein-Barr.

Tipos de leucoplasia oral

En la medicina, se pueden identificar dos tipos de leucoplasia oral, una homogénea y otra no homogénea, las cuales se clasifican según cómo se desarrollen las placas que se forman sobre la superficie de la lengua.

La leucoplasia oral homogénea consiste en una lesión donde predominan los colores blancos de forma uniforme, la consistencia de la placa es firme aunque no tan espesa. La superficie de las placas puede ser lisa o arrugada y puede presentar surcos que no son tan profundos. Suelen estar infectadas por el candidas albicans.

Luego, la leucoplasia no homogenea se trata de una lesión mayoritariamente blanca, donde algunas zonas de la superficie de la lengua pueden variar a un tono rojizo, con superficies irregulares o nodulares.

Por otro lado, también se pueden encontrar tres tipos de leucoplasias más, las cuales son:

  1. Eritroleucoplasia: donde la lengua posee áreas blancas y rojas mezcladas
  2. Leucoplasia nodular: la lengua padece de excrecencias rojas y / o blancas redondeadas
  3. Leucoplasia exofítica: Que tiene proyecciones redondeadas o puntiagudas, pueden proliferar y llegar a carcinoma verrucoso. Antes se hacía llamar leucoplasia verrugosa.

Leucoplasia oral vellosa

La leucoplasia vellosa oral es una enfermedad desencadenada por el virus de Epstein-Barr (VEB) que causa manchas blancas en su lengua. Algunas veces los parches ocurren en otras partes de tu boca. Los parches pueden verse peludos. De ahí es de donde viene el nombre. La leucoplasia vellosa oral ocurre con mayor frecuencia en personas con sistemas inmunológicos débiles. El VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) a menudo causa esta afección. La leucoplasia vellosa oral es causada por condiciones que debilitan el sistema inmunitario. Esto incluye el virus de Epstein-Barr y el VIH.

Este tipo de leucoplasia es más común en personas con VIH y puede ser una advertencia de que el VIH ha empeorado. Es un signo de un sistema inmune débil. Si un paciente tiene VIH y está expuesto al EBV, corre un gran riesgo de desarrollar leucoplasia vellosa oral. Las personas con VIH que fuman también corren un mayor riesgo de contraerla.

Al igual que la anterior, esta enfermedad tiene como síntoma principal los parches blancos y corrugados, sin embargo, también presenta un crecimiento de vellos, los cuales se parecen a los cabellos y que crecen desde los pliegues de los parches.

Además, son permanentes, es decir, que no se quitan con cepillo de dientes o crema dental, y suelen causar molestias o cambios de sabores en algunos alimentos. Los síntomas de la leucoplasia de lengua vellosa pueden parecerse a otras afecciones o problemas médicos. Siempre hable con su proveedor de atención médica para un diagnóstico.

Diagnóstico

La leucoplasia oral generalmente se diagnostica con un examen oral. Durante un examen oral, el médico de atención primaria puede confirmar si los parches se deben a una leucoplasia. Puede confundir la condición de muguete oral. Los parches que causa son generalmente más suaves que los parches de leucoplasia. Pueden sangrar más fácilmente. Los parches de leucoplasia, a diferencia del tordo oral o candidiasis oral, no se pueden limpiar.

Es posible que el dentista o médico especialista deba realizar otras pruebas para confirmar la causa de sus manchas. Esto los ayuda a sugerir un tratamiento que puede prevenir el desarrollo de futuros parches. 

Si un parche parece sospechoso, el dentista o médico hará una biopsia. Para hacer una biopsia, extirpan una pequeña porción de tejido de uno o más de sus puntos. Luego envían esa muestra de tejido a un patólogo para que haga un diagnóstico y verifique si hay células precancerosas o cancerosas.

Diagnóstico diferencial

Además de esto, la leucoplasia oral es sumamente similar a otras enfermedades bucales, por lo que constantemente, además de realizar un diagnóstico para determinar la leucoplasia, también buscan identificar si se trata de esta o de cualquier otra enfermedad que forme placas blancas o grises parecidas.

Entre las enfermedades de las cuales se busca diferenciarse se encuentran:

  • Nevus blanco.
  • Queratosis friccional / irritación mecánica.
  • Agresiones químicas.
  • Candidiasis pseudomembranosa.
  • Liquen plano oral.
  • Lupus. 
  • Entre otras…

VIH y SIDA, manifestaciones en enfermedades de la lengua

Complicaciones

Por lo general, la leucoplasia oral no genera o causa un daño perjudicial para las paredes bucales y los tejidos de la boca, pues al momento de tener una cura definitiva la boca vuelve a su estado regular.

Sin embargo, es posible que se genere un cáncer bucal, el cual es una complicación potencial y condicional. Es posible que esta enfermedad se produzca a los alrededores de los parches leucoplásicos, incluso, las manchas también pueden presentar estos trastornos de cáncer.

Por otro lado, en el caso de la leucoplasia vellosa, esta no duele, y no suele trastornarse en cáncer de lengua, pero puede ser indicio de que la persona en cuestión sufre del virus VIH o el SIDA.

El caso es tal, que incluso después de haber sido tratada correctamente y que la leucoplasia haya sido eliminada, la posibilidad y el riesgo de poseer cáncer de boca sigue siendo bastante alto, por lo que la inspección regular es un requisito.

Tratamiento.

El tratamiento para la leucoplasia, si es necesario, implica eliminar la fuente de irritación. Por ejemplo, si la leucoplasia es causada por un diente áspero o una superficie irregular en una dentadura postiza o un relleno, se alisará el diente y se repararán los aparatos dentales. Si la leucoplaquia es causada por el tabaquismo, se le pedirá que minimice o deje de fumar o de usar otros productos de tabaco.

La leucoplasia generalmente es inofensiva, y las lesiones generalmente desaparecen en unas semanas o meses después de que se elimina la fuente de irritación. Si la eliminación de la fuente de irritación no es efectiva para reducir la leucoplaquia, la lesión puede necesitar ser removida quirúrgicamente. La lesión puede ser eliminada por su dentista general o por un cirujano oral. (Ver artículo: Lengua geográfica)

En los casos donde el paciente sufre de una leucoplasia velluda, en su mayoría se proporcionan medicamentos antivirales. Además, existen otras opciones de tratamiento con métodos médicos, tópicos, sistemáticos e incluso quirúrgicos que ayudan a eliminar por completo la leucoplasia oral.

Tratamiento tópico

Entre los medicamentos tópicos podemos conseguir varias soluciones, tal como la solución Podophyllum resina y el ácido retinoico, también conocido como tretinoína.

Estos medicamentos cuando se aplican de forma tópica, es decir, sobre la lengua directamente en los parches blancos, pueden mejorar la apariencia de las placas leucoplásicas, sin embargo, al igual que otras terapias, si no se continúa con el tratamiento y la terapia, puede volver a su forma inicial sin inconvenientes.

Se usa en su mayoría para el tratamiento de la leucoplasia vellosa, aunque en la leucoplasia oral también es bastante común.

Tratamiento sistémico

En el caso de necesitar un tratamiento sistémico si así el  médico lo dictamina, se usan medicamentos antivirales, sobre todo en caso de tratarse de una leucoplasia vellosa. Entre los medicamentos más comunes se encuentran el valaciclovir o Valtrex como nombre comercial, y famciclovir también conocido como famvir comercialmente, los cuales evitan que se replique el virus Epstein Barr, sin embargo, no es capaz de eliminarlo de manera definitiva del cuerpo.

Los tratamientos sistémicos con eficientes en cuanto a la reducción de las placas y su desaparición física, sin embargo, si la terapia se interrumpe, las placas y parches blancos pueden volver a aparecer.

Leucoplasia, síntomas y causas

Tratamiento quirúrgico

Si se busca un tratamiento rápido, eficiente y que elimine los parches, se puede emplear el tratamiento quirúrgico sobre las manchas leucoplásicas, pues estas pueden ser retiradas mediante el uso de bisturí, así como de un láser o una sonda en bajas temperaturas que congele y destruya las células que presentan el trastorno llamada críosonda.

Estos métodos de tratamiento de la leucoplasia oral pueden ayudar a destruir las posibilidades de generar cáncer de lengua o boca, puesto que destruye las células cancerosas o las remueve, lo cual impide que se sigan multiplicando y que haga metástasis.

Remedios naturales y alternativos

Además, si se desea intentar reducir la cantidad o intensidad de las manchas blancas se pueden utilizar remedios o alimentos naturales que pueden ayudar a lograr el objetivo. Existen múltiples vitaminas, verduras y más que sin duda mostrarán resultados positivos.

Por ejemplo, la Vitamina A, C  o el Betacaroteno, los cuales tienen una efectividad bastante elevada. Incluso otros alimentos como el Té verde o la cúrcuma, los cuales son ricos en agentes favorecedores en la leucoplasia.

Masticar semillas de girasol, así como tomar constantemente jugo de naranja, el cual es rico en vitamina C, pueden reducir las manchas leucoplásicas. Además la vitamina E, que se encuentra en los aguacates, o el jugo de zanahoria y las espinacas, pueden favorecer al tratamiento de la leucoplasia.

leucoplasia8
Cúrcuma

¿La leucoplasia oral es cáncer?

La leucoplasia es considerada una enfermedad precancerosa, sin embargo, no está predestinada a convertirse en un cáncer bucal. Las placas blancas pueden ser tanto inofensivas como generar complicaciones de un momento a otro, provocando un cáncer de lengua, es por ello que se debe mantener en revisión constantemente. (Ver artículo: Cáncer de esófago)

Se puede generar a partir de tomar un tratamiento que no es efectivo, o al momento del diagnóstico puede presentarse como una consecuencia del cáncer que ya se tiene. Sin embargo, es muy poco probable que si se trata de la manera adecuada, genere un cáncer de boca, pues la mayoría de los casos este desaparece por completo al recibir un tratamiento eficiente.

Epidemiología, ¿es una enfermedad común?

La leucoplasia oral es el trastorno potencialmente maligno más conocido de la cavidad oral y su epidemiología está bien documentada. La prevalencia de leucoplasia varía entre varios estudios científicos. Tiene un punto global de revisión global con una prevalencia de 2.6% y tasa de conversión de malignidad que varía de 0.1% a 17.5%.

El análisis estadístico de varios estudios piloto en el subcontinente indio en general y en la India, en particular, concluyó que la prevalencia de leucoplasia oscila entre 0.2% y 5.2% y la transformación maligna de 0.13% a 10%. Este aumento alarmante en la prevalencia de leucoplasia en India podría deberse principalmente a factores culturales, étnicos y geográficos.

La leucoplasia es más común en varones de mediana edad y ancianos que en otros estudios grupales. La prevalencia aumenta con el aumento de la edad.

Pronóstico y evolución de la enfermedad

La posibilidad de que el paciente sufra una transformación maligna en leucoplasias oscila entre el 3% y el 33% en 10 años. Las tasas de transformación a carcinoma varían con el tipo clínico de leucoplasia. Además, el tamaño total de la lesión juega un papel en esto, con un riesgo 5.4 veces mayor de desarrollar malignidad cuando las lesiones exceden los 200 mm2

Si bien muchos médicos defienden que el sitio anatómico de la leucoplaquia desempeña un papel en la tasa o prevalencia de la transformación maligna, otros afirman que este concepto no está justificado. Además, no hay razón para separar formas de leucoplasia asociadas al tabaco de formas idiopáticas en términos de manejo y comportamiento.

La mayoría de las leucoplasias, particularmente las leucoplasias homogéneas, tienen un bajo potencial de transformación maligna. Esas leucoplasias que progresan a carcinoma probablemente surgen dentro de un campo de epitelio precancerizado.

Prevenir la leucoplasia oral

Existen muchas maneras y técnicas que se pueden emplear para evitar padecer o desarrollar una leucoplasia en la boca, de los cuales se debe hacer mención a una buena higiene oral y evitar actividades o alimentos que dañen o perjudiquen el revestimiento de las paredes bucales, sin embargo, hay otras maneras:

  • Exámenes de rutina 

Asistir al médico o al dentista regularmente, ayuda a asegurarse de llevar una higiene adecuada en la boca, además, con un análisis de los dientes y del estado en general de la boca, se puede identificar si es posible que se produzca una leucoplasia, o si existe un indicio de esta enfermedad en la boca del paciente. Incluso se recomienda realizar limpiezas dentales constantemente para eliminar todo residuo de piedras y comida que se pueda generar en los dientes, los cuales pueden provocar una irritación que daría paso a la leucoplasia oral.

Además, realizar auto exámenes de rutina y asistir a un médico general para un análisis completo pueden proporcionar un amplio conocimiento del estatus de su salud, no solo bucal si no del cuerpo entero.

La leucoplasia o la leucoplaquia, enfermedad de la lengua

  • Evitar productos de humo o tabaco 

Otra manera de evitar generar este padecimiento es evitando cualquier tipo de producto que produzca humo aparte de vapor de agua, debido a que este puede alterar y estresar el revestimiento de la boca al inhalarlo. Incluye tanto el cigarro, los puros, el cannabis, los clavos de olor, la resina, cigarros electrónicos y narguiles.

  • Reducir el consumo de alcohol

El alcohol no solo puede ser perjudicial para el hígado, sino para todo el resto del cuerpo, involucrando la boca, pues el exceso de esta sustancia puede provocar que las paredes bucales se irriten y generen leucoplasia oral. Consumirlo de vez en cuando es una buena solución y lo que muchos médicos recomiendan, si no evitarlo por completo.

  • Evitando productos de higiene bucal agresivos y dispositivos dentales de mala calidad

En muchas oportunidades las personas pueden usar blanqueadores o enjuagues muy agresivos que pueden causar daños graves en la boca, además, el uso de aparatos ortopédicos y dentaduras postizas de mala calidad pueden causar irritación en la boca que genere la enfermedad. Por ello se deben buscar que encarguen perfectamente en la dentadura y que tengan bordes con acabados profesionales.(Ver artículo: Pirosis)

Los caramelos con bordes ásperos, de mala calidad pueden generar irritación sobre la lengua y los otros tejidos que conforman la boca. Además llevar una dieta balanceada y saludable puede evitar desequilibrios en los nutrientes. Incluso, esperar a que las bebidas calientes enfríen cierto tiempo es recomendable para no generar quemadas, así como asegurarse de no ser alérgico al consumir los alimentos.

  • Seguridad y limpieza bucal

Por último, mantener la boca y las heridas bucales limpias y practicar un sexo seguro en las relaciones orales son necesarios. Esto incluye el uso de condones o dique dental al practicar sexo oral.

Recidivas de la enfermedad

Esta enfermedad puede presentar muchísimas recaídas y reapariciones sobre la lengua e incluso otras partes de la boca donde no habían aparecido antes. Las recidivas son muy constantes,  además, ya que la recuperación de la leucoplasia y su pronóstico es mejor cuando se diagnostica a tiempo y cuando es pequeño, es necesario los chequeos regulares.

Si se realizan inspecciones de manera rutinaria de forma profesional, se puede preveer que la leucoplasia oral se genere en otras zonas donde no se había presentado antes, así como que ayuda a identificar si apareció en una zona en la cual no podemos percibirla para proceder a su tratamiento, la cual si no se identifica y provoca complicaciones, puede ser peligroso.

Si la leucoplasia llegara a aparecer en un lugar donde no podemos identificarla, este podría ir creciendo generando complicaciones a medida que pasa el tiempo, lo cual puede ser devastador ya que puede desarrollar al máximo su capacidad de transformación maligna, de allí la importancia de estar bien informado sobre las enfermedades, en cuanto a sus síntomas, causas, manifestaciones, y hasta cómo tratarlos desde casa, creando conciencia para asistir de una forma más regular al médico para una revisión constante.

(Visited 5.586 times, 3 visits today)

Deja un comentario