Síndrome de condensación pulmonar: causas, tratamiento y más

El síndrome de condensación pulmonar ocurre cuando el aire que generalmente llena las vías respiratorias pequeñas de los pulmones se reemplaza por otra cosa, generalmente contenido sólido o líquido, como sangre, pus u otros fluidos a consecuencia de heridas o complicaciones de salud. A continuación toda la información acerca de esta delicada condición.

condensacion pulmonar

¿Qué es condensación pulmonar?

La versión simple para explicar la condensación pulmonar sería diciendo que se trata de la transformación del material en los pulmones, proceso a través del cual una sustancia se vuelve más densa o espesa debido a la presencia de material sólido y líquido impropio en las áreas de los pulmones, que normalmente se llenarían con aire o gas.

Entonces, la suciedad en tus pulmones se vuelve sólida y se vuelven pesados ​​cuando se trata de respirar. Dependiendo de la causa, el aire puede ser reemplazado por: un fluido, como pus, sangre o agua; un sólido, como contenido estomacal o células

Este síndrome de condensación pulmonar es una región de tejido pulmonar (normalmente compresible) que se ha llenado de líquido en lugar de aire. La afección está marcada por la hinchazón o endurecimiento del tejido que normalmente es suave en un pulmón aireado.

Descripción de Síndromes Pulmonares

La condensación en el pulmón ocurre a través de la acumulación de exudado celular inflamatorio en los alvéolos y los conductos que se encuentran cerca de estos. El líquido contenido dependerá del lugar de donde provenga puede ser edema pulmonar, exudado inflamatorio, pus, agua inhalada o sangre.

Cuando una persona tiene el síndrome de condensación pulmonar, puede involucrarse solo en ciertos lóbulos de su pulmón o puede extenderse y afectar todos los lóbulos de su pulmón generando una condensación neumónica. Este proceso también puede estar incompleto o completo.

Etiología
La etiología que se le da más comunmente del síndrome de condensación pulmonar, es la neumonía. En forma general, cualquier individuo  o célula capaz de infectar el pulmón puede provocar este síndrome. El germen más frecuente involucrado en todos los grupos de pacientes es el Streptococcus pneumoniae o neumococo.

Patología

La necropsia revela áreas bien demarcadas de síndrome de condensación pulmonar en las áreas craneal y ventral de los pulmones.

Históricamente, la bronquitis es evidente con una pronunciada descamación del epitelio y predominantemente infiltración de células mononucleares. Se observa oclusión de la vía aérea por restos de células epiteliales necróticas, leucocitos y fibrina como parte de una condensación pulmonar en radiografía.

En las células epiteliales infectadas de los bronquios, los núcleos contienen inclusiones basófilas distintivas de redondas a ovales. La microscopía electrónica de lesiones neumónicas es capaz de revelar matrices adenovirales intranucleares clásicas en células epiteliales. (ver artículo: taquipnea).

Fisiopatología

El síndrome de condensación pulmonar da como resultado un patrón muy heterogéneo.

Al principio del curso de la lesión pulmonar, estos cambios heterogéneos en la morfología del pulmón pueden dar lugar a zonas que consisten en regiones pulmonares normales; regiones pulmonares potencialmente reclutables dentro de la porción media de los pulmones; pulmón consolidado, dependiente de la gravedad; y áreas de tejido pulmonar hiperinflado.

Como consecuencia de los cambios estructurales en curso que ocurren dentro de la condensación parenquimatosa, una lesión puede resultar de la mala distribución de los volúmenes corrientes y las altas presiones de las vías respiratorias creando una sobredistensión de las regiones pulmonares aireadas normales.

Por el contrario, la lesión del parénquima también se produce cuando los pulmones se ventilan desde un volumen pulmonar bajo y con bajas presiones espiratorias finales.

Procesos pulmonares: Atelectasia y Condensación

Aunque no se entiende completamente, la formación de este entorno de bajo volumen probablemente se produce como consecuencia del aumento de la tensión que resulta de la apertura y el cierre repetidos de los bronquiolos y alvéolos ocluidos por la deficiencia de surfactante.
Con mayor frecuencia, el absceso pulmonar surge como una complicación de la neumonía por aspiración causada por enfermedades en la boca.

Los pacientes que desarrollan el síndrome de condensación pulmonar están predispuestos a la aspiración y comúnmente tienen enfermedad periodontal.

Epidemología

La frecuencia con la que ocurre el síndrome de condensación pulmonar en la población, no es conocida. Sin embargo, se sabe que es predominante en el sexo masculino de la población en general.

Esta condensación pulmonar ocurre más comúnmente en pacientes que se encuentran en una edad avanzada, debido a la incidencia de las enfermedades periodontales y a las aspiraciones. La edad media para esta enfermedad es a los 41 años.

condensacion pulmonar

Semiología o síntomas

Algunos de los síntomas que pueden ser más prominentes con la condensación pulmonar pueden ocurrir debido al proceso de la enfermedad en sí. El aire no puede pasar, por lo que su pulmón no puede hacer su trabajo de traer aire fresco y eliminar el aire que su cuerpo ha usado. Esto puede hacer que te falte el aliento. (ver artículo: bronquiolitis).

También puede hacer que su piel luzca pálida o azulada debido a la falta de oxígeno. Según la causa, también se pueden incluir durante una condensación en el pulmón los siguientes síntomas específicos:

  • Dificultad para respirar, conocida como disnea.
  • Respiración que es ruidosa.
  • Tener sonidos respiratorios anormales, como un crujido.
  • Tener cianosis o palidez.
  • Tos que es productiva y floja.
  • Posible dolor en el pecho.
  • Fiebre.
  • Sudores nocturnos.
  • Fatiga.
  • Tos con esputos gruesos verdes o sangrientos.
  • Tos con sangre.
  • Tos seca.
  • Respiración rápida.

Si se trata de un caso grave de este síndrome de condensación pulmonar, se puede experimentar además:

  • Taquipnea, que es cuando el paciente respira más rápido.
  • Tiene diaforesis, que es cuando el paciente luce sudoroso.
  • Tiene dificultad para hablar.
  • Tiene un color pálido.
  • Tose con frecuencia. 

Las señales de que la consolidación puede haber ocurrido incluyen:

  • La expansión del tórax en la inspiración se reduce en el lado afectado
  • La vibración vocal aumenta en el lado afectado.
  • La percusión es floja en el área afectada.
  • Los sonidos de la respiración son bronquiales.
  • La resonancia vocal aumenta. 

Causas

Las principales causas de condensación pulmonar corresponden usualmente a una neumonía, que es la inflamación de sus pulmones. Cuando una persona tiene neumonía, la inflamación es causada por la acumulación de células sanguíneas, exudados y restos celulares en los alvéolos de los pulmones, conocidos como alvéolos.

Cuando tienes una infección en tu pulmón, tu cuerpo envía glóbulos blancos para combatirla. Las células muertas y la acumulación de residuos crean pus, que llena las vías respiratorias pequeñas todos estos residuos son considerados en la condensación pulmonar causas detonantes de la condición. Además de la neumonía, otras causas de condensación pulmonar pueden ser las siguientes:

  • Tener una acumulación de edema y pus.
  • Atelectasis, que es colapso de su pulmón.
  • Actinomicosis, esta es una infección bacteriana crónica infecciosa.
  • Ascariasis, una enfermedad causada por una lombriz parasitaria.
  • Aspergilosis, es una infección causada por un moho común que vive tanto en el exterior como en el interior.
  • Blastomicosis, esta es una infección micótica.
  • Criptococosis, esta es una enfermedad fúngica que puede ser potencialmente mortal.
  • Quiste hidatídico, esta es una enfermedad parasitaria de tenias.
  • Sífilis.
  • Tener una infección viral como la gripe.
  • Inhalación de gas tóxico o venenoso.
  • Toxicidad del oxígeno.
  • Inhalar humo tóxico. 

Además se han especificado para la condensación pulmonar causas que corresponden a algunos otros padecimientos cuyas complicaciones pueden generar esta condición, se incluyen:

  • Edema pulmonar: La insuficiencia cardíaca congestiva es la causa más común de edema pulmonar. Cuando su corazón no puede bombear lo suficientemente fuerte como para mover la sangre hacia adelante, retrocede a los vasos sanguíneos de los pulmones. El aumento de la presión empuja el líquido desde los vasos sanguíneos a las vías respiratorias pequeñas.
  • Hemorragia pulmonar: La hemorragia pulmonar significa que está sangrando en sus pulmones. Esto es más a menudo causado por vasculitis o inflamación de los vasos sanguíneos. Esto hace que sus vasos sanguíneos sean débiles y con fugas, por lo que parte de su sangre se mueve hacia las vías respiratorias pequeñas.
  • Aspiración: La aspiración ocurre cuando respira partículas de alimentos o el contenido de su estómago en los pulmones. La aspiración de alimentos puede causar neumonía, pero las infecciones son generalmente más difíciles de tratar que en la neumonía común. Si no puede tragar correctamente, es más probable que aspire cuando come. Si el problema de la deglución no es fijo, continuará aspirando. El ácido estomacal y otras sustancias químicas pueden causar inflamación e irritar o lesionar los pulmones, lo que se llama neumonitis.
  • Cáncer de pulmón: El cáncer de pulmón es una forma común de cáncer. Es mucho más probable que contraigas cáncer de pulmón si fumas. 
Síntomas del Cáncer de Pulmón

Factores de riesgo

Existen ciertas circunstancias a las que puede ser sometido el organismo que lo predisponen al padecimiento de ciertas patologías, o bien aumentan sus probabilidades de contraerlas, algunas están relacionadas con el estilo de vida del paciente, otras pueden ser impredecibles o espontáneas, a dichas circunstancias se les conoce como factores de riesgo. En este sentido, los factores de riesgo para el síndrome de condensación pulmonar incluyen:

  • Fumar cigarrillos.
  • Infección respiratoria viral reciente (un resfriado, laringitis, gripe, entre otros).
  • Dificultad para tragar, lo que puede llevar a la aspiración.
  • Enfermedad pulmonar crónica.
  • Parálisis cerebral.
  • Otras enfermedades graves, como enfermedades cardíacas, cirrosis hepática o diabetes.
  • Alteración de la conciencia.
  • Cirugía reciente o trauma.
  • Tener un sistema inmune debilitado debido a una enfermedad, ciertos medicamentos y trastornos autoinmunes.

Tratamiento

En su mayor parte, se ha definido para la condensación pulmonar tratamiento muy similar a la forma en que se trata un resfriado muy severo. El descanso es ante todo algo que se prescribirá. Junto con el reposo, a menudo se recetan antibióticos. Algunas de las formas en que se puede tratar la consolidación pulmonar incluyen:

  • Mantener su higiene general y sus vacunas para ayudar a prevenir la neumonía lobar.
  • Mucho descanso.
  • Receta para antibióticos.
  • Para mejorar su inmunidad, consuma una dieta controlada.
  • Para ayudar a erradicar el moco de los pulmones, beba una mezcla de miel y jugo de limón.
  • Para ayudar a aumentar la temperatura de su cuerpo y expulsar la toxicidad de su cuerpo, beba té de fenogreco para mejorar la transpiración. Beba jugo de espinaca o zanahoria todos los días.

Para facilitar la respiración, es posible que deba usar un respirador en casa o en el hospital. También es posible que deba ser hospitalizado si la afección es grave para recibir tratamiento con oxígeno y antibióticos por vía intravenosa.


Según sus causas más comunes, también se ha definido para la condensación pulmonar tratamiento específicamente orientado a las condiciones particulares, por ejemplo en:

  • Neumonía: La neumonía se trata con medicamentos dirigidos al organismo que la causó. Por lo general, le administrarán antibióticos, antivirales o antifúngicos. También es posible que le administren medicamentos para controlar la tos, el dolor en el pecho o la fiebre, síntomas propios de la condensación neumónica. (ver artículo: estertores).
  • Edema pulmonar: El tratamiento puede incluir medicamentos para eliminar el exceso de líquido, disminuir la presión en los vasos sanguíneos o hacer que su corazón bombee mejor.
  • Hemorragia pulmonar: Si tiene vasculitis, generalmente será tratado con esteroides e inmunosupresores. Es posible que deba tomar estos medicamentos regularmente para evitar más hemorragias.
  • Aspiración: Si tiene neumonía por aspiración, será tratado con fuertes antibióticos. También será evaluado y tratado por problemas de deglución, por lo que no continuará aspirando.
  • Cáncer: El cáncer de pulmón es difícil de tratar. La extirpación del tumor con cirugía puede brindarle la mejor posibilidad de curarse, pero no todos los cánceres de pulmón se pueden extirpar. Una vez que el cáncer comienza a diseminarse, no se puede curar, y el tratamiento se administra solo para ayudar a sus síntomas. La detección temprana es clave. 
Enfermedades Pulmonares

Exámenes

El nivel de angustia del paciente con una condensación en el pulmón debe evaluarse de inmediato, ya que aquellos en situaciones de dificultad grave pueden estar experimentando una falla respiratoria inminente que requiere intubación.

El uso de los músculos accesorios también puede indicar un aumento del trabajo de respiración y se debe tener en cuenta en la evaluación inicial. La posición que asume un paciente durante la respiración también puede dar pistas sobre un diagnóstico.

Forma del tórax

El examen de la forma en la que una persona tiene formado su tórax, se usa para evaluar la estructura de las costillas y la columna vertebral. Existen variaciones congénitas y adquiridas de la estructura de la pared torácica.

Patrones de respiración

Los patrones de respiración diferenciales pueden dar pistas sobre enfermedades de múltiples sistemas orgánicos diferentes, tanto como el sistema respiratorio mismo. El patrón de respiración abarca la frecuencia, el ritmo y el volumen de la respiración de un paciente. La frecuencia respiratoria normal es de 10 a 14 respiraciones por minuto.

Patrones Respiratorios

Observaciones extratorácicas

Las observaciones fuera del tórax añaden información a la evaluación inicial. La cianosis periférica o el hipocratismo indican una alteración del suministro de oxígeno. Los pacientes con un defecto obstructivo grave pueden respirar con los labios fruncidos, ya que esto puede mejorar parcialmente la obstrucción.

Examen Físico

Existen algunos indicadores clave en la evaluación física que puede proveer información importante al especialista de salud en cuanto a la condición del paciente y la evolución de su patología, de esta manera la indicación del tratamiento puede hacerse de forma oportuna para el caso. Las tareas de evaluación física incluyen lo siguiente:

La palpación: es el examen táctil del tórax, del que puede extraerse sensibilidad, asimetría, excursión diafragmática, crepitación y zumbido vocal. La sensibilidad local puede indicar trauma. La asimetría y la excursión diafragmática se pueden evaluar colocando una mano en posición posterior sobre cada hemitórax cerca del nivel del diafragma, con las palmas mirando hacia la parte anterior con los pulgares tocando en la línea media.

Cuando el paciente inspira, cada mano debe rotar por igual desde la línea media. El movimiento desigual, o una cantidad mínima de movimiento, indica asimetría y excursión diafragmática pobre, respectivamente.

sindrome de condensacion pulmonar palpacion

La crepitación: es la sensación de crepitaciones debajo de las puntas de los dedos durante la palpación superficial de la pared torácica. Esto indica la presencia de aire subcutáneo, que se asocia con una anomalía. Después de la palpación superficial, se puede realizar un examen más profundo de los pulmones y los espacios aéreos mediante pruebas de vibración vocal.

El examinador coloca el borde cubital de la mano sobre la pared del tórax mientras el paciente repite una frase específica, típicamente “noventa y nueve” o “uno, dos, tres”. La intensidad de las vibraciones percibidas indica la atenuación de los sonidos transmitidos a través del tejidos pulmonares.

El tejido graso superpuesto, el espacio aéreo aumentado o el líquido fuera del espacio del pulmón pueden disminuir la percepción de dicha vibración.

La percusión: se realiza colocando la almohadilla del dedo largo no dominante en la pared del tórax y golpeando la articulación interfalángica distal de ese dedo con la parte superior del dedo largo dominante.

La percusión produce sonidos en un espectro de plano a sordo, dependiendo de la densidad del tejido subyacente. Las áreas de pulmón bien aireado serán resonantes, o timpánicas, para la percusión. La opacidad a la percusión indica tejido más denso, como zonas de derrame o consolidación.

Sonidos Vesiculares: Los sonidos vesiculares son generados por el flujo turbulento de aire a través de las vías respiratorias de pulmones sanos. Estos son típicamente suaves y se caracterizan por sonidos inspiratorios que duran más que los sonidos espiratorios. Los tejidos pulmonares normales tienen una cantidad sustancial de espacio aéreo para atenuar y suavizar el sonido.

Sonidos de la respiración bronquial: Los ruidos respiratorios bronquiales a menudo resultan de la condensación dentro del parénquima pulmonar con una vía aérea permeable que conduce al área afectada. Los sonidos respiratorios resultantes se amplifican a través de esta condensación, lo que lleva a un sonido de aliento más fuerte.

Por lo general, hay una pausa entre los sonidos inspiratorios y espiratorios, ya que el parénquima involucrado no se llena de aire durante este período de inspiración. Los sonidos son altos.

Sonidos ausentes / atenuados: Ocurren cuando no hay flujo de aire en la región auscultada. Esto puede ocurrir en un neumotórax, hemotórax, derrame pleural o condensación parenquimatosa, que incluye la vía aérea de alimentación.

Los sonidos adventicios se pueden clasificar como crepitantes, sibilancias, roncus o estridor. Estos sonidos ocurren además de los sonidos de respiración descritos anteriormente.

Examen Radiológico

La apariencia de sus pulmones en una radiografía de tórax y sus síntomas son similares para todas estas sustancias. Por lo tanto, normalmente necesitará más pruebas para descubrir por qué sus pulmones están consolidados. Con el tratamiento adecuado, el síndrome de condensación pulmonar, generalmente desaparece y vuelve el aire.

Típicamente, se ve un área de pulmón blanco en una radiografía estándar. El tejido condensado es más radiopaco que el parénquima pulmonar aireado normalmente, por lo que es claramente demostrable la condensación pulmonar en radiografía y en tomografía computarizada. La consolidación es a menudo una característica de alguna etapa intermedia o tardía en las infecciones pulmonares.

Diagnóstico

La condensación pulmonar se ve más fácilmente en una radiografía. Las partes condensadas de su pulmón se ven blancas u opacas en una radiografía de tórax. La forma en que se distribuye la consolidación en sus rayos X puede ayudar a su médico a descubrir la causa, pero casi siempre se necesitan otras pruebas. Éstas incluyen:

  • Análisis de sangre: Estas pruebas pueden ayudar a determinar si tienes neumonía y eso es lo que está causando que el nivel de glóbulos rojos sea bajo, si estás sangrando en tu pulmón o tienes vasculitis y sus niveles de oxígeno en la sangre son bajos.
  • Cultura del esputo: Esta prueba puede ayudar a determinar si tiene una infección y qué la está causando.
  • Tomografía computarizada: Este escaneo proporciona una mejor imagen de la consolidación. Muchas afecciones tienen un aspecto característico, lo que ayuda a su médico a hacer un diagnóstico.
  • Broncoscopia: Para esta prueba, su médico inserta una pequeña cámara de fibra óptica en un tubo en sus pulmones para observar la consolidación y, a veces, tomar muestras de ella para cultivarla y estudiarla.

Cuando vea a su médico le tomarán su historial médico y los síntomas que está experimentando y luego le harán un examen físico. Su médico escuchará sus pulmones con un estetoscopio.

Al escuchar su pecho, su médico escucha sonidos bronquiales. Y además, tendrá una radiografía de tórax para hacer un diagnóstico preciso para poder iniciar el tratamiento correcto.(ver artículo: insuficiencia respiratoria).

Diagnóstico diferencial

La condensación es el término radiológico utilizado para describir un área de mayor densidad pulmonar dentro de los espacios aéreos. El diagnóstico diferencial de la condensación es amplio y puede ser un desafío. Cualquier proceso patológico que llene los alvéolos con líquido, pus, sangre, células o proteínas puede dar lugar a opacidades lobuladas, difusas o multifocales mal definidas.

Ciertos factores ayudan al radiólogo a alcanzar el diagnóstico correcto. Los factores no radiológicos incluyen el cuadro clínico general del paciente y si el paciente está profundamente sin aliento.

Desde el punto de vista radiológico, la distribución de la condensación, la apariencia en imágenes previas y ciertas características asociadas son muy importantes para el diagnóstico.

Esta presentación dividirá el diagnóstico diferencial de la consolidación pulmonar según su distribución, que es el factor más importante para el diagnóstico correcto. Una forma de pensar en el diagnóstico diferencial es pensar en el posible contenido de los alvéolos:

  • Agua – transudado.
  • Pus – exsudado.
  • Sangre – hemorragia.
  • Células – tumor o inflamación crónica.
Pronóstico
La consolidación pulmonar tiene muchas causas. La enfermedad subyacente puede ser grave, pero muchos pueden tratarse y curarse fácilmente. El tratamiento puede variar, pero no importa qué esté causando la condensación  del pulmón del paciente, es importante que consulte a su médico tan pronto como desarrolle síntomas. Comenzar el tratamiento temprano en su enfermedad generalmente le da un mejor resultado.

¿En qué se diferencia la condensación pulmonar de un derrame pleural?

Un derrame pleural es una acumulación de líquido en el espacio entre la pared torácica y los pulmones. Al igual que la condensación pulmonar, se ve como áreas blancas contra los pulmones más oscuros llenos de aire en la radiografía de su pecho. Por lo cual, es probable que estos padecimientos sean confundidos.

Como un derrame es un fluido en un espacio relativamente abierto, generalmente se moverá debido a la gravedad cuando cambie su posición. Una condensación pulmonar también puede ser fluida, pero está dentro de su pulmón, por lo que no se puede mover cuando cambia de posición. Esta es una de las formas en que su médico puede notar la diferencia entre los dos.

Algunas de las causas de los derrames pleurales, como la insuficiencia cardíaca congestiva, la neumonía y el cáncer de pulmón, también causan el síndrome de condensación pulmonar. Por lo tanto, es posible que tenga ambos al mismo tiempo.

Diferencia entre el síndrome de condensación pulmonar  y la fibrosis pulmonar

La fibrosis pulmonar (cicatrización del pulmón) tiene una apariencia muy diferente a la condensación pulmonar  o derrame. La fibrosis normalmente afecta ambos pulmones y se presenta en parches, no tiene una apariencia tan densa: el síndrome de condensación pulmonar normalmente se asocia con algún colapso de ese pulmón, desplazando la tráquea hacia el lado afectado.

Por otro lado, los motivos que causan un derrame masivo a menudo provocan que la tráquea se aleje del lado afectado. Además, con el derrame pleural, a menudo se puede ver un nivel de líquido o signos de pérdida de líquido alrededor del pulmón.

Estas condiciones no son mutuamente excluyentes. Comúnmente, la neumonía se presentará con condensación y derrame. El cáncer de pulmón también puede hacer esto.

El historial del paciente generalmente proporciona suficiente información para sugerir el diagnóstico más probable. El examen físico a menudo puede dar pistas sobre si uno o más de estos procesos están presentes. Si se detecta fluido, puede drenarse.

La consolidación masiva de los pulmones puede deberse a cualquier cosa que llene el alvéolo. La razón más común es la neumonía. En esto los alvéolos se llenan de secreción y las vías respiratorias contienen el aire, por lo que podemos ver un parche blanco enorme en la radiografía de tórax, con aire que contiene las vías respiratorias visto como una sombra negra en el parche blanco conocido como bronquiectasia aérea.

El líquido se acumula en la cavidad pleural y, a medida que el líquido aumenta, tiende a empujar el mediastino, es decir, la tráquea y el corazón hacia el lado opuesto. Por lo tanto, en una radiografía de tórax se ve como una opacidad blanca en un lado con desplazamiento del mediastino hacia el lado opuesto.

En la fibrosis pulmonar, hay fibrosis del intersticio y la fibrosis tiende a tirar de las vías respiratorias hacia los lados causando bronquiectasias, y la fibrosis se observa con frecuencia en los lóbulos inferiores y periféricamente. En una radiografía de tórax se ve como sombras reticulares con cierta cantidad de bronquiectasias en las zonas inferiores bilaterales.

Fibrosis Pulmonar
(Visited 5.475 times, 1 visits today)
Categorías Pulmones

2 comentarios en “Síndrome de condensación pulmonar: causas, tratamiento y más”

    • En el articulo contenido en nuestro post encontrara información que seguramente la ayudara aclarar su duda, la invito a leer este y otros articulos que puedan ser de su interés!

Deja un comentario