Divertículo de Meckel: Qué es, causas, tratamientos y más

Un divertículo es un saco o bolsillo extraño que se crea en un punto impotente de los tractos digestivos. A medida que uno envejece, se pueden crear diferentes tipos de divertículos. Cuando una persona con un divertículo en el tracto digestivo, es aludido como el divertículo de Meckel.

El divertículo de Meckel se crea con mucha frecuencia entre la quinta y séptima semana de largas extensiones de avance fetal. Dado que la afección está disponible durante el parto, se desarrolla un problema médico grave.

divertículo de meckel

¿Qué es un divertículo de Meckel?

Un divertículo de Meckel complicado es un ligero bulto en el pequeño aparato digestivo que se exhibe durante el parto. Es la distorsión más ampliamente reconocida del tracto gastrointestinal y está diagnosticada en alrededor del 4.5% de la población, siendo los hombres los que presenta mayor posibilidad de encontrarse con percances.

Alrededor del 6% del público en general padece del divertículo, sin embargo, los efectos secundarios relacionados se observan sólo en una pequeña cantidad de individuos influenciados. Unas pocas personas no muestran ninguna manifestación del divertículo de Meckel en cada una de sus vidas. El divertículo de Meckel influye en los hombres y las mujeres, sin embargo sus dificultades se ven de 3 a 5 veces más en los hombres.

La mayoría de los casos de divertículo de Meckel se analizan cuando aparecen confusiones o inesperadamente en condiciones intrascendentes, por ejemplo, laparotomía, laparoscopia o investigación de diferenciación del pequeño sistema digestivo. Gran introducción en adultos incorpora impedimento intestinal y agravación del divertículo (diverticulitis). El drenaje rectal sin esfuerzo es más frecuente en los bebés.

La irritación en el divertículo ileal tiene manifestaciones que copian la ruptura de un apéndice, por lo que su determinación es de importancia clínica. La información punto por punto de las propiedades fisiopatológicas es fundamental en el manejo de los peligrosos enredos del divertículo de Meckel.

Divertículo de Meckel en niños

La mayoría de los niños que padecen, no presentan síntomas y muchos adultos se enteran de que tienen la afección sólo después de que los cirujanos la descubren mientras realizan otro tipo cirugía por otra razón. El síntoma más común entre los niños menores de 5 años es el sangrado rectal indoloro, que proviene de úlceras en el intestino delgado causadas por ácido secretado por el divertículo.

En el divertículo de Meckel en pediatria, debido al sangrado, las heces pueden aparecer de color rojo brillante o de color ladrillo, o tambien de color gelatinosp debido a una mezcla de sangre y moco. Algunas veces, las heces parecen negras debido a la descomposición de la sangre. Sólo en raras ocasiones el sangrado es tan severo que el niño necesita cirugía de emergencia.

A pesar de la disponibilidad de técnicas modernas de imagenología, el diagnóstico es desafiante. Aunque el divertículo de Meckel generalmente es asintomático, dos tipos de complicaciones pueden requerir atención clínica. Un tipo involucra tejido mucoso ectópico y con mayor frecuencia lleva a sangrado gastrointestinal en niños pequeños. En el segundo tipo, se presenta una obstrucción, inflamación o, en raras ocasiones, perforación del intestino.

Los niños que tienen dolor abdominal la mayoría de las veces se someten a una tomografía computarizada, la cual puede diagnosticar un divertículo y otras causas de dolor.

Diagnóstico

A menudo es complicado para los médicos diagnosticar un divertículo de Meckel. Los exámenes de sangre, radiografías y/o tomografías computarizadas generalmente no son útiles.

Si los médicos creen que el sangrado del recto es causado por un divertículo de Meckel, realizan un estudio por imágenes llamado gammagrafía de Meckel. La sustancia es recogida por las células del divertículo, que luego pueden ser vistas usando una cámara de detección de radiación.

La endoscopia por cápsula de video (en la cual el niño se traga una cámara pequeña que puede detectar las fuentes de sangrado en el intestino delgado) y la enteroscopia de doble balón (en la cual se pasa suavemente un pequeño tubo de visión flexible hacia el intestino delgado) son otras pruebas que pueden ayudar a los médicos a identificar un divertículo como la fuente de sangrado.

En el periodo de estudio se operaron 65 pacientes, de los cuales 52 eran varones y 13 mujeres, con una edad media de 3 años. La presentación más común fue la obstrucción intestinal observada en el 86,1% (56 casos). Se observó hemorragia digestiva alta en el 4,6% (3 casos) y diverticulitis en el 3% (2 casos).

La perforación del intestino con peritonitis estuvo presente en 6.1% (cuatro casos). La causa de la obstrucción fue la invaginación intestinal en un 21,4% (12 casos), la banda fibrosa conectada al ombligo en un 17,8% (10 casos), el vólvulo en un 17,8% (10 casos), la curvatura en un 16,0% (9 casos), el anudamiento en un 14,2% (8 casos) y la hernia intestinal en un 12,5% (7 casos).

La gangrena aislada estaba presente en diez casos con obstrucción intestinal. La mucosa gástrica ectópica se observó en tres y la pancreática en dos casos. La mortalidad y la morbilidad durante el estudio fueron de uno y tres casos, respectivamente.

Causas

Se crea en la etapa fetal, en períodos de comienzo del embarazo, en su mayor parte entre el quinto y séptimo período de siete días de mejora fetal. En condiciones típicas, el tubo de vitelina, que asocia el íleon terminal al ombligo, se asimila al embrión en desarrollo por el sexto o séptimo período de incubación. Cuando no se consume completamente, lo que queda es una estructura en forma de saco que se forma en un divertículo de Meckel.

Por lo tanto, el divertículo de Meckel es un residuo del sistema digestivo del feto en crecimiento. El saco no está compuesto de tejido intestinal, sino de un tejido parecido al que se encuentra en el páncreas o el estómago. Por lo tanto, este tejido es capaz de secretar ácido clorhídrico al igual que las células del estómago, y puede causar úlceras en el intestino que pueden resultar en sangrado.

Fisiopatología

El saco vitelino es el primer elemento que se forma dentro del saco gestacional. Está involucrado en la transferencia materno-fetal de nutrientes en la gestación temprana durante el período crítico de la organogénesis. Al principio de la vida embrionaria, el intestino medio del feto recibe su nutrición del saco vitelino a través del conducto onfalomesentérico/vitelino. El conducto luego sufre un estrechamiento progresivo y generalmente desaparece a las 7 semanas de gestación. Cuando el conducto no se destruye completamente, aparecen diferentes tipos de anomalías en el conducto vitelino.

Ejemplos de tales anomalías incluyen un conducto vitelino persistente (que aparece como una fístula drenante en el ombligo); una banda fibrosa que conecta el íleon a la superficie interna del ombligo; un seno vitelino patente debajo del ombligo; una porción obliterada del intestino; un quiste del conducto vitelino. La punta del divertículo es libre en el 75% de los casos y se fija a la pared abdominal anterior u otra estructura en el resto de los casos.

Los enterocistomas, los senos umbilicales y las fístulas onfaloilares son otras anomalías congénitas asociadas con el divertículo de Meckel.

El divertículo generalmente es suministrado por la arteria onfalomesentérica (un remanente de la arteria vitelina), que surge de la rama ileal de la arteria mesentérica superior. Generalmente, la arteria termina en el divertículo; sin embargo, se ha reportado que continúa hasta la pared abdominal en algunos casos. En raras ocasiones, estos vasos sanguíneos persisten en forma de restos fibrosos que corren entre el divertículo de Meckel y la pared abdominal o el mesenterio del intestino delgado.

Aunque el divertículo de Meckel casi siempre ocurre en el borde antimesentérico del íleon, los informes de casos han descrito una localización mesentérica. Por lo general es 2 pies (40-60 cm) proximal a la válvula ileocecal, 2 cm de ancho (y 3 cm de largo), se encuentra en el 2% de la población, a menudo se presenta antes de los 2 años de edad, tiene el doble de probabilidades de ser sintomático en los niños, y contiene mucosa ectópica aproximadamente la mitad del tiempo. El divertículo de Meckel está típicamente revestido por la mucosa ileal, pero también se encuentran otros tipos de tejido con frecuencia variable.

La mucosa heterotópica es más comúnmente gástrica. Esto es importante porque la ulceración péptica de ésta o de la mucosa adyacente puede llevar a sangrado indoloro, perforación o ambos. En un estudio, se encontró mucosa gástrica heterótropa en el 62% de los casos, tejido pancreático en el 6%, tanto tejido pancreático como mucosa gástrica en el 5%, mucosa yeyunal en el 2%, tejido Brunner en el 2% y mucosa gástrica y duodenal en el 2%. En raras ocasiones, se han observado tejidos colónicos, rectales, endometriales y hepatobiliares.

Tratamiento

Las personas que tienen divertículo de Meckel pero no tienen ningún síntoma no requerirán tratamiento. Las personas que experimentan síntomas debido a esta afección pueden necesitar someterse a una cirugía para extripar el divertículo. La cirugía típicamente incluye la extripación del divertículo y la reparación de los intestinos.

En el caso de que los tractos digestivos hayan sido dañados por el divertículo, la parte dañada del tracto digestivo también debe ser evacuada. Las personas que se encuentran con problemas de sangre debido al divertículo de Meckel también pueden requerir un tratamiento de presión o transfusiones de sangre para suplantar la sangre perdida.

La cirugía para corregir el divertículo de Meckel está típicamente asociada con un bajo riesgo de complicaciones. Sin embargo, pueden surgir algunas complicaciones después de la cirugía. En particular, se puede desarrollar tejido cicatricial que podría causar una obstrucción de los intestinos (Ver Articulo: Síndrome de Intestino corto). La obstrucción de los intestinos puede ser potencialmente mortal y puede requerir cirugía adicional para eliminarla.

Con respecto al divertículo de Meckel asintomático, algunos recomiendan que se realice una búsqueda del divertículo de Meckel en todos los casos de apendicectomía/laparotomía para el abdomen agudo y, si se encuentra, se debe realizar una diverticulectomía o resección de Meckel para evitar complicaciones secundarias derivadas de ella.

Tratamiento quirúrgico

El tratamiento es cuidadoso, posiblemente con una resección laparoscópica. En pacientes con hemorragia, estrangulamiento de vísceras, abertura del intestino o impedimento interno, el tratamiento incluye la resección cuidadosa del propio divertículo de Meckel junto con la sección intestinal cercana, y este sistema se conoce como “pequeña resección del intestino”. En pacientes con ninguna de las complejidades mencionadas anteriormente, el tratamiento incluye una resección cuidadosa del divertículo de Meckel y este método se conoce como diverticulectomía directa.

Debido a que el sangrado inicial de un divertículo de Meckel puede ser masivo, es esencial que el paciente sea resucitado adecuadamente. Esto puede requerir la transfusión de glóbulos rojos para devolver el nivel de hematocrito a aproximadamente el 30%. Se deben colocar dos vías intravenosas (IV) de gran calibre en caso de que el sangrado reaparezca y se debe disponer de sangre cruzada.

Si se sospecha de hemorragia del divertículo de Meckel, la exploración con radioisótopos de pertecnetato de tecnecio es la prueba de elección. Este isótopo es fácilmente absorbido por la mucosa gástrica ectópica dentro del divertículo de Meckel. Una vez que se obtiene un resultado positivo, el paciente puede ser llevado a la sala de operaciones para una diverticulectomía Meckel. Los resultados falsos negativos ocurren menos del 2% de las veces. La precisión de dicho examen puede aumentar con el uso de pentagastrina, bloqueadores de histamina y glucagón.

Obstrucción intestinal:

Los pacientes presentan obstáculos internos debido al vólvulo, la invaginación intestinal, una banda mesodiverticular o la detención del divertículo de Meckel en una hernia (sin embargo, la proximidad de un divertículo de Meckel en una hernia no crea realmente el peligro de encarcelamiento).

Independientemente de estas causas distintivas, la introducción clínica es de control interno. Los pacientes presentan obstipación, cólicos, agonía estomacal y escupitajos, que pueden ser biliares. Las radiografías de estómago plano revelan círculos expandidos de la pequeña entraña con niveles de aire-líquido y una falta de gas distal. Esta gran introducción del control interno es todo lo importante para garantizar el transporte del paciente al espacio de trabajo para una laparotomía crítica.

Drenaje umbilical:

Los desechos de succus entericus o material feculento muestran una asociación laboriosa entre el tracto digestivo y el ombligo. La ecografía o los estudios de diferencia pueden ser utilizados para afirmar el análisis. Entonces se podría realizar una investigación para resecar la fístula.

Contraindicaciones para la cirugía:

Debido a que muchas de las operaciones para los remanentes onfalomesentéricos se utilizan en situaciones de emergencia, la cirugía tiene relativamente pocas contraindicaciones. Sin embargo, los pacientes deben estar adecuadamente preparados para la cirugía, incluso con poca antelación. En pacientes que están sangrando, el volumen de sangre debe regresar a niveles aceptables y se debe obtener un acceso intravenoso adecuado. En pacientes con obstrucción intestinal y emesis repetida, las anomalías electrolíticas deben corregirse mientras se restablece la hidratación.

Complicaciones

La posibilidad de que un hombre con divertículo de Meckel acumule dificultades específicas en su vida es de alrededor del 4 al 6%. La muerte gastrointestinal, la peritonitis o los obstáculos intestinales pueden ocurrir en el 15- 30% de los pacientes sintomáticos. Sólo el 6,4% de todas las complejidades requieren un tratamiento cuidadoso; y el divertículo de Meckel sin tratar tiene una tasa de mortalidad del 2,5 al 15%.

Hemorragia

El sangrado del divertículo es más común en niños pequeños, especialmente en varones menores de 2 años. Los síntomas pueden incluir sangre roja brillante en las heces (hematoquecia), debilidad, sensibilidad o dolor abdominal e incluso anemia en algunos casos.

La hemorragia puede ser causada por:

  • Mucosa gástrica o pancreática ectópica:
  1. Donde el divertículo contiene restos embrionarios de mucosa de otros tipos de tejido.
  2. La secreción de ácido gástrico o jugo pancreático alcalino de la mucosa ectópica conduce a la ulceración de la mucosa ileal adyacente, es decir, úlcera péptica o pancreática.
  3. Se puede presentar dolor, sangrado o perforación del intestino en el divertículo.
  4. La estimulación mecánica también puede causar erosión y ulceración.
  5. El sangrado gastrointestinal puede ser autolimitante, pero el sangrado crónico puede conducir a la anemia por deficiencia de hierro.
  • La apariencia de las heces puede indicar la naturaleza de la hemorragia:
  1. Heces alquitranadas: Alteración de la sangre producida por el tránsito intestinal lento debido a sangrado menor en el tracto gastrointestinal superior.
  2. Heces de sangre de color rojo brillante: Hemorragia rápida.
  3. Heces con vetas de sangre: Fisura anal.
  4. Heces de “gelatina de grosella”: La isquemia del intestino lleva a la producción abundante de moco y puede indicar que una parte del intestino se invagina en otra invaginación intestinal.

Diverticulitis

La inflamación del divertículo puede imitar los síntomas de la apendicitis, es decir, la sensibilidad periumbilical y el dolor abdominal intermitente con cólicos. La perforación del divertículo inflamado puede provocar peritonitis. La diverticulitis también puede causar adherencias, llevando a la obstrucción intestinal.

La diverticulitis puede ser el resultado de:

  • Asociación con la banda mesodiverticular que se une a la punta del divertículo donde ha ocurrido la torsión, causando inflamación e isquemia.
  • Úlcera péptica resultante de la mucosa gástrica ectópica del divertículo.
  • Tras perforación por traumatismo o ingestión de material extraño, por ejemplo, tallo de vegetales, semillas o espinas de pescado o pollo que se alojan en el divertículo de Meckel.
  • Obstrucción lumínica debido a tumores, enterolitos, cuerpos extraños, causando estasis o infección bacteriana.
    Asociación con apendicitis aguda.

Obstrucción intestinal

Síntomas: Vómitos, dolor abdominal o síndrome de malabsorción y estreñimiento severo o completo.

  • Los vasos vitelinos remanentes que conectan el divertículo con el ombligo pueden formar una banda fibrosa o retorcida (vólvulo), atrapando el intestino delgado y causando obstrucción. Se puede experimentar dolor periumbilical localizado en el cuadrante inferior derecho (como apendicitis).
  • “Encarcelamiento”: cuando el divertículo de Meckel se contrae en una hernia inguinal, formando una hernia de Littré que obstruye el intestino.
  • Diverticulitis crónica que causa estenosis.
  • Estrangulación del divertículo en el agujero del obturador.
  • Tumores, por ejemplo: carcinoma, la diseminación directa de un adenocarcinoma que se origina en el divertículo puede conducir a la obstrucción.
  • La litiasis, piedras que se forman en el divertículo de Meckel puede:
  1. Extrusión en el íleon terminal, lo que conduce a la obstrucción.
  2. Inducir la inflamación local y la invaginación intestinal.
  • El divertículo en sí o el tumor dentro de él pueden causar invaginación intestinal. Por ejemplo, del íleon al colon, causando obstrucción. Los síntomas de esto incluyen heces de “gelatina de grosella” y un bulto palpable en la parte inferior del abdomen. Esto ocurre cuando el divertículo se invierte en el lumen del íleon, debido a cualquiera de los dos:
  1. Un mecanismo peristáltico activo del divertículo que intenta eliminar los factores irritantes.
  2. Un proceso pasivo como el tránsito de alimentos.

Anomalías umbilicales

Las anomalías entre el divertículo y el ombligo pueden incluir la presencia de un cordón fibroso, un quiste, una fístula o un seno sinusal que conduzca a:

  • Infección o excoriación de la piel periumbilical, resultando en una secreción sinusal
  • Infección recurrente y curación de los senos paranasales
  • Formación de abscesos en la pared abdominal
  • El cordón fibroso aumenta el riesgo de formación de vólvulo y de hernia interna

Neoplasia

Los tumores en el divertículo de Meckel pueden causar sangrado, dolor abdominal agudo, obstrucción gastrointestinal, perforación o intususcepción.

Tumores benignos:

  • Leiomioma
  • Lipoma
  • Hamartoma vascular y neuromuscular

Tumores malignos:

  • Carcinoides: los más comunes, 44%.
  • Tumores mesenquimales: Leiomiosarcoma, vaina nerviosa periférica y tumores del estroma gastrointestinal, 35%.
  • Adenocarcinoma, 16%.
  • Tumor desmoplásico de células redondas pequeñas.

Otras complicaciones

  • Un divertículo dentro de un divertículo de Meckel (divertículos hijos)
  • Piedras y fitobezoar (un bezoar de fibras vegetales) en el divertículo de Meckel
  • Fístula vesicodiverticular

Localización mas frecuente

el área típica es el borde antimesentérico del íleon como regla a 45-90 cm. de la válvula ileocecal.

Información que debes saber sobre el divertículo de meckel

El sangrado gastrointestinal inferior agudo es secundario a la hemorragia por úlcera péptica. Tal ulceración ocurre cuando el ácido secretado por la mucosa gástrica heterotrópica daña el tejido vulnerable contiguo, a menudo resultando en la erosión directa de un vaso. Clínicamente, la hemorragia suele ser un sangrado rectal sustancial e indoloro. Sin embargo, algunos pacientes pueden presentar dolor antes de la aparición de la hematoquecia. El dolor puede ser bastante significativo y a menudo retrasa el diagnóstico correcto.

La agonía estomacal se puede explicar cuando la introducción se identifica con un impedimento o irritación. Informes recientes han puesto en duda la convicción de que el impedimento intestinal en pediatría opcional al divertículo de Meckel no es excepcionalmente predominante, con algunas disposiciones que detallan una similitud del 25-40% de las complejidades pediátricas.

El obstáculo es la dificultad más ampliamente reconocida en los adultos. En jóvenes o adultos, los obstáculos pueden ser opcionales a los diferentes componentes. Los mecanismos incorporan el acompañamiento (ninguno de estos tiene aspectos clínicos destacados que son patognomónicos, y la etiología exacta es de vez en cuando conocida preoperatoriamente):

  • Banda onfalomesentérica (causa más frecuente)
  • Hernia interna a través de los restos del conducto vitelino
  • Vólvulo alrededor de los remanentes del conducto vitelino
  • Prolapso en forma de T de las ansas eferente y aferente del intestino a través de una fístula persistente del conducto vitelino en el ombligo en un recién nacido.
  • Intusususcepción (cuando el divertículo de Meckel en sí actúa como un punto principal para una intususcepción ileocólica o ileoileal)

Al igual que otros divertículos del cuerpo, el divertículo de Meckel puede inflamarse. La diverticulitis generalmente se observa en pacientes mayores, pero se ha observado en niños. El divertículo de Meckel es menos propenso a la inflamación que el apéndice porque la mayoría de los divertículos tienen una boca ancha, tienen muy poco tejido linfoide y se vacían solos. La presentación clínica incluye dolor abdominal en el área periumbilical que se irradia al cuadrante inferior derecho. La persistencia del dolor periumbilical o los antecedentes de sangrado por recto pueden ayudar a distinguir esta entidad de la apendicitis.

También se han reportado presentaciones inusuales del divertículo de Meckel. Una causa poco frecuente de dolor abdominal fue la inversión sin intususcepción. Otro informe de caso describía una perforación como resultado de un traumatismo abdominal contundente. Este informe enfatiza la importancia de incluir la perforación del divertículo de Meckel en el diagnóstico diferencial del traumatismo abdominal.

Otro informe de caso describió una presentación poco frecuente de absceso hepático piógeno debido a un divertículo de Meckel infectado. El divertículo de Meckel perforado rara vez se puede presentar como un absceso abdominal o como un absceso hepático piógeno. Los autores concluyen que la resección electiva de un divertículo de Meckel debe considerarse en presencia de un absceso hepático piógeno si no se identifican otras etiologías. Pero otros incluyen sarcoma, tumor carcinoide, adenocarcinomas y linfoma de Burkitt, así como otras lesiones poco frecuentes.

Los cuerpos extraños pueden quedar confinados en el divertículo de Meckel y provocar obstrucción o perforación. El cuerpo extraño más común que causa perforación en el divertículo de Meckel son los fragmentos óseos ingeridos (58%), seguidos por astillas de madera (14%), alimentos (12%), alfileres/agujas (9%) y otros (7%).

Así mismo ,con mayor frecuencia, el sangrado rectal indoloro (hematoquecia) ocurre repentinamente y tiende a ser masivo en pacientes más jóvenes. El sangrado ocurre sin previo aviso y por lo general desaparece espontáneamente. El color de las heces a menudo les da a los médicos una pista para determinar el sitio del sangrado. Esto ha sido bien tratado en una descripción clásica de los tipos de sangrado rectal asociados con el divertículo de Meckel.

Por otro lado ,cuando el sangrado es rápido, las heces son de color rojo brillante o tienen apariencia de gelatina de grosella. Cuando se presenta sangrado lento, las heces son negras y alquitranadas.

(Visited 233 times, 1 visits today)

Deja un comentario