Epistaxis: Qué es, fisiopatología, características, causas, y más

La Epistaxis es un acontecimiento a nivel de la nariz cuya primera manifestación inesperada y alarmante es un sangrado, que bien pudiera ser leve o moderado, dependiendo de la causa que lo haya originado en la persona. Puede aparecer de forma frecuente o de forma esporádica y en el 90% de los casos ha tenido solución en cuando a la atención médica oportuna.

¿De qué se trata da Epistaxis?

El sangrado de la nariz resulta ser un episodio bastante escandaloso y aparatoso, pero como se dijo en un principio, se tendrá afortunadamente una solución en un 90%. Si se invierte la cifra quiere decir que se tendrá un 10% que se convertirá en una preocupación para la medicina general.

La mayoría de las personas han padecido en algún momento en alguna situación. El 90% del sangrado se producen en la parte anterior de la nariz,  y en esta parte se tiene un plexo que es muy sensible, que con muy poco estímulo puede llegar a presentar sangrado. Muchas personas tienen estas zonas mucho más sensibles que otras y con frecuencia presentan hemorragias nasales.

Etiología

Para comprender en qué consiste la Epistaxis debemos primero hablar al respecto de la anatomía y de la vascularización de la cavidad nasal aportada por dos sistemas de la arteria proveniente de la carótida interna y de la externa. De la carótida externa básicamente la arteria facial y la arteria maxilar interna.

vascularizaión

De la arteria facial se tiene la arteria labial superior y de la arteria maxilar interna se tienen diferentes ramas, siendo la principal la esfenopalatina de las que se desprenden ramas laterales y septales. De la arteria carótida interna, la arteria oftálmica se desencadenan las arterias etmoidal anterior y posterior.

Ambos sistemas están unidos por una arteria que recibe el nombre de vidiana, es la que comunica la irrigación nasal. La vascularización nasal tiene zonas que es importante mencionar que es el área de Kiesselbach,que es la zona anterior donde confluyen vasos sanguíneos que frecuentemente pueden verse afectados y ocasionar un Epistaxis. Y está también la parte más posterior que es territorio de la arteria esfenopalatina.

epistaxis-1

Es importante entender el funcionamiento de toda la cavidad nasal, estructura, las paredes laterales nasales del tabique, y cada una de sus partes para explicar entonces que la Epistaxis se define como un proceso hemorrágico que se origina principalmente en las fosas nasales y en los senos paranasales que se manifiesta con el sangrado tanto por la boca como por la misma nariz obviamente.

A pesar de todo el avance tecnológico, el surgimiento de nuevos métodos de atención a la salud, medicinas de última generación y aparataje de al más alta tecnología, la Epistaxis ha sido y seguirá siendo un tema de conversación en conferencias, reuniones de doctores, discusiones de especialistas y demás contenido precisamente porque se trata de una condición que se presenta con una frecuencia alta y es visto como algo aparatoso y alarmante.

Epistaxis resulta ser la emergencia más común en consultas de otorrinos. Es por esto que los especialistas deben mantenerse actualizados mediante conferencias y adiestramiento al respecto del tema para saber actuar con determinación y proporcionarle las mejoras sustanciales a los pacientes que la sufren.

Se estima que entre 50 y 60% de las personas a nivel mundial y a lo largo de su existencia han tenido el acontecimiento de un sagrado de la nariz, o Epistaxis de los cuales sólo el 5% ha requerido atención médica.

Clasificación

Lo que más relevancia presenta en casos de una Epistaxis es la localización, es decir, el lugar en el que se originó el sangrado, y de esta manera se manifiesta la información que el especialista o el otorrino va a utilizar para hacer la clasificación de dicha patología, que se hace de acuerdo a la etiología.

Entrando al tema de la clasificación, se tiene que la clasificación de acuerdo a la etiología puede ser local y la principal que se maneja es la idiopática, que se ubica como la más frecuente en estos casos, la traumática que va desde el rascado nasal que se provocan los niños y las traumáticas, que se observan en adultos con abundante sangrado que incluye dolencia.

Epistaxis y atención medica

En cuanto al rascado nasal que da origen al sangrado generalmente están a nivel del área de transición entre mucosa y piel nasal, es decir, en el área vestibular, a comparación del Epistaxis que se provoca en niños de mayor edad o en adultos que es el nivel del plexo de Kiessel.

Seguidamente están las traumáticas, que pueden ir acompañadas de una fractura de huesos nasales dando paso a una Epistaxis, y otro aspecto importante en la clasificación de la Epistaxis están las causas inflamatorias, rinosinusitis, una infección de vías respiratorias altas por algún virus o bacterias.

Por otro lado, están las Epistaxis pos quirúrgicas y la que puede traer complicaciones más graves y una difícil localización del sangrado, por ejemplo, en algunos pacientes con un cuadro traumático por golpe o impacto luego de la operación continúa de forma persistente el sangrado o la Epistaxis.

Rascado de nariz provoca Epistaxis en niños

Entre la clasificación de Epistaxis está también los tumores primarios que existen de mucha variedad, por ejemplo un tumor angiomatoso con componente vascular y fibromotor, es decir, un componente más duro en una fosa nasal de un paciente y esos casos son frecuentes en varones, adolescentes con tumoraciones nasales unilaterales que ocasionan episodios frecuentes de sangrado, aquí se presentan hemangiomas cavernosos, granulomatosis de wegener y carcinomas en la cavidad nasal.

En cuanto a los problemas estructurales, se puede ver que una desviación septal nasal al provoca una alteración del flujo provoca que el aire golpee de una manera irregular en el área de la desviación y conforme pase el tiempo provoque un traumatismo, laceración y por consiguiente Epistaxis.

En una perforación septal que se observe en algún paciente, cuando los bordes están involucrados en una alteración del flujo del aire provocan que se formen costras alrededor de la perforación septal y cada vez que una costra se cae o se despega provoca sangrado.

 

De igual forma, hay pacientes que han tenido perforaciones septales por causa de droga, con abuso de cocaína y quedan restos de mucosa.

En esta clasificación también se maneja la Epistaxis refractaria que se presenta en pacientes que a pesar de tener un taponamiento anterior y posterior continúa el sangrado. En esta categoría también se han registrado casos que una vez tratados con todo el procedimiento posible según el tipo de Epistaxis, al  retirarle el taponamiento comienza el sangrado como si nada de hubiera hecho para atenderlo cuando acudió a emergencia.

Causas

Las enfermedades febriles se asocian con la Epistaxis, por ejemplo, en niños que estén pasando una rinofaringitis aguda, con frecuencia pueden tener Epistaxis. Entre las causas en adultos mayores también se manejan pacientes con hipertensión arterial, que resulta ser un tema controvertido, porque en los estudios han demostrado que no existe una correlación entre hipertensión arterial y Epistaxis, pero si que la hipertensión arterial hace el engrosamiento de los vasos a nivel de la vasculatura nasal y ello con el paso del tiempo y cualquier otro traumatismo no tiene una adecuada vasoconstrucción para evitar la Epistaxis y es por ello que se genera el sangrado.

Vasculopatía, puede ser otra causa, por ejemplo enfermedades granulomatosis como la granulomatosis de wegener u otras coagulopatías.

 

La telangiectasias hemorrágicas hereditarias pueden observarse en varios integrantes de una misma familia y esto podría ser causales de episodios de Epistaxis. Lo que va a determinar si un Epistaxis es anterior o posterior es si se encuentra delante del meato medio o por detrás. Además, según su frecuencia se va a determinar si está aislada o si es recurrente, si son muchas veces que se presenta y según su repercusión general, dependiendo de cómo se encuentre el paciente, es decir, si es leve, moderada o severa.

De igual forma entre las causas están el frío o un clima muy seco que puede resecar la mucosa nasal e irritarla. En épocas por el mismo frío se presentan más cuadros gripales y las infecciones también inflaman la mucosa y cambian la capacidad de estar bien, por ende ocasionan que bajo cualquier estímulo como rascarse la nariz o hurgase la persona empieza a tener el sangrado.

Esto también se debe a que muchas personas tienen el plexo mucho más sensibles, tan cual se describió anteriormente, y presentan sangrado de forma más frecuente. Cuando esto ocurre, la persona debe estar atento y poner cuidado a su salud, acudiendo al otorrinolaringólogo, no descuidarse y mantenerse informado al respecto de lo que se trata una Epistaxis, por qué ocurren y a qué se debe a frecuencia. Por lo general suele ser benigno, autolimitado, pero puede dar una alerta a otras patologías.

consulta oportuna al médico

Entre las causas también se pueden incluir ciertos factores locales por inflamación y factores sistémicos. En los locales se manejan los vasomotores que consisten en los cambios de temperatura bruscos o no pero que le ocasionan molestias a las personas. Por ejemplo al levantarse de la cama luego de haber permanecido arropados y calientes pro las cobijas y enfrentarse a la temperatura natural bien sea fresca o ría según la época. Estas circunstancia se conocen como una respuesta vasomotora.

En esta misma gama de factores inflamatorias entran los síntomas de una Rinitis alérgica, que es una enfermedad que reacciona por antígeno específico, que si bien ve pasar cerca un gato ya comienza con la sintomatología bien marcada de estornudo, picazón en la nariz, etc. De igual forma en esta categoría hace entrada la sinusitis. (Ver artículo: sinusitis.)

Continuando con la descripción de los factores locales se pueden mencionar cuando una persona tiende a picarse la nariz en casos de pacientes psiquiátricos, en donde adoptan medidas de introducir objetos extraños en los orificios de la nariz o en casos de las personas que se drogan. También engrosan la lista los estornudos agresivos, es decir, aquellos que la persona produce de forma aparatosa y ruidosa, fracturas en las que se desagarra la mucosa o se presenta el tabique desviado, traumas, etc.

sangrado nasal o Epistaxis

Cualquier cirugía de senos paranasales que se le practique a un persona también entra en estos factores locales, así como una rinoplastía entre otras intervenciones nasales que evidentemente la manipulación de las áreas posteriormente va a favorecer que se presente un tipo de sangrado por el alto nivel de sensibilidad a la que se expone.

Cuando se habla de cirugía, se habla de sangrado pos operatorios, sangrados inmediatos, medios o tardíos. Por ejemplo, una persona operada de una septoplastia se encontrará en un lapso de alta sensibilidad y posteriormente unos quince días de reposo pos operatorio, esto sería un ejemplo claro de un factor local como causal de una Epistaxis. (Ver artículo: septoplastia.)

Del mismo modo, los factores locales que se pueden contabilizar en estos casos de Epistaxis son el aire frío y seco. Por ejemplo, si una persona por su horario de trabajo permanece durante todo un día en una oficina con un aire acondicionado fuerte entonces esto podría ocasionarle resequedad, y el mismo oxigeno favorece a la sequedad y al sangrado.

También están las anormalidades anatómicas o deformidad septal, formación de costras o una rinitis atrófica, que en este caso específico se presenta en adultos mayores, que así como dejan de producir secreciones, les deja de crecer el cabello y comienza a resecarse mucho la piel entonces la nariz también.

Ahora hablando en el caso de los factores sistémicos que pueden producir el sangrado se pueden mencionar la coagulopatía, entre los que se tienen están la hemofilia, pacientes hepatopatas, es decir, que han tenido un consumo importante de alcohol y esto explica que si el hígado no está funcionando bien entonces no se producen los factores de coagulación, diabéticos e hipertensos.

Entre los factores sistémicos entran los vasculares, en donde se incluyen las telangiectasias hemorrágicas hereditarias que indica que son pacientes cuya capa elástica y la capa de músculo liso de los vasos sanguíneos son endebles y sangran con facilidad.

telangiectasias

Edad relacionada con la etiología

Dependiendo de la edad que tenga el individuo que comience a padecer de Epistaxis se puede tener una relación con la causa de la enfermedad; por ejemplo en niños, la relación radica en la introducción de objetos extraños a las fosas nasales, que es un acontecimiento bastante normal por la misma exploración y la necesidad de probar cosas.

En cuanto a los adultos jóvenes, la Epistaxis tiene su etiología en la producción de traumas, bien sea por accidentes en los que se generan un traumatismo, impacto por juegos o encuentros deportivos, etc. Mientras tanto, la Epistaxis se relaciona con la edad madura de los adultos mediante los tumores y en los ancianos con la hipertensión.

Diagnostico

Para hacer el diagnostico de Epistaxis se puede utilizar desde un rinoscopio, tomografía de senos paranasales, resonancia y si se quiere  un diagnostico con imágenes para que quede objetivamente gravado en un video un nasofibroscopio. El flexible, com pare de las herramientas para elaborar el diagnostico, permite una evaluación apropiada y el telescopio rígido que permite indicar el tratamiento.

parte de la Instrumentación para diagnosticar epistaxis

Para inspeccionar la cavidad nasal se utiliza el rinoscopio con la parte más anterior pero lo ideal es llegar hasta revisar los meatos y e inspeccionar las zonas potencialmente sangrantes para aplicar la cauterización en el mismo consultorio. Si se trata de un pediátrico o un adulto mayor con otras comorbilidades que no pueda colaborar en consultorio entonces se hace en sala.

Diagnostico diferencial

Cuando se requiere hacer un diagnóstico diferencial, el médico especialista debe estar frente a un paciente al que no se le haya localizado el punto de sangrado, es decir, de donde proviene la sangre, hemoptisis o hematemesis. En estos casos se deben practicar métodos en laboratorios para determinar el PH del sangrado, conocer la coloración que arroja la sangre que determine información importante que manifieste si es de origen pulmonar o gástrico.

Epistaxis y diagnostico

Medidas

Como medias generales se debe garantizar que el paciente se ubique en posición vertical para asegurar la permeabilidad de la vía aérea y protegerla. En algunas literaturas mencionan la efectividad de colocar una bolsa de hielo detrás del cuello y sobre todo la flexión del mentón en la parte más exterior del tórax anterior para disminuir el retorno de la sangre y disminuir el sangrado. Se recomienda sentarse e inclinarse levemente hacia adelante, respirar por la boca y ocluirse la parte más discal de las fosas nasales que sea más frecuente el sangrado y mantener la calma

No comprimir la parte superior, y calmarse, que no ingiera la sangre, que la bote para cuantificar la cantidad que se pierde. Revisar las medidas generales como presión arterial, en centros especializados se le pide hemoglobina, reporte plaquetario así no se sospeche que la perdida sea moderada o severa, controlar la presión con hipertensivo.

Epistaxis y posición correcta

Si se consiguen algunos resultados alterados se deben utilizar el plasma fresco congelado o concentrado de plaquetas. Lo más importante es eliminar los coágulos de las fosas nasales, porque no permite ver el problema y el paciente sigue sangrando. Inspeccionar la cavidad nasal con rinoscopia anterior o endoscopia. En el área de Kiesselbach se puede dar el sangrado leve y allí se puede aplicar la cauterización química y si es masiva se tendría de poner en práctica el taponamiento nasal anterior bilateral o con balón.

Para ello se colocan mechas nasales impregnadas con vaso constructor en capas de ambas cantidades nasales.

También se puede utilizar la sonda de foley para hacer el taponamiento posterior, se ancla la mecha en la fosa nasal. Si es el área posterior se usa la sonda pero si se trata de un paciente con desviación septal el tratamiento quirúrgico local será lo ideal.

En la misma inspección se puede realizar por endoscopía anterior, que son dispositivos que se tienen el mercado que son materiales que ante la humedad se dilatan y provocan una presión para realizar la vasoconstrucción a nivel nasal y se tiene otros con balón, igualmente para realizar con presión de áreas sangrantes.

La higiene nasal también es un tema importante en casos de Epistaxis tanto en niños como en adultos.

Complicaciones

Las complicaciones que se pueden presentar cuando se practica un taponamiento nasal de varios días de colocación o uno que no se haya }realizado en la perfección adecuada es que el paciente tenga mucha epífora, así como sinequias intranasales cuando se ha lacerado mucosas que se encuentran en contacto y necrosis tisular por compresión.

Se habla de que luego de dos horas de la compresión y necrosando la columela puede llegar a ser persistente.

En cuanto al taponamiento anterior y posterior, se pueden presentan una complicación con una obstrucción ostio meatal, con una disfunción tubaria, ocasionando dolor y edema del paladar, problemas para pasar alimentos, apnea, necrosis, hipoventilación o hipoxia cerebral, etc.

Un paciente con un taponamiento nasal debe estar cubierto con antibióticos, de preferencia endovenosos.

Epistaxis: Lugares comunes

Los lugares en los que comúnmente aparecen los Epistaxis son en los cornetes inferiores, septum posterior, cornete medio, plexo de Kisselbach o en el vestíbulo nasal.

vestibulo nasal

Epistaxis en niños

Cuando se presenta una Epistaxis en un niño, la persona que se encuentre cerca de inmediato debe actuar presionando la nariz, pero una presión con algo de fuerza y evitar en lo posible recostarlo posición boca arriba porque el niño se tragará la sangre. Por lo general, en menos de cinco minutos se detiene el sangrado, pero luego de ese tiempo continua el sangrado entonces el niño debe acudir a emergencia para un taponamiento.

Primeros auxilios en caso de Epistaxis

En caso de presentarse un sangrado nasal o una Epistaxis en un adulto o en un niño, en primer lugar, como acción primaria mientras se toma la decisión de acudir a un médico, la persona que se encuentre cerca debe mantenerlo en posición que continúe el goteo evitando de todas formas que se recueste para que no se trague los líquidos y a su vez puede preparar una solución salina para practicarle un lavado que le refresque la zona

En estos casos, podría colocarle al niño un tratamiento con base en solución salina que ayude a hidratar la mucosa y evitar la resequedad. Es importante que las personas sepan lo peligroso que podría llegar a ser adquirir productos descongestionantes de venta libre y su uso indiscriminado y sin supervisión o indicación médica. Esto podría acarrear consecuencias graves y generar nuevas patologías, como por ejemplo una Rinitis medicamentosa.

gotas nasales

Esto propicia a que se tenga mucho más irritada la mucosa y generar mayor cantidad de sangrado. El cuidado en el uso de este producto radica en el tiempo que se prolongue, es decir, no debe pasar de tres días aproximadamente. Por lo general el efecto es bueno y normalmente no se exceden en la dosis pero el medicamento no debe pasar del tiempo indicado porque causa un rebote en la mucosa.

Otra recomendación también bastante válida, natural y refrescante es la infusión con eucalipto. Este tipo de prácticas se vienen haciendo desde hace muchos años, en donde la medicina convencional a veces no era accesible en ciertas regiones y localidades y las abuelas de las familias optaban por sembrar plantas específicas para darle un uso medicinal en procura de proporcionarle bienestar a su núcleo familiar.

Ponían a hervir un tazón de agua y le colocaban una rama de eucalipto y tapaban para lograr que la calentura hiciera su efecto en las hojas y comenzara a emanar el divino aroma que a su vez tenía las propiedades descongestionantes naturales para la persona afectada.

Como parte del tratamiento también es importante que la persona se mantenga abrigada si su localidad está en épocas de invierto para evitar que el frío reseque la mucosa y le ocasiones estos inconvenientes y de igual forma en primavera evitar exponerse al polvo y polen propio de las flores que también podrían generar cierta piquiña en la nariz o algún tipo de alergia que incite a la persona a rascarse con frecuencia y por ende si se trata de alguien que posee un plexo kisselbach muy sensible podría generar el sangrado por la fricción de tanto tocarse la nariz.

rascarse la nariz propicia a un Epistaxis

Tratamiento

El manejo básico o tratamiento que se debe poner en práctica una vez que un paciente acude con una Epistaxis al médico, en primer lugar, incluye evaluar, calmar e informar al paciente y consultarle acerca de sus antecedentes. Es de considerar que la mayor cantidad de personas con este tipo de incidentes son adultas mayores o niños que deben estar en presencia de sus familiares y acompañantes y que a su vez es poco lo que puedan cooperar en las medidas que se deben llevar a cabo.

En segundo lugar se debe mantener las constantes vitales en rangos normales de tratarse de adultos mayores, manteniendo la tensión arterial por debajo de 140 ml de sistolica y 90 milímetros de diastólica. No se debe olvidar además que estas personas están en tratamiento de antocoagulantes y esto dificulta la coagulación y el control natural dela Epistaxis.

Ya entrando en el aspecto práctico es importante en primer lugar retirar los coágulos que se encuentren en las fosas nasales, bien sea pidiéndole que se suene la nariz o aspirado con un aparato especial. Es fundamental al llevar a cabo el taponamiento la anestesia y el taponamiento.

Si se tiene que realizar el taponamiento nasal se debe intentar el menor taponamiento capaz de controlar los síntomas y el sangrado del paciente.

 

Cuando el paciente llega a consulta o a emergencia llega acompañado por sus familiares con la cara y la ropa llenas de sangre y con un estado de ansiedad que va a dificultar tanto el interrogatorio como las medidas que se deben llevar a cabo. Una vez calmado el paciente debe preguntarsele cuanto sangró, por cuánto tiempo, por cuál lado empezó a sangrar, qué medicamentos toma, qué intervención tuvo recientemente, si posee un traumatismo nasal y enfermedades hereditarias.

En cuanto al control de las constantes se va a intentar mantener la presión arterial por debajo de 140ml de sistólica y 90 de diastólica, esto se conseguirá administrando captopril de forma sublingual en intervalos de 30 minutos hasta captar la tensión arterial deseada. Es de vital importancia mantener el nivel de coagulación en niveles normales en INR entre 12 y 13.

Poniendo un ejemplo de un caso de un paciente de edad avanzada que llega a consulta y en la zona de exploración se le pide que se suene la nariz para retirar los coágulos fosa por fosa, resulta una acción  fundamental para que el taponamiento sea efectivo. Si no se logra la cooperación del paciente se puede realizar la retirada de los coágulos con una sola respiración.

Cuando ya se haya retirado todo, se procede a colocar un algodón empapado, anestesia con vaso construcción en las fosas nasales. Esto provocará tanto el control local del Epistaxis como una buena anestesia para que el taponamiento sea lo menos dolorosa posible.

Tras la colocación del algodón se hace la presión externa sobre la nariz durante diez minutos con la cabeza ligeramente inclinada hacia adelante en oposición semiflexionada. A los diez minutos se retira el algodón y se ve si se puede localizar el punto sangrante. En caso de que así sea se intenta cauterizar el vaso con barras de nitrato de plata.

taponamiento

Es importante realizar la cauterización concentrica del vaso en la nariz para evitar que se produzca un nuevo sangrado al intentar cauterizar el vaso. En caso de que no sea posible cauterizar el vaso se lleva  cabo el taponamiento nasal, que siempre será el menor necesario para controlar los síntomas del paciente.

Se dispone de distintos materiales para realizar el taponamiento. En caso de optar por un taponamiento de tipo merocel es importante recordar cuál debe ser la dirección correcta para su colocación y marcar que la dirección debe ser paralela al suelo del paladar ya que esa es la dirección que lleva la fosa nasal y no en dirección al techo de la fosa, que es incorrecta.

taponamiento para Epistaxis

Existen distintos tipos de taponamiento que deben ser retiraros a los 48 horas, como dispositivos tipo paleta o gasa de borde empapada en vaselina y taponamientos de sustancias re absorbibles que no tienen porque ser retirados.

Esto cobra especial importancia en pacientes con la enfermedad de rendu osler, e los que no debería retirar el taponamiento.

Cuando se debe derivar los pacientes para valoración, en primer lugar cuando no se logre controlar la Epistaxis , objetivarlos al lado posterior a través de la rinofaringe, en segundo lugar cando existan alteraciones anatómicas que no permitan la colocación del taponamiento, tales como desviaciones septales, etc.

Se debe buscar ayuda de un especialista cuando existan alteraciones hematológicas severas o discrasias sanguíneas que impidan la normal coagulación de la sangre, en el caso de la  enfermedad de rendu osler o cuanto sea de circunstancia tumoral conocida o sospecha de ella.

 

Es importante informar al paciente acerca de los efectos secundarios que tendrán lugar después de un taponamiento. En primer lugar informar que es normal un ligero sangrado, incluso puede fluir algo de sangre en el ojo por ocupación de la zona del conducto lagrimal. Se puede tomar un analgésico como paracetamol y es conveniente que durante las siguiente 48 horas siga una dieta blanda y preferentemente fría.

Es fundamental que evite hacer maniobra bruscas, esfuerzos físicos, bajar la cabeza por debajo del nivel del corazón, debe evitarse el consumo de alcohol y tabaco y si se tiene que sonarse debe hacerlo con la boca abierta.

Cuando se vaya acostar es conveniente que tenga una posición semiincorporada. Esto le ayuda a respirar mejor y a disminuir los riesgos de un nuevo sangrado.

Calmar al paciente es fundamental, tanto para interrogarlo acerca de las causas que originaron la Epistaxis como para facilitar su colaboración cuando se tenga que aplicar el taponamiento. También se debe controlar la presión arterial y las alteraciones de la coagulación que harán que el taponamiento sea efectivo. Es fundamental retirar los coágulos de las fosas nasales y aplicar una correcta anestesia de vaso – construcción nasal. Con todo esto se conseguirá un alto porcentaje de control local de la Epistaxis.

bajar presión arterial ante pasos de Epistaxis

Si finalmente se debe realizar el taponamiento se utilizará siempre el menor tapón posible que logre controlar la Epistaxis en el paciente.

Tratamiento de urgencia

En un paciente que llega a una sala de emergencia presentando una Epistaxis nasal en un servicio de urgencia se le practica una anamnesis, así el citado taponamiento anterior, se le dan las recomendaciones, se le avisa al otorrino y se le realizan pruebas complementarias.

La anamnesis es un método que va a permitirle al especialista determinar el tratamiento indicado para el caso que se tiene enfrente. Cuando la situación está controlada es cuando se realiza el interrogatorio, aquí se incluyen preguntas de antecedentes tanto personales como familiares de sangrado, se indaga referente a los acontecimientos de traumatismos, golpes, impacto fuerte, el consumo de fármacos anticoagulantes y antiagregantes, si se tienen parientes con enfermedades sistémicas, hipertensión arterial, renal, infecciones crónicas, vasculopatías de algún tipo y hemopatías o trastornos de la coagulación.

toma de notas para el historial del paciente

Cuando se procede al taponamiento nasal anterior generalmente se verá si es Epistaxis anterior o una Epistaxis difusa donde no se vea el punto sangrado. Se hace el procedimiento de varias maneras; con una gasa impregnada con pomada antibiótica, usando también algodón y se puede usar también el preparado merocel.

El taponamiento nasal anterior con la gasa impregnada se hace de arriba hacia abajo de la manera más suave para evitar dolencias al paciente, cuyo estado de ánimo no debe ser el más ideal para hacerle un procedimiento en el que minutos antes perdió tanta sangre y los nervios lo tensionan y lo predisponen ante cualquier circunstancia.

El merocel, es un material esponjoso comprimido que se expande y se adapta en la fosa nasal al inyectar suero  con una aguja intramuscular, comprime el punto de sangrado.

Posteriormente a este procedimiento, se le indica al paciente el reposo correspondiente, que duerma con la cabeza elevada y que tenga una alimentación con productos frescos o fríos. En algunas ocasiones se recomienda amoxicilina y el paracetamol y al especialista se le avisa cuando se trate de una Epistaxis amenazante y no controlable, encaso de que se tenga que realizar un taponamiento posterior y si en última instancia se requiere hacer una embolización y ligamento arterial.

En algunos casos a veces no se hace necesario realizar exploraciones complementarias, pero lo que sí podría entrar en la lista de procedimientos es un hemograma que va a arrojar la cantidad de hemoglobina perdida, así como una prueba bioquímica para ver la creatinina y determinar si tiene enfermedades crónicas en donde se hacen pruebas de coagulación que muestra algún tipo de alteraciones en este aspecto.

Bigotera

Algunos médicos especialistas luego de practicar una intervención quirúrgica en caso de Epistaxis para corregir la anomalía que ocasiona el sangrado, o simplemente después de insertar el taponamiento, optan por colocar una bigotera.

bigotera para Epistaxis

Una bigotera consiste en juntar un par de gasas dobladas en cuatro que se fijan en la salida de las fosas nasales con un esparadrapo o bien pudiera fijarlo a la mejilla. Tiene dos funciones principales; la primera es evitar una extrusión del taponamiento. Resulta difícil y un tanto complicado retirar el merocel, en un procedimiento de taponamiento, por lo que una gasa orillada es una opción viable que se retira sin complicaciones.

La segunda función que ofrece la bigotera es empapar los restos hemáticos, esto quiere decir que se debe instruir al paciente de que esta técnica de la bigotera se va a manchar y va a necesitar ser cambiada cada dos o tres horas.

En ocasiones es común que el paciente regrese a la consulta porque ha manchado las gasas, por ello se necesita comunicarle lo que podría pasar y se evalúa si efectivamente se presenta un sangrado activo, la faringe y se le cambia por una bigotera limpia.

En el lugar de residencia es importante que el paciente siga unas recomendaciones, entre ellas, que el paciente de Epistaxis debe mantener reposo, no absoluto estrictamente, pero un cierto reposo relativo. Además la cabecera de la cama debe estar a 45 grados, que se coloque dos almohadas, la dieta debe ser fría como bien se ha explicado anteriormente, y si tiene dolor no debe tomar aspirinas, no debe ingerir bebidas alcohólicas, no debe hacer peso, y si consume anti coagulantes debe suspenderlos.

colocar bigotera luego del taponamiento

El taponamiento se va a mantener dos o cuatro días, en función de la cantidad de la Epistaxis o si ya presentaba Epistaxis de repetición los días previos que se considere que debe mantenerse más de esos días. Mas de 48 horas es recomendable pautar un tratamiento antibiótico por vía oral, de igual forma analgesia.

Epistaxis en niños

La mayoría de las personas cuando se presenta una Epistaxis en niños se alarma con el episodio, pierde concentración y no sabe qué hacer en un momento que pareciera traumático por lo poco común de ver a  un pequeño gotear sangre de esa manera, y es una reacción normal, obviamente al no saber cómo ayudar en ese preciso momento.

Los médicos especialistas cuentan siempre que a las emergencias llegan estos casos y la primera acción que hacen los padres es colocar al niño con la mirada hacia el cielo con la intención de parar el sangrado mientras buscan ayuda, y es un error, según los testimonios. Cuando esto pasa en un niño o en un adulto, la recomendación principal es dejar que corra el sangrado y colocarlo de manera con la mirada hacia abajo.

Epistaxis en niños

Al colocar al niño en posición contraria lo que acarrea esta acción es que se trague la sangre, se inflama el estómago, provoca vómitos, complica la condición por las vías respiratorias creando un escenario poco agradable y bastante alarmante al observar el vómito con la sangre sobre el niño o en su entorno. Esto a su vez afecta también la parte emocional o psicológica, que posteriormente afecta la intervención de un especialista si el pequeño se bloquea por dantesco episodio que vivió.

No sería tan grave lo que ocurre en el aspecto de la salud como aparenta, porque la mayoría de las veces se trata de un problema simple, pero como se sabe, la sangre es bastante escandalosa y crea alarma, pero sí podría traer consecuencias seria de no atenderse oportunamente.

Es por esto que es importante que los familiares, padres y representantes tengan el conocimiento básico para atender de forma inmediata un sagrado de nariz en niños y lo más importante es instruir al pequeño para que sepa cómo actuar y pueda cooperar para ayudar a sus colaboradores.

Es importante recordar que el sangrado en esta parte del cuerpo aparece cuando se seca la mucosa nasal y si el niño se expone a un cambio de temperatura o se encuentra en una zona extremadamente fría y se suena la nariz o se rasca genera una alteración en los vasos superficiales que se ubican en la pared que tapiza la mucosa nasal y comience a drenar pro la herida ocasionada. Estos vasos son extremadamente delgados y un niño que se rasca y se saca una costra genera la Epistaxis.

Podemos poner un ejemplo de una fosa nasal y hacer un recorrido interno para comprender cómo sucede este episodio del sangrado. Una fosa nasal está tapizada por vasos y su color es un rosado suave característico de cualquier tejido blando de los órganos del cuerpo. Cuando hay vasos superficiales en esta zona interna se pueden observar con facilidad que cuando hay un clima frío o ejerce presión con un rascado agresivo, o simplemente recibe un golpe por cualquier circunstancia entonces se produce la ruptura de los vasos.

Todo esto encierra la posibilidad de que la primera causa de un sangrado nasal o de la Epistaxis son los traumas, y habría que preguntare qué niño en su etapa de desarrollo normal no ha recibido un pelotazo en la nariz, se ha caído por correr en sus actividades lúdicas, se ha golpeado por algún choque con objetos en su caja por distracción, etc.

 

Además de esto también se pueden mencionar la producción de estornudos frecuentes o en serie cuando perciben olores fuertes de productos de limpieza cuando sus padres hacen el aseo en el lugar de residencia, con el ácido muriático por ejemplo o algún desinfectante.

En niños, una causa también como forma de presentación es la leucemia con sangrado no solo por la nariz, sino sangrado por las encías por trastornos en la coagulación y no se puede descartar la posibilidad por el cáncer en la sangre. Otra causa es la hemofilia o antecedentes en donde la enfermedad ocasiona falla en un factor de toda un cascada que hace que la sangre no coagule, por ejemplo tumores.

Presión adecuada detiene el sangrado

Es necesario que el niño en un episodio de Epistaxis mantenga la cabeza vertical y evitar posicionarla hacia atrás para que no trague la sangre, y evitar meterse algodones comunes a la nariz por intentar parar el sangrado, pues para ello el otorrino cuando lo atienda utilizará los materiales adecuados para tal fin.

presión adecuada detiene Epistaxis

En los niños, la presión de la nariz se hace justo donde termina el hueso nasal; la persona debe identificar el área y ejercer la debida presión sin soltar entre siete y diez minutos y la inmensa mayoría del sangrado se detiene.

No es normal el sangrado nasal

En los colegios, instituciones escolares o escuelas de cualquier sector es común ver a niños que presentan un sangrado nasal y entre los grupos ya estos escenarios se hacen naturales o normales e inclusive algunos niños por bromear y hacer jocoso un momento de ocio se estimulan el proceso y ocasionan de forma voluntaria la Epistaxis sin saber las través consecuencias que esto con el tiempo les ocasiona.

Algunos testimonios de doctores especialistas cuentan inclusive que hasta jóvenes ya entrando a etapa adulta hacen comentarios al respecto como algo natural al que ya se han acostumbrado por la frecuencia con la que se les presenta sin ver más allá de ese acontecimiento que repercute de forma negativa en su salud.

Hipertensión y Epistaxis

Esta condición no es vista con la gravedad que corresponde en este tipo de personas, que son las que la sufren de primera mano y resulta, que, según las explicaciones  que se han dado hasta ahora y los argumentos en materia de medicina que aportan los otorrinos, la Epistaxis se genera por un causas tanto benignas como malignas y allí es donde radica la importancia de una investigación y un interrogatorio exhaustivo al paciente y sus familiares para llegar a la raíz del asunto.

La presión arterial es una causa bastante frecuente de sangrado en personas de la tercera edad, personas con picos de presión arterial que ha producido que los vasos se llenen de arteroesclerosis y se conviertan en frágiles y en momentos en que se sabe la presión se rompe la arteria dentro de la nariz y eso genera el sangrado.

Los sangrados nasales por hipertensión son sangrados que son especiales porque a veces dan otros problemas de sangrado en ciertas áreas de la nariz que son preocupantes y de difícil acceso. Más del 90% del sangrado se producen en la parte de adelante de la nariz y el otro 10% se produce en la parte de atrás o de arriba. La diferencia radica en que la parte de adelante es mucho más accesible y son sangrados que se ven fácilmente y manejados sin problemas.

Epistaxis y la presión alta

Los sangrados de la parte de atrás y de arriba se vuelven más complicados porque tienen que ver con arterias de mayor calibre y que se encuentran metidos en los senos paranasales y tienden a ser más difíciles para acceder a nivel de consultorio.

Cuando se tiene sangrado por hipertensión arterial muy frecuentemente se tiene sangrado de atrás o de la parte de arriba de la nariz, entonces se presenta un sangrado abundante y se genera que el paciente deba acudir a emergencias de inmediato. A su vez el paciente se queja de que la sangre se va por detrás de la garganta, se la traga, siente que le falta el aire, la sangre se expulsa pro los dos lados de la nariz.

Es un episodio bastante aparatoso que se observa en un adulto mayor.

Epistaxis en embarazadas

Un caso bastante particular y que también se presenta con bastante frecuencia es la Epistaxis durante el embarazo. Si bien es cierto que una mujer en período de gestación requiere de cuidados mayores pro su estado delicado de tener dentro de sí un ser humano que traerá al mundo, también es cierto que algunos acontecimientos no tienen que convertirse en un problema y mucho menos afecta la salud del bebe y su buen desarrollo.

https://youtu.be/a0dBmIRGZoA?t=3

En esto casos, la embarazada debe en primer lugar mantener la calma y entender que su cuerpo está siendo sometido a muchísimos cambios precisamente por darle vida a un ser humano que necesita una formación sana y correcta de cada uno de sus órganos y miembros.

La sangre corre con mucha más fuerza y abundancia y si se presenta un acontecimiento en el que se lesione la nariz por cualquier circunstancia, se lastime o se ocasione alguna molestia que irrite los vasos superficiales de la pared nasal, es normal en estos casos que se produzca el sangrado, pero no significa que va a interferir en el embarazo de forma negativa o impactante.

Obviamente la persona debe contactar a su médico de cabecera, pero en primer lugar debe buscar una compresa fría y colocarla en la nariz, en la frente o en la nuca para aliviar un poco el proceso, mantenerse hidratada con bebidas más refrescantes o frías y tal como se ha indicado en la parte de tratamiento o recomendaciones en caso de Epistaxis, la posición que debe adoptar es mantener la cabeza en posición vertical o hacia abajo para que escurra la sangre y evite tragarsela para no ocasionar malestares estomacales o vómitos que a su vez promueven que la persona tenga arcadas y haga fuerza involuntaria.

embarazo y Epistaxis

Finalmente, es importante comentar que el sangrado nasal es un síntoma, es como decir que si duele la cabeza se debe investigar el por qué se origina ese dolor, entonces se necesita saber qué cosas malas pueden pasar luego de un episodio de Epistaxis.

U paciente que esté causando frecuentemente puede generar una anemia, si el sangrado se prolonga , por ejemplo en caso de niños o adultos mayores inclusive se pueden presentar convulsiones que van debilitando el organismo con el tiempo y muchas veces no se percatan que el cansancio frecuente es por las hemorragias continuas durante tanto tiempo.

Cuando el paciente se traga la sangre, esta sangra lleva al tracto gastrointestinal y genera irritación del mismo modo, y comienzan los problemas como gastritis o defecatorios, donde el paciente también tiene tener unas heces negras por la sangre digerida bastante malolientes y puede confundir tanto al paciente como al médico y se puede llegar a creer que se tiene otro tipo de problemas muy alejados de la Epistaxis.

Epistaxis posterior

En resumen, es más común que se presente en un solo lado de la nariz y es la primera pregunta que se tiende hacerle al paciente cuando llega a consulta o a emergencia. Si es muy adelante el sangrado, el flujo corre por una sola fosa, si el punto de sangrado es en la parte posterior entonces la sangre sale por los dos lados y esto porque se comparte y el líquido pasa de un lado al otro.

 

Cuando se dice que el sangrado no es normal en una persona de cualquier edad, debe tratarse el tema de las alergias que sufre y que no estén bien controladas y seguidamente se debe evaluar la misma medicación que se esté administrando para la misma alergia como efecto secundario relativamente frecuente como por ejemplo también el spray o los descongestionantes usados de forma abusiva y sin indicación.

Este tipo de acontecimientos en la nariz de una persona son perfectamente corregibles si se toman las previsiones con tiempo según la condición física de la persona, por ejemplo los niños o los adolescentes que no tengan ninguna otra enfermedad asociada.

(Visited 1.189 times, 1 visits today)

Deja un comentario