Mesotelioma pleural: Qué es, síntomas, tratamiento y más

El mesotelioma pleural es un cáncer maligno ocasionado por un componente químico denominado amianto, suele almacenarse en los pulmones específicamente en la pleura por años, generando luego de pasado el tiempo células malignas que ocasionan el tumor.

mesotelioma pleural

¿Qué es el mesotelioma pleural?

Se entiende como mesotelioma pleural, a un tipo de neoplasia que se genera en el tejido celular que forma parte del recubrimiento exterior de los pulmones y del que se encuentra en la parte interior de las membranas del tórax. Es la clasificación más usual de neoplasia que se relaciona al asbesto, los médicos usualmente utilizan múltiples terapias actualizadas para su tratamiento, los mesotelioma pleural se clasifican según la zona que perjudiquen.

Asimismo, el mesotelioma tiene una duración para generarse de un período de 20 a 55 años, luego de la exposición primaria de la persona al amianto, por la duración de latencia el padecimiento usualmente perjudica a personas de tercera edad. Suele presentarse generalmente en hombres, porque son los que están más expuestos a la industria pesada y de construcción, donde en los años anteriores se produjo la exposición al asbesto.

La sintomatología principal de mesotelioma pleural usualmente indica angina del pecho o deficiencia para respirar, sin embargo puede ser posible que no se manifieste ningún signo clínico en los principios de la patología hasta su desarrollo, la esperanza de vida de los pacientes con este tipo de cáncer es menor de dos años, pero depende de variados factores.

Algunos pacientes tienden a tener más tiempo de vida con tratamiento, si se combinan otros tratamientos como la ciurgía, la quimioterapia o la radioterapia, pueden ayudar a los pacientes a tener un período de duración de vida más amplio, luego de haber sido diagnosticados con mesotelioma pleural.

mesotelioma pleural

Las placas pleurales suelen presentar un riesgo superior de la presencia de cáncer, se caracterizan por ser mínimas áreas de engrosamiento en la pleura, que suelen ser el signo más usual de que una persona estuvo expuesta al asbesto, no suelen ser cancerosas y usualmente no presentan síntomas, pero pueden indicar riesgos elevados de neoplasia.

La irritación de las fibras de amianto puede causar que se acumule un exceso de líquido entre las dos capas de la pleura. Esta afección, llamada derrame pleural, está presente en muchos casos de mesotelioma pleural. Si bien tener un poco de líquido entre las capas pleurales es saludable, demasiado ejerce presión sobre los pulmones, causando dolor en el pecho que empeora cuando tose o respira profundamente.

De igual forma, cuando las áreas grandes de la pleura se ponen rígidas debido a la cicatrización, puede ser difícil y doloroso respirar, el engrosamiento pleural alrededor de ambos pulmones a menudo es un signo de exposición significativa al amianto. Los episodios repetidos de derrame pleural pueden empeorar el engrosamiento pleural a medida que se acumula el tejido cicatricial.

Asimismo, hay existencia de ciertos tipos de clasificaciones variadas para el mesotelioma pleural maligno, que se organizan según la prolongación del cáncer en el cuerpo, en cuatro etapas. Las primeras etapas (I y II), se consideran iniciales, y proporcionan tumores que están localizados, a diferencia de las etapas III y IV que ya clasifican la metástasis del cáncer.

El Grupo Internacional de Mesothelioma, originó un sistema de estadificación que es el que se utiliza a nivel mundial para el mesotelioma pleural, indica una especificación del tumor desde el inicio hasta la metástasis denominado TNM (tumor-nodo-metástasis), que se utiliza de igual manera para indicar otros tipos de cáncer y analizarlos. Se clasifican en:

  • Etapa I, suele tener una duración de 22 a 23 meses, los tumores se encuentran localizados y están normalmente en el recubrimiento del tejido celular pulmonar.
  • Etapa II, puede durar 20 meses y las células malignas se proliferan a ganglios linfáticos adyacentes.
  • Etapa III, puede durar de 17 a 18 meses, es cuando el cáncer ya se diseminó a células cercanas y ganglios linfáticos que se encuentran alejados.
  • Etapa IV, dura de 14 a 15 meses aproximadamente y determina cuando el cáncer ha diseminado a órganos distantes.

El diagnóstico del mesotelioma inicia cuando el doctor analiza la sintomatología del paciente. Los signos clínicos comunes son el dolor en el pecho y la dificultad para respirar, por lo que entre los estudios que se realizan se encuentra la radiografía del tórax, que presenta líquido en los pulmones o algún tipo de tumor en los mismos (Ver artículo: Cáncer de pulmón), por lo que se refiere al paciente al neumólogo, oncólogo o algún hospital general para realizar otro tipo de análisis.

mesotelioma pleural

Los doctores de atención primaria no identifican usualmente el mesotelioma pleural, sino que asocian la sintomatología del paciente a enfermedades como la gripe o la neumonía, que presentan signos clínicos parecidos, cuando se sospecha de neoplasia, se puede confundir el mesotelioma pleural con el cáncer de pulmón, por lo que los médicos no sospechan de mesotelioma, a menos que el paciente le informe al médico que estuvo expuesto al asbesto.

Los especialistas deben usar exploraciones de imágenes avanzadas, análisis de sangre y biopsias de tejidos para verificar la existencia del mesotelioma pleural. Además de identificar el cáncer, determinar la etapa del cáncer y el tipo de célula es vital para crear un plan de tratamiento efectivo.

De igual forma, los mesoteliomas malignos han asumido una importancia en la literatura médica y no relacionada a su incidencia en la población estadounidense, principalmente debido a la asociación conocida del mesotelioma pleural con la exposición al amianto, los datos del registro de tumores de Connecticut en América sugieren que este tumor está aumentando en incidencia.

Con base en las exposiciones entre 1940 y aproximadamente 1970, cuando las precauciones industriales se instituyeron por primera vez, los epidemiólogos estiman que el número de casos nuevos de mesotelioma alcanzará su pico en la década de 1990 y que el mesotelioma se volverá menos común.

mesotelioma pleural

Estos modelos generalmente asumen que las exposiciones al amianto después de 1970 serán insignificantes. Si bien los niveles industriales que hoy son legales casi con toda seguridad evitarán el desarrollo de asbestosis grave en la mayoría de los trabajadores, desafortunadamente no se ha documentado un umbral de exposición por debajo del cual no exista riesgo de mesotelioma. El asbesto se sigue utilizando en losetas para pisos y cielorrasos, en forros de frenos para automóviles y en una variedad de otros productos.

En la actualidad, los trabajadores de la construcción que mantienen o eliminan el asbesto constituyen uno de varios grupos con exposición continua. El diagnóstico de un mesotelioma pleural maligno no es difícil siempre que los médicos que atienden a un paciente así consideren mesotelioma en el diagnóstico diferencial.

Los pacientes presentan dolor torácico o dificultad para respirar, o ambos, y la radiografía de tórax inicial muestra a menudo un gran derrame pleural unilateral, el tumor permanece característicamente localizado hasta el final de su evolución, y por lo tanto, rara vez se requiere un tratamiento extenso en el momento del diagnóstico.

En general, se requiere una gran pieza de tejido obtenida mediante una biopsia abierta para un diagnóstico histológico adecuado. Los enfoques de investigación incluyen tomar numerosas biopsias con aguja con muestras enviadas para microscopía electrónica, así como para tinción de inmunoperoxidasa para queratina y CEA. El tratamiento de esta enfermedad sigue siendo insatisfactorio.

Sin embargo, los pacientes ocasionales han permanecido libres de enfermedad por períodos superiores a 5 años después del tratamiento intensivo. La conclusión de que el mesotelioma es intratable es claramente insostenible ya que varios investigadores han informado sobre la paliación y una tasa de respuesta del 30% a diversos regímenes quimioterapéuticos.

Mesotelioma pleural benigno

A diferencia de los cánceres relacionados con el amianto, incluido el mesotelioma maligno, la forma benigna no es cancerosa y no es el resultado de la exposición al amianto. Mientras que el tipo maligno tiende a aparecer 20-50 años después de la exposición al asbesto, el mesotelioma benigno puede ocurrir a cualquier edad.

Hay varios tipos de mesotelioma benigno, y cada uno es más raro que el mesotelioma maligno. El mesotelioma peritoneal de variados qusites benigno, por ejemplo, tiene solo 153 casos que se han especificado en la historia médica, el mesotelioma papilar bien diferenciado, otro tipo benigno, tiene menos de 60 casos documentados.

En contraste con el mesotelioma maligno, que tiene una tasa de mortalidad extremadamente alta, es posible un tratamiento efectivo y una recuperación total para la mayoría de las personas que son diagnosticadas con mesotelioma benigno. Sin embargo, ha habido casos de recurrencia del tumor y, a veces, la recaída es maligna. Por esta razón, los médicos generalmente continúan monitoreando a los pacientes para detectar nuevos tumores.

Diferencias entre el benigno y el maligno

Los tumores se forman cuando las células previamente sanas comienzan una división rápida y forman un bulto sólido de células. Es importante tener en cuenta que los tumores benignos no son cancerosos. El término “cáncer” solo se refiere a tumores malignos.

Las principales diferencias entre los tumores benignos y malignos son que los tumores benignos no invaden los tejidos cercanos y no se diseminan a otras partes del cuerpo. Por esta razón, el mesotelioma benigno es mucho menos grave que el mesotelioma maligno, aunque las complicaciones y la incomodidad aún pueden surgir de los tumores benignos.

Estos tumores pueden crecer lo suficiente como para tener un impacto negativo en los tejidos y órganos que los rodean. Por ejemplo, los tumores fibrosos pleurales benignos en el revestimiento del pulmón pueden causar acumulación de líquido y pueden causar efectos secundarios más graves, como un nivel bajo de azúcar en la sangre, que rara vez puede causar convulsiones o coma.

mesotelioma pleural

Usualmente, los signos clínicos del mesotelioma benigno son bastante similares a los síntomas del mesotelioma maligno. La mayoría de las personas con mesotelioma benigno de la pleura (membranas pulmonares) experimenta disnea, angina de pecho y una tos crónica. Las personas con mesotelioma maligno experimentan los mismos síntomas, pero comúnmente muestran síntomas adicionales, como fiebre, sudores nocturnos y pérdida de peso.

Existen varios tipos de mesotelioma benigno, diferenciados por características celulares. A diferencia de la versión maligna, estos tumores benignos son bastante simples de tratar y el pronóstico suele ser bueno. Los siguientes son tipos de tumores benignos:

  • Mesotelioma peritoneal multiquístico benigno (BMPM), ocurre en la cavidad peritoneal (con mayor frecuencia en la pelvis). Generalmente ocurre en mujeres jóvenes y de mediana edad, aunque también puede desarrollarse en hombres y niños, los síntomas incluyen dolor abdominal e hinchazón.
  • Mesotelioma papilar bien diferenciado (WDPM), suele ser benigno, pero se han registrado algunos casos de células malignas mezcladas con benignas, la mayoría de los casos ocurren en el peritoneo (en la parte baja del abdomen) de mujeres de 32 a 42 años de edad. También puede ocurrir en el pericardio (saco cardíaco), pleura y túnica vaginal (recubrimiento de los testículos), los síntomas incluyen dolor y  botes (por hacinamiento de líquido).
  • Tumor Adenomatoide (AT),  más comúnmente afecta la túnica vaginal y la pared del útero.
  • Tumor fibroso localizado (LFT), perjudica la parte posterior del tejido celular mesotelial en la pleura, aunque también puede ocurrir en el pericardio, la túnica vaginal y la cavidad baja del abdomen.

Alrededor del 50 por ciento de los pacientes no experimentan síntomas, pero cuando se manifiestan los síntomas, que incluyen tos crónica, dolor y falta de aliento. En la mayoría de los casos de mesotelioma benigno, el único método necesario para erradicar, es una cirugía para extirpar el tumor.

A diferencia del mesotelioma maligno, ya que no amerita un tratamiento específico con seguimiento como la quimioterapia, porque el tumor no es cancerígeno y no ha hecho metástasis, si hay ciertos casos en los cuales hay que regular y tenerle seguimiento al paciente, para evitar que se regenere.

Debido a que aproximadamente el 75 por ciento de las personas con mesotelioma benigno desarrollan tumores en el pulmón, comúnmente se realiza un procedimiento quirúrgico llamado toracotomía. La naturaleza exacta del procedimiento depende del tamaño y la ubicación del tumor. La toracotomía puede implicar la extirpación de un segmento del pulmón, un lóbulo o incluso todo el pulmón, sin embargo, la extirpación de todo el pulmón es muy rara en casos benignos.

mesotelioma pleural

Aunque el mesotelioma benigno en sí mismo es una enfermedad relativamente inofensiva, se pueden desarrollar complicaciones después de la cirugía. El efecto secundario más común de la cirugía es el derrame pleural, una acumulación de líquido en los espacios pleurales que ejerce presión sobre los pulmones y el corazón. Los pacientes suelen tener un drenaje torácico durante los primeros días después de la cirugía para eliminar el exceso de líquido y evitar el derrame.

En el mismo orden de ideas, diagnosticar mesotelioma lleva mucho tiempo, al igual que es ampliamente hablado y publicitado, todavía sigue siendo una condición rara, incluso si los pacientes tienen síntomas de mesotelioma, es posible que se necesiten varias visitas a un médico de atención primaria para sospechar del mismo. Varios problemas retrasan el diagnóstico de mesotelioma pleural, incluidos los síntomas inespecíficos y un largo período de latencia.

Debido a que la detección temprana del cáncer es tan importante, los estudios recientes de mesotelioma se han centrado en descubrir herramientas y procedimientos de diagnóstico más precisos, como biomarcadores de mesotelioma y análisis de sangre, que pueden detectar la presencia de mesotelioma al inicio del proceso de diagnóstico.

El diagnóstico de mesotelioma puede ser un desafío para los pacientes y los médicos por igual. El estudio de diagnóstico para el mesotelioma es diferente para cada paciente, pero por lo general incluye un historial médico detallado y un examen físico, varios estudios por imágenes, análisis de sangre y biopsias.

El mesotelioma se diagnostica mediante tres tipos de pruebas: estudios por imágenes, análisis de sangre y biopsias de tejidos. Los médicos generalmente comenzarán con estudios de imágenes, ya que son los menos invasivos, y realizarán un seguimiento con exámenes adicionales si están justificados y si un paciente está lo suficientemente sano para procedimientos más invasivos.

mesotelioma pleural

¿Cuáles son sus síntomas?

Los  signos clínicos más usuales del mesotelioma pleural suelen ser deficiencia respiratoria, angina del pecho, tos persistente o rasposa, tos con sangre y dificultad para tragar. Los pacientes muy pocas veces manifiestan  pérdida de peso y cansancio en la consulta médica, pero estos síntomas pueden mostrar si el cáncer está avanzado. Algunos pacientes desarrollan hinchazón de la cara o los brazos, dolor de espalda o dolor ne los nervios.

Para muchas personas, los síntomas del mesotelioma no se notan hasta que el cáncer se encuentra en una etapa posterior. También puede presentarse el fácil cansancio con alguna actividad física, respiración dolorosa, tos seca crónica,  broncoespasmo, sudoración nocturna,  y bultos en la piel específicamente en el pecho.

¿Cuáles son sus causas?

El asbesto ocasiona mesotelioma pleural maligno décadas después de que una persona inhala polvo de amianto. Las fibras parecidas a agujas del mineral se alojan en los pulmones y gradualmente migran al revestimiento pleural. Se puede formar una placa que se origina en el revestimiento pleural de los pulmones, ya que durante un tiempo posterior pasado, las fibras de asbesto que se encuentran en los pulmones, ocasionan irritación o hinchazón crónica, además de cambios en los tejidos celulares, que se transforman en células malignas.

Este tipo de tejido celular se reproduce de manera rápida e incontrolable, pudiendo perjudicar a los órganos que rodean el órgano, dos membranas son parte del recubrimiento de la pleura. La capa exterior rodea el interior de la cavidad del tórax (específicamente el pecho), y la interna recubre los pulmones, un tumor maligno puede desarrollarse en cualquier capa y propagarse rápidamente a la otra capa. A medida que los tumores se desarrollan en la superficie pleural, crecen para formar una masa alrededor del pulmón afectado

mesotelioma pleural

Tratamiento

Los médicos investigadores se encuentran investigando tecnologías para tratar a los pacientes que tienen mesotelioma pleural, sin embargo mientras se hacen estudios, se cuenta con los tratamientos principales para tratar el cáncer, entre los más usados o reconocidos destacan la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia.

La evolución del cáncer puede ser citorreductoras o paliativas, los tratamientos que son citorreductores tienen como finalidad actuar en contra de la neoplasia, a diferencia de los otros que se encargan de reducir los signos clínicos mejorando la calidad de vida del paciente. Algunos tratamientos paliativos, pueden ayudar con el desarrollo o crecimiento del tejido celular maligno.

Asímismo, los médicos coinciden en que existen posibilidades acordes de extender la supervivencia que viene de la combinación de distintos tipos de tratamiento, denominándose terapia multimodal. Es necesario un equipo médico que presente un tratamiento de mesotelioma pleural multimodal, un ejemplo de esto es cuando los médicos cirujanos hacen cirugías en contra del cáncer y al mismo tiempo los radiólogos proporcionan radioterapia, para que el cáncer no vuelva a aparecer, mientras los oncólogos se encuentran evitando la metástasis con la quimioterapia.

Cirugía de mesotelioma pleural

La cirugía consiste en un procedimiento citorreductor, que se caracteriza por ser un tipo de tratamiento en pacientes en fases tempranas. Es un tipo de tratamiento común que consiste en extirpar tumores y la pleura que se encuentra dañada, también está otro tipo de cirugía más invasiva, encargada de erradicar la pleura con el tejido celular pulmonar canceroso por completo, además del diafragma y el saco cardíaco.

mesotelioma pleural

Quimioterapia para el mesotelioma pleural

El tratamiento del mesotelioma más usual, es la quimioterapia que suele hacer uso de ciertos fármacos para erradicar la neoplasia y evitar que disemine. Sus avaneces han evolucionado en cuanto a la respuesta que dan los pacientes a este tratamiento, pero las tasas de efectividad siguen siendo bajas generalmente

Radioterapia para el mesotelioma pleural

La radiación que es proporcionada por los médicos, puede erradicar por completo tejido celular canceroso, reduciendo el tamaño de las neoplasias. La radioterapia no suele tratar el mesotelioma pleural, pero puede reducir los signos clínicos como la angina de pecho, además de colaborar con la prevención de la reaparición de células malignas luego de la cirugía.

mesotelioma pleural

Ensayos clínicos para el mesotelioma pleural

Un ensayo clínico es un estudio de investigación para evaluar una nueva estrategia o tecnología de tratamiento. Es posible que pueda recibir una terapia experimental ofreciéndose como voluntario para participar en un ensayo clínico. Las nuevas terapias contra el cáncer están diseñadas para combatir el mismo de manera más efectiva y al mismo tiempo causan menos efectos secundarios para el paciente.

La inmunoterapia ha generado gran entusiasmo en una comunidad de cáncer. Esta clase de medicamentos activa el propio sistema inmunitario del paciente contra su cáncer, los especialistas en mesotelioma están probando varios medicamentos de inmunoterapia que ya han sido aprobados oficialmente para otros tipos de cáncer.

mesotelioma pleural

La terapia génica es una amplia categoría de tratamientos experimentales que implica modificar genéticamente células, bacterias o virus. El primer tratamiento contra el cáncer que involucra terapia génica fue aprobado en 2017, y los investigadores tienen la esperanza de que haya más avances para el futuro.

De igual manera, está la terapia fotodinámica que es un tipo de tratamiento dirigido contra el cáncer. Implica el uso de un medicamento especial para hacer que las células cancerígenas sean sensibles a la luz, y luego usar la energía de la luz para destruir el cáncer. Esto puede mejorar los resultados de la cirugía para el mesotelioma pleural.

Medicina complementaria y alternativa

Algunos pacientes se benefician al combinar terapias complementarias con el tratamiento tradicional contra el cáncer. Por ejemplo, las técnicas de respiración de yoga calman los pulmones y alivian la tensión, mientras que la meditación reduce la ansiedad y la depresión y ayuda a las personas a enfrentar la incertidumbre.

La consejería de salud mental es una terapia efectiva para el estrés psicológico, y unirse a un grupo de apoyo permite a los pacientes conectarse y obtener el apoyo de otras personas que enfrentan cáncer. Además, la acupuntura y la acupresión están clínicamente probadas para aliviar las náuseas y los vómitos causados por los medicamentos de quimioterapia.

mesotelioma pleural

Las terapias nutricionales y las hierbas medicinales pueden promover una recuperación más rápida, mejorar la energía y dar aportes al sistema inmunitario para combatir las infecciones. De igual manera, para evitar interacciones dañinas con los medicamentos, siempre consulte a su equipo médico antes de comenzar cualquier medicina complementaria o alternativa.

Pronóstico del mesotelioma pleural

El pronóstico general del mesotelioma, o el curso esperado y el resultado del padecimiento, es sombrío para la mayoría de los pacientes porque este cáncer es resistente a muchas terapias existentes, predecir con precisión el pronóstico de un individuo es un desafío porque esta enfermedad es compleja y cada persona responde de manera diferente al tratamiento.

El factor más importante en el pronóstico de un mesotelioma es la etapa de la enfermedad en el momento del diagnóstico. Un cáncer en etapa inicial ofrece una mejor posibilidad de supervivencia a largo plazo que un cáncer en etapa tardía.

Los pacientes con buena salud que todavía pueden realizar tareas diarias normales tienden a responder mejor al tratamiento, otro factor importante para la supervivencia, el tipo de célula de los tumores de mesotelioma también influye mucho en el pronóstico.

mesotelioma pleural

Las historias inspiradoras de los sobrevivientes de mesotelioma revelan muchas formas diferentes de enfrentar el desafío del cáncer. Sin embargo, muchos sobrevivientes toman las mismas decisiones básicas para promover su bienestar. Existen ciertas recomendaciones, entre ellas está:

  • Se recomienda buscar formas de vivir más tiempo con el mesotelioma pleural, puede buscar grupos de apoyo.
  • Busque tratamiento de un especialista experimentado en mesotelioma.
  • Mejore su estilo de vida para aumentar tu salud general.
  • Acceda a las últimas terapias a través de un ensayo clínico.
  • Use medicina paliativa y complementaria para mejorar su calidad de vida.

Finalmente, para mejor comprensión del texto te dejo el siguiente vídeo…

(Visited 364 times, 1 visits today)
Categorías Pulmones

Deja un comentario