Aleteo auricular: qué es, causas, síntomas, tratamiento y más

El aleteo auricular es una arritmia que presenta el corazón produciendo trastorno en el ritmo cardíaco la cual afecta el sistema eléctrico y el funcionamiento correcto del órgano cardíaco y sus latidos son de manera rápida y fuertes la cual puede conllevar a la afectación de órganos importantes como el cerebro.

aleteo auricular

Aleteo Auricular

El aleteo auricular, también es conocido en cardiología con el nombre de FLUTTER. Este, es una forma de palpitación o latido cardiaco rápido, cuando se presenta este aleteo se puede observar que las aurículas laten  de doscientos cincuenta (250) a trescientos cincuenta (350) veces por minuto.

Ahora bien, MacWilliam fue quien empleo por primera vez el término aleteo (flutter), para referirse a la respuesta que daban las aurículas ante la estimulación farádica. Sin embargo,  fue Jolly y Ritchie, quienes en 1910, describieron por primera vez y detalladamente el aleteo auricular clínico. (ver articulo: soplos cardiacos)

El aleteo auricular suele producirse por crisis, y el tiempo de duración es mayor que la taquicardia auricular (podrían ser días, semanas y hasta meses). No obstante, cuando el tiempo que se produce este tipo de latido (flutter) se extiende por más de dos o tres semanas se llama aleteo establecido o fijo. También se ha dado casos en que pudiera persistir de manera indefinida si no se combate con medidas terapéuticas adecuadas para ello. Incluso se han llegado a encontrar casos de aleteo auricular crónico.

aleteo auricular

Lewis y colaboradores, en su libro “The Mechanism and Graphic Registration of the Hear Beat”;  señalaron que el aleteo auricular depende de un impulso auricular ectópico, el cual sigue una trayectoria circular alrededor de los orificios de la cava superior e inferior pero con ritmo absolutamente regular de unos 250 a 350 por minutos.

Etiología o causas del Flutter

Se puede decir que la causa del aleteo auricular o flutter es similar a la de la fibrilación auricular. Pero a diferencia de la taquicardia auricular, éste suele acompañar una enfermedad cardiaca orgánica; en un estudio realizado con 104 pacientes con aleteo auricular, se observó, que 103 de ellos sufrían cardiopatías.

Se observa más frecuentemente acompañando  a cardiopatías reumáticas y estenosis mitral, pero también puede acompañar al hipertiroidismo, la enfermedad coronaria y la enfermedad hipertensiva.

Se han realizado diversos estudios donde el aleteo auricular está presente o es comórbido a diferentes cardiopatías a parte de las ya mencionadas, por lo que no podemos determinar una causa única de este tipo de arritmia cardiaca.  Incluso, en 1965, dos investigadores llamados Cipolloni y Marshall descubrieron aleteo auricular crónico en dos hermanos en la segunda década de la vida, con el cuadro clásico del síndrome de Marfan. (ver articulo: fibrilacion ventricular)

aleteo auricular

También,  en casos de enfermedad mediastínicas (enfermedad de la región central de la cavidad torácica entendido entre las dos zonas pleuropulmonares) y durante intervenciones quirúrgicas (también especialmente de la cavidad torácica) puede observarse aleteo auricular. Sin embargo, es necesario destacar que no es raro que aparezca en pacientes sin cardiopatía manifiesta, naturalmente o atribuido a infección respiratoria, tensión nerviosa o física. Así mismo, el aleteo auricular es frecuente en pacientes con fibrilación de las aurículas, mientras se le administra quinidina, no obstante, es importante tener cuidado de interpretar equivocadamente una taquicardia auricular paroxística con bloqueo.

Síntomas y Signos

Los síntomas del aleteo auricular (flutter), son los mismos que se presentan en cualquier taquicardia paroxística súbita; tales como: ansiedad generalizada, la cual puede llevar al paciente  a tener la sensación de sufrir la muerte inminente, debilidad, palpitaciones, vértigo o síncope, y quizás también pudiera llegar a experimentar síntomas y signos de insuficiencia cardiaca congestiva o choque; a saber, disnea y tos por insuficiencia ventricular izquierda.

Es importante mencionar que en la infancia, las taquicardias paroxísticas pueden depender del aleteo auricular y se pueden descubrir de manera accidental, pero ordinariamente se pudiera ver cuando el niño comienza a manifestar negación para tomar alimentos, acompañado de estar inquieto, vómitos,  palidez y, más tarde, presentar cianosis (“coloración azulada de piel y mucosas, por defecto de oxigenación de la sangre”), y su hígado rápidamente aumenta su volumen, también como dijimos antes se pudiera manifestar síntomas de insuficiencia cardiaca congestiva.

aleteo auricular

En el aleteo auricular, la frecuencia cardiaca es alta, y esta frecuencia generalmente se mantiene de manera regular tanto en reposo como durante el ejercicio o estando en cualquier postura. Cuando se realiza la auscultación del corazón, esta permite descubrir un ritmo apical es decir un ritmo con picos de 125 a 160 cuando el bloqueo es de 2:1, que puede ser de 75 o 100  con bloqueos de 4:1 ó 3:1, respectivamente.

No obstante, en ocasiones pudiera producirse un brusco cambio en la frecuencia, de 160 a 80, esto puede ocurrir cuando el bloqueo pasa de 2:1 a 4:1. Por otra parte, la estimulación del seno carotídeo suele aumentar la fuerza del bloqueo, lo cual hace que la frecuencia ventricular se haga más lenta y además delinea netamente las ondas P , cuando estas ondas quedan enmascaradas, la estimulación del seno carotídeo, o la electrocardiografía esofágica son útiles para el diagnóstico de aleteo auricular u otras arritmias. (ver articulo: taquicardia auricular)

Cuando la respuesta ventricular resulta ser irregular y, por consiguiente, los latidos cardiacos también, entonces; el ejercicio físico puede aumentar la frecuencia ventricular y  así originar un grado constante del bloqueo y un ritmo regular.

Cuando se presenta un bloqueo cardiaco intenso en el aleteo auricular, el paciente puede percibir las contracciones auriculares como ruidos netos de tipo “clic”.  Al examinar las venas cervicales, se pueden revelar ondas “a” de contracción auricular que son dos, tres, cuatro o más veces más frecuentes que las ondas apicales (ventriculares). La existencia de estas ondas, también llamadas “de aleteo”, nos aseguran el diagnóstico.

aleteo auricular

Por otra parte, también se pueden presentar signos de una cardiopatía subyacente o de insuficiencia circulatoria asociada. Es de señalar, que la dinámica circulatoria depende básicamente de cualquier enfermedad cardiaca específica. La transformación del aleteo en ritmo sinusal puede causar o puede no causar aumento del gasto cardiaco en reposo.

Aleteo Auricular Típico y Atípico.

Cuando hablamos de Aleteo auricular típico, nos referimos a la arritmia “común” o “frecuente”, es conocido por el hecho de que depende de la estructura anatómica de la aurícula derecha, ya que gira en el plano frontal de la misma en sentido contrario de las agujas del reloj, además de la manera como se representa gráficamente en el estudio electrocardiográfico, caracterizado por tener deflexiones frecuentemente descritas como ondas de tipo negativo en los trazos o derivaciones II, III y AVF.

Pero que en realidad es una ondulación compleja, a la cual sigue un mínimo descenso, que es cuando se considera negativa, pero rápidamente asciende, terminando en una deflexión positiva y posteriormente se enlaza de nuevo con el trazo o ciclo siguiente. Esto se explicara más adelante, cuando tratemos el electrocardiograma.

aleteo auricular

El aleteo auricular atípico es por otra parte, otra forma de aleteo que pudiera ser localizado en la aurícula izquierda, pero que comúnmente se ubica en la aurícula derecha pudiendo no pasar por el istmo cavo-tricuspídeo. Suele ser más rápido y tener mecanismos de taquicardia diversos.

Su morfología pudiera parecerse un tanto al aleteo o flutter típico, sin embargo, es el estudio electrofisiológico el que nos va a definir los mecanismos para la realización de un abordaje terapéutico eficaz. Como mencionamos, el aleteo auricular atípico es de alta frecuencia y se puede considerar como un ritmo transicional entre aleteo auricular y fibrilación auricular. Y aunque estos dos pudieran confundirse presentan diferencias que veremos al final del articulo. (ver articulo: enfermedades del corazon)

Electrocardiografía en el aleteo auricular o Flutter.

Como bien sabemos el electrocardiograma (ECG), nos permite obtener una representación gráfica de la actividad eléctrica cardiaca y los resultados que obtenemos al realizarlo en un paciente que presenta aleteo auricular, son los siguientes: a) presencia de ondas auriculares (300 por minuto), esto sin reposo de la línea isoeléctrica, b) la frecuencia ventricular es variable.

Sin embargo, para entender más la actividad eléctrica del corazón, cuando se presenta el flutter, es importante resaltar, que las ondas P se presentan totalmente regulares en ritmo con frecuencia de 250 a 350 por minuto, no obstante, pudiera verse elevaciones bruscas con descensos más graduales, lo que formarían series características de oscilaciones continuas semejantes a los dientes de una sierra, llamadas ondas F, pero estas no tienen intervalos isoeléctricos netos.

aleteo auricular

No obstante, Prinzmetal, Corday y colaboradores, en su libro; Las Arritmias Auriculares, mencionan, que durante un estudio realizado a 139 casos de aleteo auricular espontáneo, descubrieron intervalos isoeléctricos correspondientes a la diástole auricular. “La forma ondulatoria de las ondas del aleteo se consideró formada por dos componentes, una onda P de despolarización seguida de una onda Ta de repolarización”.

Sus estudios indicaban que las ondas P se podían visualizar mejor en las derivaciones o trazados electrocardiográficos II y III estándar, pero que no se distinguen en la derivación I, esto pudiera tener explicación probablemente porque el trayecto que sigue el impulso ectópico es perpendicular a la dirección de la derivación I.

Mientras que es casi paralelo a la dirección que siguen las derivaciones II y III y también la VF, lo que sugiere que la onda de excitación nace entonces en la porción caudal  de la aurícula; con menor frecuencia se consigue ondas positivas P en las derivaciones I y II indicando así que el foco  ectópico se halla en la porción cefálica de la aurícula.

Por otra parte, la mayoría de las derivaciones precordiales no necesariamente muestras ondas del tipo P separadas; pero, es común verlas de maneras distintas en derivaciones a la derecha del esternón que serían en las V1 y V3R,  por ejemplo, al colocar el electrodo precordial explorador en el tercer espacio intercostal derecho. Es muy necesario obtener esta último trazo o derivación esofágica para estudiar cualquier taquicardia paroxística, principalmente en los casos en que el ritmo ventricular rápido obscurece las ondas P. Y son particularmente útiles para distinguir el aleteo auricular con bloqueo 2:1.

aleteo auricular

Ahora bien, la imagen  electrocardiográfica  presenta el intervalo P-R prolongado, pero resulta difícil de medir en muchos casos. Puede cambiar de un latido a otro, y en especial en caso de que exista grado variable de bloqueo a-v. Inclusive cuando el bloqueo cardiaco no se altere, una manera podría ser que cuando se mantiene en 2:1, pueden evidenciarse pequeñas alteraciones del intervalo R-R a consecuencia de los cambios que surgen en el intervalo P-R.

Así mismo, los complejos QRS generalmente repiten con regularidad  y ritmo de 75 a 150 por minuto, no así, cuando varían los intervalos P-R o el grado de bloqueo a-v. No es usual encontrar casos donde exista bloqueo de 1:1 con frecuencias ventriculares de 250 a 300 o más.  Cabe destacar, que cuando existe aleteo auricular con respuesta1:1 o incluso 2:1, las ondas P pudieran quedar enmascaradas, y el curso del complejo QRS podría interpretarse como la taquicardia ventricular.

Lo que se espera es que un complejo QRS siga a cada dos ondas P, incluso a cada tres o cuatro. Y en estas ocasiones podría darse el caso en que estas ondas se fundan con el complejo QRS, y quedar enmascaradas por éste. “En electrocardiogramas tomados durante largo rato pueden observarse grados variables de bloqueo, pero generalmente existe uno de tipo dominante”. “Análogamente, el intervalo P-R puede también variar de longitud, pero hay tendencia a retomar a un intervalo dominante”.

Puede darse el caso en que el aleteo auricular venga acompañado también de bloqueo cardiaco completo; generalmente se presenta como aleteo auricular crónico.

aleteo auricular

Se ha observado que al tomarse un electrocardiograma al tiempo en que ejercemos presión sobre el seno carotídeo, las aurículas no se ven afectadas, y el ritmo ventricular se hace más lento aumentando el grado de bloqueo a-v. En ocasiones podría producirse un paro momentáneo del corazón. Pero estos efectos son resultados de una estimulación del nervio vago, que dificulta la conducción a través del nódulo a-v.

El electrocardiograma es indispensable, ya que nos permitirá visualizar si realmente se trata de aleteo auricular o taquicardia, ya que estos no se distinguen con seguridad por la frecuencia auricular, pues a veces la taquicardia se acompaña de frecuencias parecidas al aleteo, ya que son de 300 por minuto.

Por lo que es de suponerse que la diferencia importante estriba no en la frecuencia de la aurícula como tal, sino en la incapacidad que presenta el haz auriculoventricular para conducir todos estos estímulos auriculares en el aleteo auricular. Por lo tanto, es raro ver bloqueos auriculoventriculares en la taquicardia auricular clínica (excepto la producida por intoxicación por tratamiento digital o trastornos de electrólitos)  más si se ven con más frecuencia en el aleteo auricular.

aleteo auricular

Por consiguiente, la distinción electrocardiográfica clásica que nos permite distinguir entre la taquicardia auricular paroxística y el aleteo auricular o flutter, se constituye por la presencia de oscilaciones continuas sin intervalos isoeléctricos, en la imagen del electroencefalograma mostrado por el flutter.

Tratamiento

Como el aleteo auricular es paroxístico, se espera que el ritmo sinusal  aparezca espontáneamente en caso de que el paciente presente leves síntomas o este prácticamente asintomático. El restablecimiento del ritmo sinusal en el 20 al 60 por 100 de los casos se le atribuye a la digital (combinación de drogas antiarrítmicas), y en un porcentaje menor, a la quinidina. Sin embargo, el tratamiento de elección para el aleteo auricular seria: 1) Digital: si se convierte a fibrilación ventricular, interrumpir la droga, éxito en el 70 a 80 por ciento. 2) Cardioversión. 3) Quinidina o procainamida.

Pasemos ahora a hablar de cada uno de ellos.

1) Digital. Este tratamiento, puede ser utilizado de manera inicial en caso de no poseer un cardioversor de corriente continua, también en caso de que el paciente desee esperar la reversión espontanea del ritmo sinusal, o si ya ha aparecido insuficiencia cardiaca.  La digital, se administra como primera elección a fin de hacer el ritmo ventricular más lento y combatir o evitar la insuficiencia cardiaca. Noobstante, la digital debe administrarse en dosis plenas, es decir, administrarla hasta lograr el efecto terapéutico deseado.

Cuando interesa una digitalización rápida, se puede administrar por vía endovenosa lanatósido C (8ml o 1.6 mg). Pero es importante tomar en cuenta que podrían presentarse signos netos de intoxicación con dosis eficaces; vómitos, pulso lento irregular y somnolencia. En el electrocardiograma, las anomalías frecuentes son bradicardia sinusal, arritmia sinusal intensa, y grados diversos de bloqueo auriculoventricular.

aleteo auricular

Es posible que la frecuencia ventricular disminuya hasta llegar a valores normales cuando aumenta el bloqueo auriculoventricular; o bien el aleteo auricular pudiera convertirse en fibrilación auricular y el ritmo ventricular hacerse más lento hasta alcanzar valores adecuados. Tanto en un caso como en otro, se puede mantener la dosis diaria de mantenimiento de digital, según el especialista tratante considere para mantener el ritmo apical esperado.

El rápido restablecimiento del ritmo sinusal, puede conseguirse con la digitalización sin pasar por la etapa intermedia de fibrilación auricular, pero es necesario estar seguro de haber logrado el verdadero restablecimiento del ritmo, ya que puede representar más bien la simple cesación espontánea del paroxismo.

Si no se produce tal restitución, es necesario volver a administrar las dosis precisas de digital, o hay que hacer lo posible por restablecer el ritmo sinusal con quinidina. Si persiste el aleteo o la fibrilación auricular, sería importante administrar choque de corriente continua, en caso de disponer de un cardioversor, de lo contrario puede darse entonces la quinidina, y llevar al paciente de inmediato donde puedan administrarle la cardioversión.

2) La Cardioversión o choques de corriente continua, ha sido considerado el tratamiento eficaz para suprimir el aleteo auricular prolongado, generalmente se logra restablecer el ritmo sinusal.

Esta modalidad terapéutica es muy superior a la acción de cualquier otro medicamento, para controlar la arritmia. Tanto es así, que como el aleto auricular suele ser controlado con un primer choque de 50 a 100 vatios-segundos (utilizando los electrodos grandes torácicos anterior y superior), es posible prescindir de la anestesia en casi todos los casos. Recordemos que para la aplicación de choques eléctricos  se requiere de un conversor de corriente continua y anestesia.

aleteo auricular

El aleteo auricular, aunque paroxístico, puede durar semanas o meses, y luego de ser eliminado puede no reaparecer, y de ser así,  sería después de intervalos muy prolongados. Por lo tanto, la cardioversión, constituye una forma adecuada de tratamiento. Sin embargo, con el fin  de evitar que la taquicardia se torne intolerable o evitar insuficiencia  cardiaca y en espera de que el paroxismo sea de breve duración, se pudiera emplear primeramente el tratamiento digital,  mientras se pueda trasladar al paciente a un centro de salud donde exista la metodología antes expuestas, en caso de que el tratamiento digital no tenga resultados favorables.

Por otra parte, si el paciente con aleteo auricular, se encuentra en un centro de salud que cuente con un cardioversor, lo más indicado es recurrir de inmediato al choque de corriente continua, lo que le evitara, molestias prolongadas innecesarias, así como, otros gastos y el peligro de digitalización excesiva que al final lo que hace es complicar un nuevo intento de cardioversión. En ocasiones, cuando el aleteo auricular se convierte en fibrilación auricular, resulta más fácil de convertir en ritmo sinusal con un segundo choque.

3) La quinidina, isómero dextrógiro de la quinina, fue introducida en al terapéutica de la fibrilación auricular con el fin de restablecer el ritmo sinusal normal. En este caso, la quinidina se administra siempre que el aleteo o la fibrilación de las aurículas persista después de la terapéutica digitálica. Es importante resaltar, que cuando el aleteo auricular se combate con quinidina, puede haber disminución  progresiva del grado de bloqueo desde 4:1 a 2:1 y 1:1; este último se puede ver acompañado de frecuencia ventricular muy pero muy elevada, con manifestaciones clínicas que resultan ser molestas y alarmantes.

aleteo auricular

No obstante, por lo general son pasajeras y al eliminar la quinidina, se restablece el bloqueo anterior. Este tratamiento también puede darse cuando el aleteo auricular reaparece desarrollando una crisis, se utiliza entonces la quinidina con el objetivo de impedir o disminuir lo más posible las recidivas o reapariciones.

Cabe destacar, que cuando se administra la quinidina para tratar de eliminar la fibrilación auricular, en muchas ocasiones  pudiera provocar lentitud en las aurículas y por lo tanto aparece entonces el aleteo auricular antes de que se restablezca el ritmo sinusal. Esto es todo lo contrario, a lo que ocurre con el tratamiento digital, es decir, la digital muchas veces termina transformando el aleteo auricular en fibrilación auricular.

La procainamida, eficaz en las arritmias ventriculares, puede también serlo en las arritmias de las aurículas.  Y la fenilhidantoína en ocasiones convierte el aleteo auricular en ritmo sinusal pero resulta difícil excluir la conversión espontánea.

No obstante, es necesario hacer todo lo posible porque el paciente se sienta tranquilo, sienta confianza en el tratamiento que recibe, y evitarle todo tipo de tensión tanto física como emocional, además de ello, es importante eliminar los hábitos toxicos, como el café, el tabaco, el alcohol, también; las indigestiones, el estreñimiento y  todas las situaciones que puedan favorecer a desencadenar las crisis. Estas medidas, deben ser consideradas como factores terapéuticos contribuyentes al tratamiento médico.

aleteo auricular

Debido al tiempo de duración del aleteo auricular (días, semanas, meses o años), la crisis puede tornarse muy molesta, incluso más que la taquicardia auricular. De hecho se han conocido casos de aleteo auricular que han durado hasta nueve años. Y existe bibliografía que informa casos de 24 y 26 años.  Por consiguiente, modificar el aleteo auricular o disminuir la frecuencia ventricular puede resultar difícil a pesar de dosis completas de digital o quinidina.

Esto podría deberse al hecho de su larga duración como mencionamos antes, además del hecho de que con frecuencia acompaña a las cardiopatías, por lo que en muchas ocasiones tiende a complicarse desarrollando insuficiencia cardiaca congestiva. Sin embargo, es de hacer notar que se ha conocido pacientes con corazón normal, a pesar de presentar aleteo auricular, o con taquicardia ventricular de meses o años de duración, y viven sin manifestar ningún signo de trastorno de la función cardiaca.

Diferencia entre el aleteo auricular y la fibrilación auricular.

Aun cuando, estos dos trastornos de la contracción cardiaca parecen guardan estrecha relación, presentan claras diferencias; la fibrilación auricular es una arritmia, caracterizada por impulsos auriculares irregulares y considerablemente rápidos, así como, contracciones auriculares ineficaces  y contracciones ventriculares rápidas e irregulares. En el aleteo auricular, las aurículas laten rápidamente, pero de manera regular. Ambas dependen de un ritmo circular, pero en el aleteo es regular y en la fibrilación es irregular.

En el diagnóstico clínico de la fibrilación auricular existen variaciones en la intensidad del primer ruido, además de irregularidad completa. También se perciben cambios a la auscultación, déficit del pulso, ausencia de onda “a” en el pulso venoso y onda “v” prominente. Mientras que en el diagnóstico del flutter auricular, se puede observar la presencia habitual de insuficiencia cardiaca congestiva, el ritmo rápido regular (140 a 180), y ritmo muy rápido (250 a 280).

aleteo auricular

A diferencia del aleteo auricular, en el estudio electrocardiográfico de la fibrilación auricular hay ausencia de ondas P y presencia de ondas “f”(400 a 700 por minuto), y como ya mencionamos existe irregularidad de los ciclos.

En relación con el tratamiento, el empleo de choque de corriente continua no interesa en la fibrilación auricular paroxística, por su desaparición espontánea después de un breve periodo. Pero en el aleteo auricular, aunque paroxístico, la arritmia puede durar semanas o meses.

Es por ello que debemos siempre estar pendiente de nuestra salud cardiológica, ya que posiblemente podríamos estar sufriendo esta enfermedad del corazón. Por eso, cuando sintamos algún tipo de malestar en nuestro corazón, es recomendable ir a un centro hospitalario para poder tratarnos y descartar que estemos sufriendo esta enfermedad y así mantenernos en excelente salud.

(Visited 639 times, 1 visits today)
Categorías Corazon

Deja un comentario