Cáncer de corazón: síntomas, tratamiento, prevención y más.

Sabemos que el cáncer es una enfermedad realmente temida por todos y que este puede atacar en cualquier parte de nuestro cuerpo, pero ¿es posible que ataque también a nuestro corazón? En el siguiente articulo te daremos todos los datos que necesites saber sobre tan rara enfermedad, el cáncer de corazón.

Cáncer de corazón

¿El cáncer de corazón existe?

Aunque no sea una enfermedad muy común efectivamente el cáncer de corazón existe, este es una variación del cáncer desarrollado en el musculo del corazón. Usualmente los tumores malignos también llamados cancerosos que tienen origen en el corazón son sarcomas, estos son los tumores cancerígenos que se producen en los tejidos blandos.

Esta enfermedad no es tan común porque en el corazón la gran mayoría de tumores desarrollados son del tipo benignos es decir no tienen el riesgo de producir cáncer, entre estos está el mioma, hamartoma, mixoma y rabdomioma.

Nuestro corazón es un órgano que juega el papel de la pieza central para nuestra vida. Este se encarga básicamente de bombear sangre a cada rincón de nuestro ser. Es básicamente un musculo hueco que impulsa la sangre a circular por las arterias y que de esta manera llegue a todo el cuerpo. Sabemos que el cáncer afecta a millones de personas y es una grave condición.

En esta enfermedad existe una división de las células malignas muy acelerada, esto ocasiona una expansión descontrolada delas mismas al sentir una interrupción en cuanto a su capacidad reproductiva común, acción que provoca la expansión hacia los alrededores del área afectada destruyendo así los tejidos del cuerpo y evitando un funcionamiento correcto a el organismo.

El cáncer de corazón es extremadamente raro, por año se dan a conocer una cantidad de casos que en comparación con otra clase de cáncer son realmente pocos.

Un estudio muy conocido realizado en Hong Kong el cual está relacionado a esta enfermedad, este estudio es el de las 12.487 autopsias que fueron analizadas, de estas más de 12 mil autopsias se descubrieron solo 7 casos en los que el cáncer inicial se alojaba en el corazón y no en otra área del cuerpo.

Tomando en cuenta la rareza del cáncer de corazón podemos decir que cuando el tumor nace propiamente en el corazón la enfermedad abarca menos del 0,25% de los casos de cáncer.

Dentro de lo poco común del cáncer de corazón, sabemos que la mayoría de los tumores detectados en este órgano tienen su origen en otra área del cuerpo, estos son tumores que nacen en zonas cercanas al corazón como por ejemplo el pulmón, este cáncer de pulmon puede afectar al corazón y es denominado metastásico, estos tumores son uno de los tipos de cáncer de corazón el cual se denomina como secundario, estos suelen afectar su funcionamiento causando problemas en el pericardio, es decir la membrana que lo cubre.

De igual manera el cáncer puede provenir de otras áreas del cuerpo y llegar al corazón por medio de la sangre. Entre los tipos de cáncer que puede repercutir en el corazón tenemos el cáncer renal, pulmonar, mamario, la leucemia (cáncer en la sangre), el linfoma, el melanoma y muchos más.

Sin embargo esta no es la única manera de que el cáncer afecte al corazón, puesto que el tumor carcinoide también lo puede hacer por medio de la reducción de hormonas que producen  una afección en las válvulas del corazón. Este tumor usualmente tiene como origen áreas como el apéndice, el colon, el intestino delgado, el recto, el estómago o los pulmones.

Los tratamientos para tratar el cáncer en otras áreas del cuerpo también pueden dañar de alguna forma al corazón, puesto que estos tratamientos incluyen quimioterapia, radioterapia  o terapia dirigida que son suministradas cerca del corazón, así como también puede influir la terapia hormonal.

Algunos de estos problemas cardiacos pueden ser descubiertos mientras se lleva a cabo el tratamiento así como existen otros que no se manifiestan hasta transcurridos muchos años posteriores al tratamiento. Existen daños cardiacos que pueden revertirse como también hay otros que llegan a ser permanentes.

Tumor cardíaco primario

Por otra parte el tumor o cáncer de corazón primario son todos los tumores que nacen y se desarrollan directamente en el corazón, estos por lo general son realmente raros siendo este el menos común en comparación a otros tipos.

Se debe tomar en cuenta que usualmente estos tumores se pueden desarrollar en cualquier área del corazón, entre ellos, siendo los más comunes, se pueden observar los mixomas, estos nacen en el interior de este órgano, los mixomas son tumores benignos, pero esto no quiere decir que no tengan una repercusión en la salud, por el contrario pueden llegar a ser letales.

También se puede detectar la presencia del angiosarcoma, este es un tumor de tipo maligno o canceroso que se desarrolla en el corazón, específicamente en la aurícula superior derecha,  en esta área es donde retorna al corazón toda la sangre que hizo un recorrido por el cuerpo. Este tumor evita que la sangre ingrese a la aorta volviendo así más difícil la distribución sanguínea normal hacia los pulmones.

Por otra parte el angiosarcoma también puede afectar al pericardio puesto que en consecuencia se acumula fluido  entre el corazón y dicha membrana, esto también ocasiona dificultad para que el bombeo sanguíneo se desarrolle normalmente por medio del sistema cardiovascular. Este tumor es uno de los más peligrosos, con una elevada dificultad para ser tratado representa una muy baja probabilidad de sobrevivir a él.

El cáncer primario se origina gracias a las células que forman parte de la cobertura perteneciente a los vasos sanguíneos, debido a esto en el momento en que estas células se transforman a células cancerosas se multiplican y expanden hacia los vasos sanguíneos formando masas de forma irregular que pueden o no emerger en la aurícula y expandirse hacia las estructuras cercanas.

Así mismo existe otro tipo de tumor primario que se puede encontrar, este lleva por nombre rabdomiosarcoma cardiaco, este es el tipo de tumor primario cancerígeno más común en adultos y niños.

Finalmente existen otros tumores de este tipo que son menos comunes como por ejemplo el liposarcoma, el cual puede diferenciarse hacia el tejido adiposo (grasa alrededor del musculo cardiaco), el mesotelioma, tumor que se desarrolla en el pericardio o membrana que cubre al corazón. El fibrosarcoma, tumor caracterizado por formar tejido de fibras de colágeno, el fibrohistiocitoma y el schwannona, productor de una membrana aislante cubriente de los nervios periféricos.

¿Por qué el cáncer de corazón no se da de manera habitual?

Muchos de nosotros conocemos la capacidad que tiene el cáncer para afectar a todas las áreas del organismo prácticamente, puesto que las células cancerígenas se están esparcidas siempre en todo el cuerpo, solo que la enfermedad no se desarrolla gracias a que el sistema inmune toma el trabajo de identificarlas y atacarlas.

El cáncer se desarrolla cuando las defensas del cuerpo son superadas en número por estas células y de esta manera comienzan a multiplicarse creando como consecuencia tumores, sin embargo no es común que esto suceda en el corazón, pero ¿Por qué? Pues bien, esto se debe a ciertas características de las células en este órgano.

Las células que pertenecen al corazón son células musculares, estas se basan en el crecimiento celular y no en la división de las mismas. La función de ellas es emitir un impulso eléctrico que es primordial para que se produzca la contracción del musculo cardiaco y esto impulsa la sangre que viaja por los vasos sanguíneos.

Gracias a esto las células cardiacas cuentan con el tiempo justo para producirse y generar células nuevas. Por esta razón es bastante difícil que las células malignas se lleguen a multiplicar tomando en cuenta que esto se hace debido a las mutaciones de ADN en las células, necesitando un alta cantidad de mutaciones para que le cáncer se produzca.

Adicionalmente existe otra razón por la cual el cáncer de corazón no se produce de manera habitual, esto es porque el corazón no está expuesto a agentes cancerígenos externos ya que está totalmente protegido a diferencia de otros órganos como por ejemplo la piel, que está expuesta constantemente a los rayos solares que pueden producir cáncer, los pulmones que son víctimas de la contaminación ambiental o los intestinos que se pueden afectar por medio de alimentos con ciertos agentes cancerígenos.

Síntomas

Por lo general el cáncer de corazón en etapa inicial no presenta síntomas en lo absoluto, estos comienzan inesperadamente a manifestarse cuando la enfermedad está en una etapa algo avanzada y pueden ser confundidos con los síntomas de otras afecciones del corazón.

Los síntomas que se presentan con más frecuencia en esta enfermedad son:

  • Un dolor constante y punzante en el pecho acompañado de presión, este dolor también se puede reflejar en otras áreas cercanas a la afectada y se debe al aumento de tamaño en el tumor.
  • Una tos persistente que puede acompañarse de expectoración de fluidos espumosos y de color rosado.
  • Puede presentarse una fatiga constante.
  • Otro síntoma del cáncer de corazón es la fiebre, la temperatura se eleva sin ningún motivo aparente y suele ser recurrente.

  • La presencia de arritmia es un síntoma muy común, el ritmo cardiaco se vuelve irregular. Esto se debe a que el tumor provoca una contracción y relajación del miocardio irregular, gracias a esta situación el pulso se acelera y es menos profundo.
  • Se manifiesta una dificultad respiratoria constante, a los pacientes les cuesta trabajo respirar con normalidad aun cuando se encuentran en reposo, esto se considera un síntoma grave. Esto es gracias a que el crecimiento del tumor impide el paso de la sangre oxigenada que nutre a los tejidos del corazón y por esta razón la respuesta del cuerpo es buscar el oxígeno que le falta. Esto puede conllevar a una angina de pecho y más tarde a un ataque cardiaco.

  • Puede presentarse una inflamación a nivel de pies y tobillos que suele ser recurrente. Esto es gracias al problema que presenta el corazón para bombear la sangre oxigenada con normalidad hasta las extremidades y por esta razón también se dificulta el retorno de la sangre no oxigenada al corazón, con el paso del tiempo el plasma, el cual se compone 90% de agua, se llega a acumular rodeando el tejido corporal.
  • Una variación notable en el peso del paciente también es otro síntoma del cáncer de corazón, la persona puede subir o bajar mucho de peso sin una explicación aparente.
  • Otro síntoma es la pérdida de fuerza, la debilidad corporal se presenta sin ninguna razón.
  • Un síntoma, por extraño que parezca, es la acropaquia o dedos hipocráticos, esto se refiere a un ensanchamiento de la punta o llenas de los dedos.

  • También se puede observar una tonalidad azulada en los labios y las uñas del paciente.
  • Se puede presentar significativas variaciones en el estado de alerta y los niveles de conciencia, esto se puede manifestar por medio de desmayos o falta de respuesta ante situaciones de alerta en los que una persona comúnmente reaccionaria.

  • La somnolencia, las alucinaciones el delirio y la confusión también se pueden manifestar, estos cambios constantes y repentinos en el estado o comportamiento mental es un signo del cáncer de corazón.
  • La hemoptisis, es decir, presencia de sangre en la expectoración de la tos es otro síntoma de esta enfermedad.
  • Se manifiesta una dificultad o incapacidad de orinar.
  • También se llega a observar la parálisis de una parte del cuerpo o rostro, esto se refiere a la incapacidad de poder moverse voluntariamente.

Algunos de estos síntomas son graves y necesitan atención médica con urgencia puesto que pueden representar un peligro inminente para el paciente.

Factores de riesgo en el cáncer de corazón

Si bien el corazón no está expuesto directamente a factores cancerígenos pueden haber otros factores que den origen a este tipo de cáncer tan extraño, sin embargo esto no se es totalmente exacto ya que las investigaciones sobre el cáncer de corazón son tan limitadas como su existencia misma. Estos factores de los que hablamos son:

Un desarrollo anormal en las células: estas son las que pueden desarrollar tumores, la causa principal de la producción de estas células es la secuencia errónea en el ADN, esto da como resultado una irregular división celular, cuando estas células se dividen de una manera acelerada provoca que se formen casas celulares las cuales absorben todos los nutrientes que les pertenecen a las células cercanas, por esta razón se les da el nombre de células malignas.

Gracias a esta cadena de eventos las células cercanas no tienen la posibilidad de desarrollarse de una manera segura y saludable.

Cuando este proceso afecta a las células pertenecientes al miocardio las arterias coronarias encargadas de llevar el oxígeno y nutrientes a cada musculo del corazón se impide el funcionamiento normal de este órgano y no puede impulsar a la sangre oxigenada hacia todo el cuerpo, incluyendo al cerebro causando así una probabilidad de sufrir derrame cerebral.

Mal funcionamiento en el sistema inmune: esto se relaciona usualmente con el desarrollo de cáncer puesto que el sistema no llega a notar la presencia de las células infecciosas y por lo tanto no pueden desarrollar la batalla en contra de ellas para así eliminarlas. Por este motivo cuando los leucocitos no producen los anticuerpos necesarios las masas cancerosas se desarrollan hasta formar tumores y así continúen dividiéndose las células.

Infecciones bacterianas o virales: estas infecciones a nivel del musculo cardiaco pueden alentar el desarrollo de los tumores, en el momento en el que las células sanguíneas blancas no las identifican, se produce una incapacidad para destruirlas.

Radiación: esto usualmente representa un alto riesgo para los pacientes teniendo la capacidad de producir cualquier tipo de cáncer. Se debe saber que todas las sustancias tel tipo radiactivas producen partículas alfa, beta y gamma espontáneamente, gracias a esto la radiación ionizante detiene la continuidad de las bases nitrogenadas en el ADN, esto produce la mutación de un gen, provocando la división anormal de la celular que desarrolla la enfermedad.

Los genes: aunque no todos los tipos de cáncer de corazón heredan por factores genéticos, si se conoce de un caso de cáncer de corazón en un familiar cercano es necesaria una revisión médica anual como prevención ya que puede existir la posibilidad de heredar esta enfermedad bien sea cáncer de corazón u otro tipo de cáncer.

Tabaquismo: el consumo excesivo de cigarros, tabaco o pipas pueden dar paso a un riesgo significativo de padecer cáncer de corazón, puesto que el tabaco tiene la capacidad de aniquilar a todas las células pertenecientes al miocardio y a la arteria coronaria, esto produce una interrupción en el bombeo de sangre oxigenada hacia el corazón, por este motivo no todas la células reciben los nutrientes que requieren y como resultado se dificulta el bombeo sanguíneo.

Exposición a determinados químicos: toda persona que se encuentre expuesta a determinados químicos bien sea debido a su labor o por cualquier otra razón tiene un alto riesgo de desarrollar cáncer bien sea del corazón o cualquier otro tipo. Existen algunas sustancias que son cancerígenas y pueden provocar la mutación responsable del desarrollo del cáncer. Algunos de los componentes que pueden representar un peligro son el níquel, el benceno, el cadmio y muchos más.

Tratamiento

A pesar de que los estudios para este tipo de cáncer y sus tratamientos ha sido limitada debido a la escases de los casos presentados se ha demostrado que son efectivos y tienen una alta respuesta positiva, este tratamiento se divide en quimioterapia, radioterapia, cirugía, terapia biológica y terapia física, pero, ¿de qué se trata cada uno de estos procedimientos? Pues bien, estos se desarrollan de la siguiente manera:

Terapia biológica: esto incluye la hormonoterapia, es decir un tratamiento a base de hormonas, inmunoterapia, que se basa en la administración de anticuerpos para fortalecer el sistema inmunológico y finalmente opciones terapéuticas no citotóxicas.

Terapia física: esta terapia ayuda a que el paciente tenga una mayor fortaleza corporal mejorando la capacidad funcional del mismo y reduciendo la fatiga producida por la enfermedad durante y después del tratamiento.

En algunos casos el cáncer avanza a un punto en el que ya no es muy factible la curación del mismo, y esta terapia comienza a enfocarse no en curar la enfermedad sino a mantener la mayor y mejor calidad de vida posible para el paciente. Para lograr esto se aplican medicamentos para reducir el dolor y otros síntomas, como la insuficiencia respiratoria, que puedan causar incomodidades, siendo importante también la ayuda psicológica tanto para el afectado como para sus familiares.

Quimioterapia: es un tratamiento que tiene como objetivo eliminar a las células cancerígenas por medio de distintos medicamentos, sin embargo esta opción no es muy utilizada puesto que el corazon no tiene una resistencia elevada con relación a los químicos que se administran en el torrente sanguíneo para llevar a cabo este tratamiento.

Radioterapia: este tratamiento se utiliza para destruir a las células productoras del cáncer por medio de radiaciones ionizantes, es decir, radiaciones que disocian las moléculas en distintos iones transformándolas de un átomo a un ion. Sin embargo este tratamiento también puede tener efectos contraproducentes en el corazón.

Drenaje: otra opción en cuanto a los tratamientos es un drenaje del líquido que el tumor suele secretar para de esta manera lograr reducir o eliminar la presión que impide el funcionamiento adecuado del corazón para que pueda llevar a cabo el bombeo sanguíneo habitual.

Cirugía: esto se lleva a cabo para extirpar en su totalidad o en la mayor medida posible el tumor, también se puede hacer una reconstrucción cardiaca o se utiliza la cirugía para tomar tejidos que sirvan para estudiar en la biopsia. En caso de que el tumor sea superficial la operación es mucho menos invasiva, ya que no se necesita ingresar directamente al corazón. Por el contrario si el tumor se encuentra dentro del órgano es necesaria una cirugía de corazón abierto utilizando una bomba de circulación y que de esta manera sea posible detenerlo, hacer una incisión en él y sacar el tumor cancerígeno.

Trasplante de corazón: esta opción de tratamiento se aplica solo si el cáncer de corazón no ha creado metástasis hacia otra parte del cuerpo, es decir que no se ha propagado fuera del corazón. El proceso se lleva a cabo para extirpar el corazón afectado y reemplazarlo por uno que este en óptimas condiciones.

Para realizar esta cirugía se procede, principalmente a someter el corazón donado a una serie de exámenes y así verificar que sea compatible con el tejido y tipo de sangre del paciente y que  está en condiciones de ser trasplantado para asegurarse de que el cuerpo del mismo no lo va a rechazar.

En el procedimiento el paciente es sometido a anestesia general, seguidamente se realiza una incisión por el área del esternón. La sangre se transporta por medio de un sistema de circulación extracorpórea que hace el trabajo del corazón y los pulmones dándole al cuerpo oxígeno y sangre mientras estos no pueden hacerlo.

El corazón afectado es extraído para luego insertar el órgano sano y fijarlo en su lugar por medio de suturas uniendo todas sus conexiones, se asegura el funcionamiento del mismo retirando la ayuda extracorpórea y permitiendo que el corazón haga su trabajo por sí solo, seguidamente se insertan tubos para que el aire líquido y sangre acumulado en el tórax puedan ser expulsados y así se puedan expandir los pulmones de manera natural.

El tratamiento puede funcionar de manera completa cuando se desaparecen por completo los signos de la enfermedad, parcial en caso de que exista una disminución de más del 50% en las formaciones cancerígenas, objetivas cuando la respuesta puede ser tanto completa como parcial, progresiva si se da la aparición de nuevos tumores o el tamaño de los que resten aumenta mas del 25% de lo inicial y finalmente estable cuando el crecimiento o la reducción del tumor no se rige por las condiciones anteriores.

Sin embargo los médicos no pueden asegurarse al 100% de que exista la curación absoluta ya que esto depende de que tan pronto se hizo el diagnostico, de la ubicación o fuente del tumor y de la condición física y mental que tenga el paciente puesto que se necesita una gran fortaleza para enfrentar esta enfermedad.

Prevención

Para prevenir tanto el cáncer de corazón como cualquier otro tipo de cáncer es necesario tomar diferentes medidas que nos ayudan a cuidar nuestra salud.

Es importante contar con hábitos saludables como por ejemplo:

  • Una buena dieta, que sea variada y que cuente con la cantidad de nutrientes necesaria para nuestra optima salud, nutrientes como vitaminas y ácidos grasos como el Omega 3, no se suele recomendar el consumo de Omega 6 puesto que este es pro inflamatorio y puede inducir el desarrollo de tumores. Se recomienda consumir alimentos como los brócolis, coles o repollo que son orgánicos así como frutas que tengan un alto contenido de vitamina C como el tomate, la granada, los cítricos y las almendras, también se recomienda la ingesta abundante agua y alimentos con un gran contenido de fibra por ejemplo el pan integral ya que esto facilita la eliminación de toxinas. Como estos muchos ajustes alimenticios que serán efectivos para cuidar tu salud.

  • Dejar de fumar es una forma de prolongar la vida, la nicotina y el humo del tabaco tiene efectos cancerígenos que pueden provocar el desarrollo de tumores.
  • El exceso de exposición solar y radiológica se debe evitar en la mayor cantidad posible, también se consiguen efectos peligrosos cerca de aparatos con elevadas frecuencias electromagnéticas como el microondas o los cables de alta tensión. También se debe evitar la exposición a la luz fluorescente o luz negra si no se tiene una protección adecuada.

  • El sedentarismo también es un factor que puede ayudar a desarrollar cáncer por lo tanto es bueno mantener una eficiente actividad física.
  • Tener un cuidado debido con enfermedades gastrointestinales o de otras áreas del cuerpo que puedan llegar a avanzar a un punto de gravedad que ocasionen cáncer.

  • El control de los lunares o verrugas que broten en nuestro cuerpo también es una manera importante de prevenir que el cáncer nos tome por sorpresa. Si estos tienen formas asimétricas o un tamaño muy grande se recomienda extirparlo.

Como estos puntos preventivos existen muchos más que son importantes tener en cuenta para cuidar nuestra salud y que esta enfermedad no se desarrolle en nuestro organismo.

(Visited 555 times, 1 visits today)
Categorías Corazon

Deja un comentario