Hemoptisis: definición, causas, síntomas y más

Las complicaciones que conllevan a la expulsión de sangre como la epistaxis, pueden ser extravagantes cuando de manera inadvertida se presenta, tal es el caso de la hemoptisis que incorpora la expulsión agresiva de sangre nueva del marco respiratorio.

la hemoptisis

Definición de Hemoptisis

La hemoptisis consolida la expulsión de porciones frescas de la estructura respiratoria, particularmente del territorio interno pulmonar. Este signo puede causar un temor increíble en el paciente. Cualquier paciente que presente una hemoptisis extrema debe experimentar las pruebas analíticas adecuadas para que se pueda encontrar una razón en particular. Los pacientes con esputo manchado de sangre también deben ser examinados, excepto si usted está seguro de que este tipo de hemoptisis se debe a un procedimiento benevolente.

Si te interesa aprender más sobre este contenido, puedes mirar el siguiente enlace:

Las escenas intermitentes de hemoptisis no deberían asociarse naturalmente a un análisis establecido anteriormente, por ejemplo, bronquiectasias o bronquitis sin fin. Este estado de ánimo puede causar un dolor genuino, pero posiblemente tratable, que se analizará. Del mismo modo que con tos, la historia clínica es de gran importancia. Hemoptisis interminable e intermitente en una mujer joven y generalmente asintomática recomienda una conclusión de adenoma bronquial.

La hemoptisis recurrente con generación de esputo interminable y amplia relacionada con sombras moldeadas en anillo, imágenes “sobre vías de preparación” (broncogramas de aire impar) y desarrollo de espinillas en la radiografía proponen la determinación de bronquiectasias; la creación de porciones propone la existencia de una úlcera pulmonar; La reducción de peso y la anorexia de un sujeto fumador aumenta la probabilidad de carcinoma broncogénico aspiratorio, la historia continua de lesión pleurítica intensa del tórax excita la duda de una embolia pulmonar con necrosis localizada.

Causas

La sangre logra el pulmón a partir de 2 estructuras: los conductos neumónicos y los cursos bronquiales. Los conductos neumónicos son un marco de bajo peso a través del cual todos los círculos de rendimiento cardiovascular, y están a cargo del comercio de gas. Las rutas de suministro bronquial son una parte de la diseminación fundamental, tienen mayor peso y sustancialmente menos flujo; depende del sistema de agua de los bronquios y de la pleura instintiva.

A pesar de su menor compromiso con la corriente sanguínea neumónica, los cursos bronquiales son el lugar de nacimiento de la mayoría de la hemoptisis, a pesar de que también puede provenir de venas fundacionales no bronquiales. En una tasa mucho menor, el drenaje comienza en los conductos aspiratorios y en la microcirculación neumónica. Los vasos del sistema bronquial que causan secreción normalmente son vasos neoformados, generalmente opcionales a una infección ardiente (bronquiectasia, llagas en los pulmones, tuberculosis).

Los divisores de estos buques están englobados por una fibra fuerte y lisa con la capacidad de contraerse, tanto por medios físicos como farmacológicos. La embolización de vasos sanguíneos es una estrategia poderosa para prescindir de esta neovascularización. Sea como fuere, el vaso sanguíneo neumónico no puede producir un vasoespasmo tan grande como los vasos bronquiales, ya que sus divisores son delgados y delgados y no dinámicos en la compresión. De esta manera, los medios físicos y farmacológicos tienen un ligero impacto sobre ellos.

La ulceración del divisor del vaso causada por un procedimiento peligroso del parénquima aspiratorio (neoplasia pulmonar, neumonía bacteriana necrosante, micetoma) es la razón más frecuente para el alta. En estos casos, el final del alta hospitalaria suele ser debido a una fijación breve por una coagulación cuya desintegración o movimiento de la lágrima provoca una recaída más genuina5. Lamentablemente, la separación del punto de partida del sistema vascular del drenaje generalmente no se puede lograr.

La enfermedad que causa la hemoptisis puede influir en la ruta de la aviación, el parénquima pulmonar o los propios vasos neumónicos. Todo incluido, la patología de la ruta de la aviación es la razón más continua para la hemoptisis. A pesar de que fluctúan según lo indicado por la población examinada, las irregularidades neumónicas que con mayor frecuencia posible agrandan este fallo son la bronquitis constante y las bronquiectasias.

En alrededor del 20% de los casos de hemoptisis y hasta el 42% en fumadores, no es concebible establecer una conclusión etiológica después de realizar broncoscopia y un estuio de imagen como tomografía computarizada de tórax, y se considera que el paciente tiene una hemoptisis idiopática o por otro lado criptogénico. Una gran parte de estos pacientes son fumadores y la hemoptisis generalmente se debe a la agravación del divisor bronquial entregado por el tabaco, en lugar de a una razón endeble.

La hemoptisis idiopática también está relacionada con una irritación bronquial incesante o intensa, bronquiectasias amortajadas, mutaciones vasculares aspirativas y problemas de coagulación. Es normal que la utilización precisa de la TC induzca una disminución en la frecuencia de hemoptisis de la razón oscura.

¿Cuáles son sus síntomas?

Hay algunos signos en el examen físico del paciente con hemoptisis, que adicionalmente proponen una conclusión particular: un sonido de frotamiento pleural recomienda que los que están de antemano determinados relacionados con el tormento pleurítico; los descubrimientos de la hipertensión pulmonar proponen los posibles resultados indicativos de la hipertensión pulmonar esencial, la estenosis mitral, la tromboembolia incesante o repetitiva y el trastorno de Eisenmenger.

las sibilancias situadas en una ruta principal de la aviación lobar proponen la cercanía de una lesión intramural, por ejemplo, un carcinoma broncogénico o un cuerpo externo; las correspondencias arteriovenosas fundamentales o la proximidad de un murmullo en los campos neumónicos proponen una determinación de infección por Rendu-Osler-Weber, con anomalías arteriovenosas neumónicas; la confirmación de un control espiratorio crítico a la corriente de viento junto con la generación de esputo propone que, de manera autónoma, de diferentes llagas que podrían estar disponibles, el paciente tenga una bronquitis notable.

El diagnostico diferencial

La radiografía de tórax es básica para el análisis. La cercanía de las sombras formadas por anillos apoya la determinación de las bronquiectasias; un nivel aire-líquido, el análisis de una llaga aspirativa; y una lesión que involucra espacio, el hallazgo de una neoplasia pulmonar focal o marginal. La mayoría que puede crear hemoptisis debe ser reconocida de una región de neumonitis hemorrágica entregada por el anhelo de sangre a los territorios cercanos. En el momento en que la radiografía de tórax es normal, el drenaje en su mayor parte se origina en el tracto respiratorio.

Una prueba demostrativa sucesiva es la prueba distintiva del propósito de drenaje de un paciente en el que la información del examen físico es normal y que, mientras tanto, tiene una radiografía de tórax típica. Un paciente con hemoptisis tiende a mantener el punto de drenaje en el nivel menos concebible. Algo más, la filtración creada por la gravedad puede aludir a una agonía consumidora o un tormento profundo, que puede encontrar el lado que se filtra; en estos casos, la broncoscopia puede ser valiosa.

En general, esta estrategia es más valiosa cuando el drenaje es poco común, y es de poca ayuda cuando el drenaje es enorme, ya que la sangre puede ser arrastrada hacia las rutas de la aviación vecinas. Este objetivo puede causar un relleno de los alvéolos (es decir, una “neumonitis hemorrágica”) que puede nublar la etiología de la hemoptisis en la radiografía de tórax subyacente. La neumonitis creada por la sangre casi siempre desaparece en siete días, y una vez que esto sucede, otra X-haz de tórax puede descubrir el comienzo de la hemoptisis.

Después de reproducir la historia y el examen físico, el enfoque del paciente con hemoptisis incorpora las investigaciones y las mediaciones particulares esperadas para lograr una determinación particular. Dentro de la vista de un paciente con sospecha de hemoptisis, se debe afirmar su realidad, se debe construir su seriedad, se debe encontrar la fuente y decidir el motivo.

Inicialmente se debe verificar que se afirme que es una hemoptisis, ello implica que depende de la percepción inmediata del drenaje o de lo que el paciente alude. Debe reconocerse a partir de la filtración de la ruta de la aviación superior y la hematemesis, teniendo en cuenta los efectos secundarios que conlleva, la presencia de la sangre y las comorbilidades imaginables del paciente. Debe hacerse un examen de la fosa oral y las fosas nasales, y debe afirmarse que el drenaje es subglótico, recordando que una epistaxis o gingivorragia que ocurre entre la noche puede aparecer como una hemoptisis falsa a la mañana siguiente.

Aunque la información clínica normalmente es adecuada, podría ser importante realizar exámenes endoscópicos, por ejemplo, rinolaringoscopia, gastroscopia y / o broncoscopia para confirmar la causa. Posteriormente se debe emitir una evaluación de la gravedad, básicamente para la medición del drenaje, que se asume es fundamental. Su fuerza puede ser excepcionalmente fluctuante: expectoración hemoptótica, directamente hemoptisis, socava la hemoptisis.

A partir de la singularidad del caso, se evalúa el área de origen y etiología, el punto de partida de la hemoptisis se puede distinguir en medio de los esfuerzos iniciales para controlar el drenaje o más tarde, en medio de una evaluación sintomática una vez que el paciente ha compensado. Es vital distinguir la razón de la hemoptisis independientemente de si el drenaje ha cesado, a la luz del hecho de que decidirá el tratamiento concluyente adecuado.

Los antecedentes y el examen físico pueden proporcionar datos importantes para adquirir una introducción etiológica subyacente, evaluar la gravedad de la hemoptisis y elegir qué medidas sintomáticas y reparadoras se deben realizar. La radiografía torácica posteroanterior y paralela es la principal prueba de imagen que debe realizarse en pacientes con hemoptisis, a pesar de que los datos proporcionados son limitados y pueden ser típicos en pacientes con bronquiectasias y patología nociva, 2 de las causas más continuas.

La TC multidetector (TCMD) del tórax debe realizarse en todos los pacientes con hemoptisis directa, en aquellos con esputo hemofílico y sospecha de bronquiectasia o factores de riesgo para el carcinoma broncogénico y en aquellos con rayos x del pecho obsesivo. La angiografía por TCMD es una estrategia de imagen no molesta que distingue con precisión la proximidad, el punto de partida, el número y la vía de los corredores fundamentales torácicos, bronquiales y no bronquiales, y los cursos neumónicos que pueden ser el origen de la muerte, por lo que encuentra el lugar de filtración, hasta 70-88% de los casos.

Para estos casos se permite adquirir una guía vascular extremadamente exacta que estimula el sistema angiográfico de embolización además, se evalúa el motivo del drenaje y su efecto sobre el parénquima pulmonar y las vías respiratorias. Las imágenes utilizadas para la prueba reconocible de las venas fundacionales y aspirativas son las reproducciones finas pivotales, las multiplanares de mayor poder de proyección y las volumétricas. Las reproducciones de alta resolución del parénquima pulmonar sirven para estudiar el motivo del drenaje y su efecto sobre el parénquima.

Los conductos bronquiales se consideran neuróticos en el caso de que tengan una distancia de ≥2 mm, estén convolucionados y tengan una forma identificable desde su inicio hasta el hilio aspiratorio. La angio-TCMD identifica el 100% de las rutas de suministro bronquial obsesivo observadas en la angiografía periódica y proporciona una representación más exacta de las arterias bronquiales ectópicas. Las rutas de suministro fundamentales no bronquiales se consideran obsesivas cuando tienen una medida ≥2 mm y son intrincadas.

Su representación en grasa extrapleural, relacionada con el engrosamiento pleural ≥3 mm y los ajustes del parénquima aspiratorio oculto, demuestra que están a cargo de la filtración en pacientes con hemoptisis debilitante. La angio-TCMD identifica el 62-97% de los cursos no bronquiales observados en la angiografía ordinaria. Las vías de suministro de aspiración son una fuente de filtración en menos del 10% de los casos, y en la mitad de estos pacientes hay hipertrofia de los cursos bronquiales.

En el tromboembolismo aspiratorio perpetuo, el manantial de la hemoptisis no es un vaso sanguíneo neumónico, sin embargo, la hipervascularización bronquial es un auxiliar de la isquemia neumónica. El motivo de la hemoptisis (tumor, bronquiectasia, aspergiloma) se distingue en las recreaciones pivotales de alta determinación; en ellos, las zonas de drenaje también pueden identificarse como opacidades y combinaciones de vidrio triturado y el control de los lúmenes bronquiales por grupos, con o sin atelectasia distal.

Si desconoces, lo que puede ocasionar un trastorno como la atelectasia, puedes mirar el siguiente vídeo a continuación:

Hemoptisis aguda

La hemoptisis intensa es el punto en el cual un hombre abruptamente corta o escupe sangre. Esta condición ocurre cuando las venas en las rutas de la aviación o los pulmones se desfragmentan o se sensibilizan y luego comienzan a drenar. El drenaje puede ser suave o abrumador y normalmente se encuentra con el moco.

Dado que existen numerosas causas concebibles, la hemoptisis intensa es difícil de analizar. Su especialista le preguntará cuánta sangre ha pirateado, o en caso de que necesite sofocar la sangre. También investigará si la sangre es de color oscuro o rojo espléndido. Informe a su especialista en caso de que tenga una afección terapéutica o en caso de que haya sufrido un daño reciente. Además, infórmele sobre la posibilidad de que haya viajado tarde o se haya presentado a compuestos sintéticos o tuberculosis.

Hemoptisis masiva

El tratamiento más protegido y atractivo para dejar de filtrar una hemoptisis monstruosa o repetitiva es la embolización endovascular. La embolización se muestra en todos los pacientes con hemoptisis debilitante o repetitiva en quienes las venas obsesivas se reconocen en la angio-TCMD.

La broncoscopia adaptable es la metodología de decisión subyacente en pacientes con hemoptisis y temblores hemodinámicos, donde el control de la descarga es indispensable. El procedimiento médico en estos casos tiene una alta tasa de mortalidad, por lo que el presente signo de procedimiento médico en la hemoptisis debilitante se mantiene para aquellas circunstancias en las que la razón de la misma es evaluable para un tratamiento cuidadoso y hay un área particular y sólida de la causa del drenaje.

Hemoptisis leve

La hemoptisis suave no requiere en su mayor parte ningún sistema broncoscópico, pero la hemoptisis más grande puede requerir tratamiento endoscópico, embolización o incluso procedimiento médico. El debilitamiento de la hemoptisis en pacientes con tumor de pulmón tiene un pronóstico mucho más terrible que para diferentes causas. La mortalidad fluctúa en las proximidades de 59 y 100% de los pacientes. El procedimiento médico en estos casos no suele ser una opción, ya que generalmente son pacientes con una enfermedad de avanzada y, por lo tanto, no son candidatos para la resección.

La ejecución de la broncoscopia tiene fines demostrativos y remediadores. En caso de que no se observe una razón inmediata para el drenaje, que por regla general ocurre en los tumores marginales, la administración broncoscópica comprende el bloqueo del broncoscopio y la instilación de solución salina helada en los bronquios a partir de los cuales comienza la descarga, y adicionalmente lo que sea restos de las estimaciones a partir de ahora comentadas de antemano. En caso de que estas medidas no sean útiles, se realiza la embolización de las rutas de suministro bronquial.

En caso de que la broncoscopia descubra lesiones a cargo de la muerte, el tratamiento puede realizarse con láser-YAG o argón-plasma. El electrocauterio de contacto también podría ser convincente, sin embargo, se acaba de utilizar episódicamente y no hay información para prescribir su utilización.

Hemoptisis en niños

La hemoptisis es la eyección de sangre en el corte o la proximidad de la sangre en el esputo (moco) del tracto respiratorio inferior. Es todo menos una manifestación típica en los jóvenes y, a pesar del hecho de que normalmente no es mortal, puede serlo. Como los niños más jóvenes que tienden a tragar moco, la hemoptisis de vez en cuando ocurre en ellos, excepto si el drenaje es generoso.

Descubrir fluidos corporales con sangre en un niño puede ser excepcionalmente sorprendente. Cada vez que sangre o fluidos corporales son escupidos con sangre de la garganta o los pulmones, esto se llama hemoptisis. Podría significar un problema médico genuino, como problemas venosos, problemas pulmonares o contaminaciones, sin embargo, en algunos casos, es solo un poco de moco colorado con sangre.

Hemoptisis y su tratamiento

Dado que la hemoptisis es un signo clínico tan perturbador, existe una tendencia a tratar al paciente con sobreabundancia. Cuando todo está dicho, la hemoptisis es poco común y se detendrá inmediatamente sin un tratamiento particular. Una vez que se reconoce el lugar y se establece el hallazgo etiológico, se trata el tema básico. En caso de que la hemoptisis sea crítica, los pilares del tratamiento son mantener al paciente quieto, establecer un reposo total en la cama, rechazar las intercesiones demostrativas sin sentido hasta el punto en que la hemoptisis haya empezado a disminuir.

El tratamiento de crisis requiere la disposición de material de intubación y deseo en el líder de la cama. Las rutas de aviación deben controlarse mediante intubación endotraqueal en pacientes con hemoptisis enorme (> 500 ml / 24 h) para evitar la asfixia. En pacientes que presentan un peligro de asfixia debido a la inundación del pulmón contralateral con el propósito de morir, la intubación debe realizarse mediante una estrategia que recluya al pulmón hemorrágico y anticipe el objetivo sanguíneo contralateral.

Esto se puede lograr con la disposición vital de un catéter inflable cuya presentación en el bronquio influido se fomenta mediante la representación broncoscópica coordinada. El tratamiento de la hemoptisis masiva posiblemente mortal permanece cuestionable. La decisión entre un tratamiento restaurativo o una intercesión cuidadosa flota en las palabras concebiblemente destructivas. La hemoptisis monstruosa es una circunstancia clínica inquietante en la cual la asfixia por objetivo de sangre constituye el riesgo fundamental para la vida.

En numerosos pacientes con hemoptisis monstruosa, la resección cuidadosa ha finalizado, sin embargo, debe intentarse abrumadoramente ser electiva en lugar de presionar. Dado que el manantial de hemoptisis gigantesca es normalmente el marco de los vasos sanguíneos bronquiales, el control no cuidadoso incorpora el cateterismo y la embolización de las rutas de suministro bronquiales, una estrategia que tiene un uso poco común en pacientes específicos con crecimiento pulmonar irresecable.

La coagulación láser y el taponamiento de un sitio proximal de drenaje mediante un catéter inflable o mediante compactación con material conectado a través de un broncoscopio inflexible son procedimientos adicionales útiles. La decisión entre el tratamiento restaurativo y cuidadoso generalmente se identifica con la premisa anatómica de la enorme hemoptisis y su pronóstico. En pacientes con tuberculosis cavitada, abscesos aspiratorios debido a seres vivos anaeróbicos y tumor pulmonar, el peligro de muerte es mucho más importante que cuando el motivo de la hemoptisis es bronquitis o bronquiectasia.

En la reunión primaria, aquí y allá tienes que intervenir cuidadosamente, mientras que nunca se requiere en el segundo. De todos modos, el tratamiento subyacente debe tomarse después de las medidas moderadas recomendadas previamente. Con este tratamiento, el drenaje frecuentemente se detiene precipitadamente. Se debe pensar en la probabilidad de una intercesión cuidadosa en esa pequeña reunión de pacientes con una llaga inconfundible en la radiografía de tórax (p. Ej., Una dolencia cavitada, cáncer de pulmón, enfermedad pulmonar).

Que insinúa una dislocación respiratoria salvaje o hemodinámica y que se considera guardar un trabajo pulmonar adecuado para permitir la resección. En caso de que el paciente sea un solicitante cuidadoso, se debe realizar una broncoscopia para reconocer el propósito correcto de la muerte. En otro caso, la broncoscopia debería diferirse durante un par de días debido a la inclinación de esta estrategia sintomática para molestar al pirateo y, en este sentido, para tener la capacidad de propagar la hemoptisis.

En los casos de tumor pulmonar, en los que la resección cuidadosa no se considera la principal alternativa, la radioterapia, tanto paliativa como radical, que acompaña a la quimioterapia, es un tratamiento que funciona generalmente con fines de hemoptisis. La administración de estos pacientes puede iniciarse en un establecimiento ambulatorio por el médico de atención primaria. En cualquier caso, el paciente y sus familiares serán consolados, y se tomarán medidas generales, por ejemplo, descanso relativo y antitusígeno.

El tratamiento particular dependerá de la duda indicativa, lo que sugiere la tolerancia del tabaquismo para todos los fumadores. Se establecerá un control clínico cercano, a la luz del hecho de que, a pesar de que el paciente apareció al principio con una muerte leve, puede dar repeticiones de hemoptisis más esenciales que requieren otra evaluación. La mortalidad en pacientes con gran hemoptisis es cercana al 38%, por lo que su administración requiere una actividad rápida para garantizar la permeabilidad de la ruta de la aviación y debe transmitirse directamente a una instalación de curación.

El protocolo para esta enfermedad

Después de controlar y tratar el procedimiento de drenaje intenso, el pronóstico de la hemoptisis se basará en la visualización de la enfermedad causal y, además, en el estado general del paciente. Entonces, la vulnerabilidad aparece cuando no tenemos la menor idea sobre el motivo que causó la muerte. ¿La composición se renovará a sí misma y con un poder más prominente? ¿Es una enfermedad posiblemente genuina que aún no ha dado pistas adecuadas para analizarla? ¿Dónde, por quién, con qué pruebas y con qué frecuencia deben revisarse estos pacientes?

Como una cuestión de primera importancia, para caracterizar la hemoptisis como de inicio oscuro, se requiere un examen endoscópico de las rutas de aviación subglótica sin descubrimientos obsesivos que apoyen el drenaje, a pesar de lo común de lo que queda de las pruebas sintomáticas (marco de coagulación). Cuando todo está dicho, todos los creadores insisten en que la visualización de estos pacientes suele ser excelente, sin embargo, el entusiasmo producido por el contexto histórico de la hemoptisis, particularmente en pacientes de edad avanzada y fumadores, suele provocar un retraso en el desarrollo.

El pronóstico transitorio de la hemoptisis criptogénica, cuando la fibrobroncoscopia es negativa, suele ser excelente. También se ha demostrado que el pronóstico a largo plazo sigue siendo tan bueno como lo es aquí y ahora, que repetir no modifica la visualización, y que una encuesta prolongada de estos pacientes no es importante si no hay indicaciones diferentes de que ajustar el desarrollo. En consecuencia, se afirma que el seguimiento de la atención esencial debe completarse principalmente en pacientes con elementos de riesgo relacionados.

(Visited 1.228 times, 1 visits today)
Categorías Pulmones

Deja un comentario