Taquicardia Fetal: qué es, causas, consecuencias y más

Bien es sabido que los órganos en general son vitales, pero el más importante es el corazón y su función en niveles normales. Cuando somos adultos nos preocupamos con las subidas de tensión, imaginen lo que sucede cuando esos problemas comienzan antes de nacer, en el propio período de gestación, nos referimos a la Taquicardia fetal, de eso estaremos tratando en este material que esperamos sea de gran ayuda a nuestros lectores.

 taquicardia fetal

¿Qué es la taquicardia fetal?

La taquicardia fetal hace referencia a una anomalía en los latidos del corazón del bebé mientras están en el vientre, que puede ser originado por diversos factores y que en la mayoría de los casos podría indicar que sus condiciones no son las adecuadas, por ejemplo una falta de oxígeno, por lo que requiere de atención médica oportuna.

Se han definido para la taquicardia fetal causas relacionadas con las ingesta de alimentos y bebidas que afectan o alteran el ritmo cardíaco de las madres y en consecuencia de sus bebés, tal es el caso del café.

También las madres sometidas a momentos que involucran estrés, situaciones de preocupación que las afectan tanto a ellas como a sus hijos, por eso mientras la embarazada disfrute de un ambiente lleno de afecto y tranquilidad podemos estar seguros que los riesgos de estos problemas cardíacos son muy bajos.

Muchos especialistas expertos en la materia aseguran que apenas un 2% de los embarazos presentan alteraciones cardíacas, no obstante lo que pareciera por un porcentaje tan bajo no deja de ser sumamente peligroso en sus consecuencias al momento de presentarse, de allí que amerita atención y mucha precaución por parte de la paciente y sus familiares.

Los niveles tensionarios en muchos embarazos si se mantienen en valores altos  (200 P/m) son tratados por medicación por medio de la madre y su placenta que muchas veces funciona eficazmente.

El corazón está compuesto por 4 cámaras 2 superiores (Atrios) y 2 inferiores (ventrículos) y sus tensiones son llamadas la alta diastolica y la baja sistolica, sus niveles normales para un adulto son de 130/80, por supuesto siempre que el cuerpo esté en reposo ya cuando se produce algún ejercicio suben dichos niveles.

La tecnología ha avanzado mucho en esta materia, con la imagenologia tridimensional y la ecografia que le permite a la medicina y a los pacientes prevenir cualquier evento desagradable por este medio y las patologías que se presentan durante este período gestionario.

En algunas situaciones, como resultado de la frecuencia cardíaca rápida, puede acumularse líquido dentro del bebé (hidropesía). Esto puede hacer que la frecuencia cardíaca rápida sea más difícil de controlar. Es posible que el especialista médico requiera volver a evaluar el manejo si no es posible controlar el ritmo cardíaco del bebé con el método habitual.

Estas alteraciones a nivel de la tensión en oportunidades se presentan por fiebres o deshidrataciones de la madre, que pueden aparecer por infecciones que no necesariamente son graves y que pongan en riesgo al bebé si no se atacan a tiempo.

embarazo y Epistaxis

En este sentido, las causas de taquicardia fetal suelen deberse más a problemas en la salud de la madre que del propio bebé, se debe tener en cuenta que es la madre quien está expuesta a las diferentes formas de contaminación y factores externos que pueden alterar de alguna forma su salud.

Las arritmias cardíacas fetales causan taquicardia debido a que muchas disritmias, como la taquicardia supraventricular, provocan un ritmo cardíaco rápido que no bombea la sangre adecuadamente de forma sistemática.

El corazón está básicamente temblando o fibrilando, pero no produce suficiente fuerza para bombear sangre por todo el cuerpo. Lo que se traduce en esta llamada taquicardia fetal, los estudios revelan que esto se presenta con frecuencia pero que no debe causar alarma a menos que esta frecuencia cardíaca sea muy prolongada, lo que si debe enfrentarse rápidamente.

Las taquicardias se presentan pero tal como llegan regularmente se controlan por sí mismas, importante es estar en comunicación con su médico tratante por si existiera algún cambio brusco en dichos niveles.

La taquicardia en el feto en otros casos se puede presentar a causa de una inadecuada oxigenación, lo que aumenta la frecuencia cardíaca para compensar dicha anomalía de forma natural en el bebé dentro del vientre, la madre juega un papel fundamental porque debe controlar tanto la alimentación como su interacción con lo que en su momento le rodee. En este sentido, la taquicardia fetal también se puede presentar por las siguientes causas:

  • Asma.
  • Pérdida de agua en la sangre.
  • Deshidratación.
  • Fiebres.
  • Anemias.
  • Problemas tiroidales.
  • Enfermedades coronarias.
Tratamiento
El tratamiento para la taquicardia fetal depende de la causa y la mayoría de las condiciones se pueden controlar con éxito, el uso tecnológico actual se traduce en enormes posibilidades de felices términos en los embarazos, ya que al detectar cualquier patología y posterior aplicación de tratamiento adecuado es posible que la llegada del bebé se logre bien en casi todos los casos.

Existen riegos para embarazadas ingerir medicamentos si presentan un Orzuelo

Taquicardia fetal sostenida

La taquicardia fetal sostenida ocurre cuando la anomalía en el ritmo cardíaco del bebé se mantiene prolongada en el tiempo, en este caso si debe ser una causa de alarma para la embarazada y sus familiares, ya que como se indica en partes anteriores muchas de estas arritmias se corrigen por sí solas pero si esa alteración persiste mucho tiempo se debe poner en tratamiento rápidamente.

Esto con el fin de evitar riesgos en el niño donde por esta causa pueda padecer de problemas de azúcar en la sangre, problemas renales y por supuesto graves problemas coronarios.

Las taquicardias fetales sostenidas diagnosticadas a tiempo no suponen un riesgo muy grande al bebé siempre que se trate con tiempo, de allí que son importantes los controles periódicos con su médico tratante y la medicación adecuada. Esta patología se puede desarrollar y su trastorno produce una enfermedad de nombre Ebstein que induce a una separación de las cámaras coronarias. Esto hace que el flujo de sangre se vaya por el camino equivocado (válvula).

Se dice que hay mujeres que han experimentado como parte de la taquicardia fetal consecuencias que han resultado en supuestos hipos de sus bebés, en algunos casos también pudieran producir una mortalidad prenatal y postnatal grave. El tratamiento intrauterino puede mejorar el pronóstico dramáticamente y si el protocolo terapéutico está bien definido.

taquicardia fetal

En caso de taquicardia fetal sostenida, es recomendable principalmente iniciar el tratamiento transplacentario. El tratamiento de la taquicardia fetal se debe realizar en centros experimentales de medicina materno-fetal y se recomienda una estrecha monitorización del bienestar fetal mediante ultrasonido, especialmente en la fase de iniciación.

Muy a pesar de que el porcentaje de esta patología durante el embarazo es bajo, tienen un alto grado de incidencia en la mortalidad antes o después de el nacimiento de los niños.

El ser humano como todo ser vivo corre muchos riesgos incluso después de nacer, las madres quedan en la mayoría de los casos muy débiles y el tipo de parto también tiene bastante que ver si es por operación (cesárea) o parto normal ya que por operación la activación de esa madre es un poco más lenta los primeros días.

Se hacen estos comentarios porque si observamos en la fauna silvestre el parto de diferentes especies es impresionante lo rápido que la madre y el hijo deben activarse para no ser presa fácil de depredadores, y aún así muchos son devorados en tan solo minutos de haber nacido, el ser humano por su superior inteligencia no enfrenta ese tipo de peligro pero si enfrenta enemigos silencios y el corazón es un órgano vital que requiere de cuidado y mucha atención dependiendo de su condición.

taquicardi fetal

Valores

El ritmo cardíaco de un niño en período de gestación está promediado entre 120 y 160 latidos por minuto, aunque las arritmias ocurren en muy bajo porcentaje sí se presentan y las madres deben estar muy pendientes durante su embarazo.

La taquicardia fetal en muchas oportunidades es el indicativo de infecciones que perjudican al niño y a su madre porque provocan fiebre que altera el ritmo cardíaco para compensar y defender el organismo.

La taquicardia fetal se define como una frecuencia cardíaca mayor que 160-180 latidos por minuto, esta velocidad rápida puede tener un ritmo regular o irregular que puede ser intermitente o constante. Una taquiarritmia fetal en la embarazada es poco común y afecta a menos del 1% de todos los embarazos.
Sonido del corazón de un feto

Algo sumamente importante es que el sufrimiento fetal antes y durante el alumbramiento del niño o niña puede ser causa de discapacidad en el  mismo, las madres y padres deben evitar a como de lugar momentos traumáticos antes del parto y así evitar atentar contra la salud de los bebés.

Existen muchas causas y factores de gran importancia del tratamiento para esta patología que no es otro que la prevención, de qué tan comprometida esté la presión sanguínea en la paciente. La pregunta sigue siendo si se trata de forma prenatal o postnatal, en este último caso después del parto prematuro artificial.

La presión arterial controlada otorga bienestar tanto a la madre como a su hijo, ya que una constante presión alta puede acarrear que se presenten accidentes cerebro vasculares que puede que no dejen secuelas como puede dejar al paciente paralizado o inútil, dependiendo la gravedad del caso e incluso llegar a perder la vida de allí la importancia del cuidado oportuno en el embarazo.

Causas de taquicardia fetal

Como bien ya hemos expuesto anteriormente existen muchas razones para responder por qué le da taquicardia a un bebé en el vientre, ya que las causas son variadas, pero las más comunes tienen que ver con la ingesta de productos que aceleran el ritmo cardíaco como la cafeína en el torrente sanguíneo.

Asimismo se han definido para la taquicardia fetal causas relacionadas a otros factores externos que influyen en dicha anomalía cardíaca que aunque no siempre representa grave peligro para el bebé en gestación y su madre, ninguno debe descuidarse para evitar sorpresas desagradables por la fragilidad del ser humano.

La madre también debe evitar el consumo desmesurado de sal ya que produce retención de líquidos y esto trae como consecuencia la alteración de los niveles de tensión arterial y además inflamación de articulaciones manifiesta por la hinchazón de los pies y todo eso afecta tanto a la madre como al bebe. (ver artículo: Miocarditis)

Existe un medicamento usado frecuentemente cuando este caso se presenta que es la Amiodarona, que debe ser administrada bajo control médico porque se tiene componentes que producen efectos secundarios como afectación de los pulmones. Incluso su eliminación por vía urinaria cambia la coloración del líquido y tiende a dar afectación al hígado.

Facultades de los bebés en el vientre

Recordemos que una taquicardia fetal se describe como un aumento de la frecuencia cardíaca, y ya cuando supera frecuencias por encima de las 180 pulsaciones por minuto es motivo de movilización del paciente a un centro clínico para controlar esa alteración para evitar posteriores consecuencias.

Síntomas

Es muy común durante el embarazo que las madres presenten alteraciones a nivel de la presión arterial, claro está que a medida que el bebé crece este requerirá de más fluido sanguíneo y ademas de eso de mayor consumo de alimento que se le suministra a través de su cordón umbilical.

Esto se traduce en oportunidades a la madre en mareos y cambios en su ritmo cardíaco (taquicardias) se especifica que en el primer trimestre de embarazo esos cambios empiezan a observarse pero ya cuando el embarazo está en sus días finales son mucho más frecuentes y requieren de más cuidado y atención tanto para la madre como para su bebé. (ver artículo: Neumonia Lobar)

Existen formas y exámenes que se pueden hacer para evitar que las subidas o incluso bajadas de la tensión perjudiquen la salud de la madre y su bebé, los ecos Doppler tridimensionales desde su aparición han contribuido a preservar vidas e incluso a mejorar su calidad durante y después del embarazo por lo preciso de sus diagnósticos y localización de estas causas que conducen a enfermedades cardíacas pero con eficacia y rápida solución.

Valoración de la Frecuencia Cardíaca Fetal

Durante este período del embarazo se puede producir la llamada hipoxia perinatal, que no es más que una falta de oxígeno hacia el bebé, lo que puede tener un desenlace muy grave en la salud de la criatura porque se pudiera presentar un retraso mental o una parálisis cerebral. De allí la importancia de los controles periódicos y todos los cambios que se presenten manifestarlos con prontitud.

Las damas embarazadas deben estar muy pendientes de los cambios que puedan sentir y claro está que muy a pesar de la situación que pueda atravesar, externa o internamente en su hogar y entorno lo más importante es mantener la calma ya que aunque no se crea el niño tiene la condición de absorber todas las emociones de su madre, buenas o malas.

Ahora bien, al hablar de taquicardia fetal síntomas perceptibles no podrían ser descritos, ya que contrario a lo que pudiera creerse la taquicardia fetal es un síntoma más que una enfermedad en sí misma y por consiguiente es señal de que otras enfermedades o afecciones están afectando al bebé en gestación.

Probablemente el síntoma más específico es el aumento en la presión cardíaca del bebé por encima de 180 pulsaciones por minuto, lo que se traduce en taquicardia fetal en monitoreo.

Consecuencias

Un feto con taquicardia puede sufrir graves consecuencias e incluso la muerte, ya que existen evidencias muy claras de una gran cantidad de embarazos que terminan en fatalidad de ambos seres, lo que se requiere es la debida precaución  y cuidados para evitar estos indeseables desenlaces.

Es tan importante este control que incluso el bebé puede nacer pero las secuelas de estas alteraciones tensionarias aparecen a medida que el niño va creciendo o posteriormente puede sufrir de problemas no solo coronarios  sino de otros órganos como hígado, riñones e inclusive el cerebro que pueden verse afectados por distorsiones en la tensión arterial. (ver artículo: Angina de pecho)

Esta es una afección grave en la que el feto con taquicardia tiene un riesgo significativo de hidropesía (Edema) fetal, daño neurológico y muerte intrauterina. En los casos con taquicardia intermitente, que es una situación de elevación menos pronunciada de la temperatura fetal, aumentando el metabolismo y la demanda de oxígeno, también podría aumentar el riesgo de hipoxia fetal y especialmente durante el trabajo de parto.

La taquicardia fetal en monitoreo frecuente es de suma importancia, ya que su evaluación en manos de un médico tratante siempre evitará graves consecuencias durante un embarazo que tiene complicaciones del tipo arterial.

taquicardi fetal

Hay muchas embarazadas que regularmente se ejercitan, cosa que no es mala pero en exceso tampoco es buena, el primer trimestre del embarazo es en el que aparecen ciertos casos de taquicardias y arritmias cardíacas que no deben ser motivo de angustia pero si se deben manejar con mucha precaución.

La idea no es que la mujer se convierta en víctima sedentaria por el embarazo porque hay muchas actividades que producen bienestar, solo es cuestión de buscar información, documentarse y activarse para que su gestación sea un período de muchos aprendizajes y lleno de placer por el bien de todos.

Existe algo sumamente importante que no se debe ignorar: el padre, porque muchos son catalogados de irresponsables y si los hay pero el porcentaje que ama a su familia es alto y mayoría también. Lo que si hace gran bien a la relación y la cooperación son los canales de comunicación abierta, el afecto y sobretodo la paciencia, eso hará que la responsabilidad de la llegada del nuevo miembro de la familia sea el momento más hermoso para la familia y jamás se convertirá en un trauma sin solución.

Taquicardia supraventricular fetal

Es un tipo de taquicardia que requiere tratamiento médico urgente ya que se puede presentar antes del nacimiento del niño, está asociado a un ritmo cardíaco sumamente acelerado y que en oportunidades la sangre no se oxigena bien. Trae alteraciones y malestares como dolores de cabeza y mareos, la medicación para esto puede durar hasta 2 años pero se puede solucionar con dicho tratamiento.

Esta patología puede ser detectada durante  el período de gestación y después del nacimiento de la criatura comenzaría a recibir tratamiento en vías de conseguir su sanación por medio de la medicación.

En estos casos por la insuficiencia en el ritmo cardíaco se acumulan líquidos en la zona lumbar o del coxis porque el corazón no late con suficiente fuerza, esto se trata con medicación que baja la frecuencia cardíaca y hay mucha mejoría con tratamiento médico. (ver artículo: Cancer de corazón)

Aunque estos casos tienen un porcentaje muy bajo, de todas formas requiere ser descartada ya que sus secuelas pueden perdurar por mucho tiempo en el bebé, aun después de su nacimiento así que los padres deben ser muy diligentes con una posible aparición de esta patología congénita.

La mujer embarazada puede producir un 50% de sangre más en su cuerpo con el objeto de cubrir la necesidad de su hijo en todos los sentidos, tanto en el crecimiento como en su capacidad celular y alimenticia.

De esta manera a muchas mujeres en esta instancia les aumenta la presión arterial, la mujer debe darse cuenta que sus emociones son transmitidas a su bebé sin importar su calidad, así que mientras más positivas puedan ser mucho mejor, evitando las emociones que puedan generar perjuicio a la salud de ambos, madre e hijo.

En caso de una situación de emergencia, por ejemplo, la fibrilación ventricular, los médicos pueden reaccionar instantáneamente. Sin embargo, no hay garantía de un resultado favorable de esta situación en el contexto postnatal. Esta visión parece dar como resultado una redirección del problema en la responsabilidad entre las diferentes especialidades y predispone al neonato (hijo) a complicaciones adicionales de la prematura criatura.

Arritmias en bebés

Otra de las patologías que se presentan y producen severos trastornos en la presión arterial de los bebés tiene que ver con la tiroides, la cual al tener problemas de hipotiroidismo conlleva a picos en los niveles de tensión del bebé y su madre.

Los embarazos de mujeres de 40 años o más tienen este tipo de riesgo por problemas de tipo arterial y de tensión, si el paciente recibió tratamiento a base de yodo también acarrea estos problemas de tensión.

El corazón es un órgano que apenas al comienzo del embarazo (6 semanas promedio) inicia en su formación, después de generar su primer latido nunca dejará de hacerlo hasta la desaparición física del ser humano o incluso del ser vivo que tenga corazón, se trata de uno de los órganos más vitales de cuerpo alguno y un mal funcionamiento del mismo causa graves trastornos e incluso la muerte.

De allí que sea tan importante su cuido y atención en los diferentes casos de subidas o bajadas de la tensión, arritmias y taquicardias que siempre se presentan y más en los periodos de gestación.

La preeclansia es una de las causas más comunes en las pérdidas de los niños ya que estas subidas de tensión son desastrosas tanto para la madre y peor aún para su hijo, el porcentaje de muertes por esta causa es altísimo y muy común.

Factores desencadenantes de este problema son: Edad muy avanzada o adolescentes, también se presenta en las primerizas, otra causa de este fenómeno es la diabetes y la obesidad en la madre, que la madre tenga vicios de tabaquismo y otra causa muy común es el estrés o que la madre realice trabajos pesados.

Durante el embarazo es muy recomendable que la madre se involucre en ejercicios de relajación y meditación, ya que por lo regular estos con llevan a una mejor respiración y a la liberación del estrés que es tan perjudicial en este período de la gestación así como en la vida misma.

Se hace muy necesario que la madre tenga sus horas de descanso, regularmente durmiendo ocho horas diarias, esto se traduce en bienestar para la embarazada y su bebé, hay que recordar que mientras el bebé va creciendo los órganos ven reducidos sus espacios y de allí que también se presentan muchos cambios en el ritmo cardíaco.

Recomendaciones

La mayoría de las veces se subestima la importancia del control prenatal pero la realidad es que a través de éste pueden prevenirse y solventarse situaciones de salud que pueden condicionar la vida de los bebés y sus madres.

En este mismo orden de ideas, es necesario mencionar que precisamente porque existen para la taquicardia fetal consecuencias muy graves es sumamente importante llevar un control médico oportuno del embarazo, periódicamente acudir al especialista permitirá detectar anomalías o fallas que puedan tratarse oportunamente para reducir los riesgos de estas alteraciones.

Muchas de las dolencias y padecimientos que desarrollan los individuos durante la infancia son consecuencia de descuidos o falta de ocupación a situaciones que debieron tratarse durante el embarazo y algunas de ellas permanecen de por vida. Parte esencial de convertirse en padres es ser responsables y velar siempre por el bienestar del nuevo ser que traen al mundo.

La prevención y el tratamiento eficaz y oportuno son en esta y otras patologías las oportunidades de éxito que permitirán llevar una vida plena y satisfactoria una vez superados los síntomas y reducidas las consecuencias que pudieran generarse a través de estas alteraciones a nivel del ritmo cardíaco.

(Visited 3.409 times, 1 visits today)
Categorías Corazon

Deja un comentario