≡ Menu




Embolia Cerebral: Qué es, síntomas, causas, secuelas y más

La Embolia cerebral es uno de los infartos cerebrales más comunes que hay, sin embargo, la mayoría de la población del mundo no suele preocuparse mucho sobre ella hasta que alguien de su circulo, sobretodo familiar, lo sufre. Para poder prevenirla y saber cómo actuar cuando alguien sufre una embolia cerebral es necesario leer sobre ello

embolia cerebral

¿Qué es una Embolia Cerebral?

Una Embolia cerebral, también conocida como un ictus embólico, es un tipo de infarto cerebral, es decir, es una enfermedad cerebrovascular, lo que significa que existe una alteración permanente o transitoria en la circulación de sangre por las arterias que recorren el encéfalo, lo que impide la oxigenación correcta de las células del cerebro para su buen funcionamiento.

Tambien Le Recomendamos...

Por este motivo, la supervivencia de los órganos que son suministrados de sangre por las arterias del cerebro se ven severamente comprometida, produciendo una asfixia. Este tipo de infarto cerebral es diferenciado de los otros conocidos en vista de que la asfixia u obstrucción de los conductos sanguíneos no serán vueltos a la normalidad hasta que se remueva el obstáculo de torrente sanguíneo, el cual normalmente suele ser un coágulo

Síntomas y Señales de la Embolia Cerebral

Esta enfermedad del celebro suele tener múltiples síntomas verificables, sobretodo a corto plazo, ya que son muy variadas las partes del cuerpo de dependen del encéfalo.

El principal síntoma de esta afección es un dolor intenso de cabeza que no es calmado con pastillas ni ningún tipo de medicamento, sin embargo, existen muchas otras señales que aparecen de manera inesperada y que normalmente dependen de la arteria donde se encuentre la obstrucción, es por esto que se debe estar sumamente pendiente de las molestias y señales que la embolia pueda mandar.

  • La primera como se nombró anteriormente es el dolor de cabeza fuerte el cual no puede ser calmado fácilmente, esto es causado por la congestión de sangre y por el coágulo que está obstruyendo la correcta circulación de la sangre por todo el cerebro y el encéfalo, esto puede ir acompañado de mareos.

 

Tambien Le Recomendamos...

  • La visión borrosa, visión sobre e incluso una ceguera temporal son usuales en personas afectadas por una embolia cerebral, ya que al no llegar la correcta cantidad de sangre, la necesaria para el funcionamiento de todos los órganos que se encuentran en la cabeza, pues los ojos no funcionan de la manera en que deben por lo que dejan de funcionar o presentan fallas.
  • Lagunas mentales o pérdida de memoria a corto plazo, problemas para recordar. El recordar cosas importantes o datos durante el día también suele ser una señal destacable de que podríamos ser victimas de una embolia, es por ello que cuando hemos aprendido algo hace pocas horas y no logramos recordarlo es momento de visitar al médico.
  • Adormecimiento del cuerpo o parálisis de uno de los lados. Este síntoma a su vez es causado por la falta de sangre en el cerebro, como sabemos el encéfalo es uno de los encargados de el sistema nervioso, por lo que la falta de suministro de oxígeno a este causa fallos en todo el cuerpo.

  • Cambios en los sentidos, es decir, la audición, tacto y gusto. Los 5 principales sentidos del ser humano se ven afectados cuando se sufre una obstrucción del torrente sanguíneo.
  • Desmayos, hipo, dificultades para respirar, alucinaciones. Estos síntomas son otros de los muchos causados por la falta de oxigenación del cerebro apropiadamente
  • Náuseas, vómito, convulsiones y problemas para controlar los esfínteres. Las náuseas e incluso el vómito son muy comunes cuando se sufre una embolia cerebral, así como las convulsiones, las cuales son muy peligrosas, y la incapacidad de controlar los esfínteres.
  • Cambios repentinos en el humor, trato y personalidad y vértigo, por último, los cambios en el estado de ánimo y motivación son muy comunes cuando falta oxígeno en el cerebro, es por ello que cuando una persona presenta cambios radicales e inesperados de humor así como falta de orientación y vértigo, debe visitar a su médico de preferencia.

Al presentar solo uno o dos de estos síntomas no significa que el individuo sea víctima de esta enfermedad, así como no es necesario que aparezcan todas para padecer esta afección, sin embargo, siempre se debe estar alerta. (Visitar artículo: Síntomas del infarto cerebral)

Tendencias a tener una Embolia

Para una Embolia cerebral, las tendencias de sufrir una son más grandes en las personas que tienen alrededor de los 65 años o más, donde las mujeres suelen ser las más afectadas por este tipo de infarto, sin embargo, existen algunas condiciones que pueden aumentar las posibilidades de ser una victima de esta enfermedad (Visitar artículo: Infarto Cerebral)

  • Personas que padezcan arritmias cardíacas o fibrilación auricular, que es cuando la frecuencia de la circulación es irregular.
  • Personas con condiciones diabéticas
  • Tener antecedentes familiares que hayan sufrido de esta enfermedad.
  • Ser de raza oscura suele aumentar las posibilidades de tener esta afección.
  • Tener hábitos alimenticios paupérrimos, así como vicios de tabaco y ser sedentarios.
  • Las mujeres embarazadas suelen ser potenciales victimas de una embolia cerebral, sobretodo si están durante su tercer trimestre.
  • Personas que estén durante un proceso de reemplazo hormonal.
  • Mujeres durante el post parto

Ataques cerebrales, embolias y trombosis cerebrales 

Tipos de Embolia Cerebral

Las embolias pueden dividirse según su duración, sin embargo, las clasificaciones más recurrentes de las embolias se deben a el agente obstructor por el cual es causado, dividiéndose en Aéreos, Tisulares, Grasos o Cardíacos. (Visitar artículo: Tipos de infarto cerebral)

Embolia transitoria

Son también conocidos como ataques isquémicos transitorios o ictus silentes, y corresponden a aquellos ataques cerebrovasculares que son pequeños y de baja intensidad. Estos son igual de peligrosos o incluso más que las embolias regulares, ya que aumentan desde un 8 a 12% las posibilidades de ser una víctima de otro ataque de un ictus de mucha más intensidad durante el año próximo luego de la embolia transitoria.

Embolia aérea

Las embolias aéreas son determinadas cuando la obstrucción de la circulación de sangre por las arterias, y por lo tanto, la correcta oxigenación del encéfalo es causado por una burbuja de aire encontrada en el torrente sanguíneo.

Embolia tisular

En las embolias tisulares, la obstrucción del paso de sangre viene dada gracias a un material que forma parte de un tumor o es un cuerpo de células cancerosas.

Embolia grasa

Las embolias grasas vienen provocadas por la obstaculización de la sangre por medio de un cuerpo compuesto por materia grasa que se acumula formando una especie de placa o pared en las arterias cerebrales o vasos sanguíneos que se dirigen al encéfalo. Normalmente provienen de una parte del cuerpo de la cual se desprendieron y viajan alrededor del sistema circulatorio hasta varar en el cerebro.

Embolia cardíaca

El émbolo cardíaco es causado por un coágulo de sangre, el cual se hace más grande tomando una consistencia espesa y como una especie de pasta. Este tipo de embolia son una de las más comunes de los otros tipos.

Embolia séptica

Un émbolo séptico, es una embolia cerebral que es causada por la obstrucción del torrente sanguíneo gracias a la acumulación de un cuerpo formado por tejido o algún material purulento que proviene de algún proceso de infección del cuerpo, en las arterias o venas que se dirigen al cerebro. 

Embolia en ancianos

Los accidentes cardiovasculares en ancianos suelen ser muy comunes a partir de los 65 años aproximadamente, aumentando las posibilidades de que ocurra a medida que la persona va haciéndose mayor.

Esto es debido a la pérdida progresiva de las neuronas que de manera natural van sufriendo las personas a medida que se hacen más viejos, sin embargo, ictus sisquémico o una embolia cerebral causa una pérdida súbita de neuronas las cuales no son renovables, como las células y que logran causar la perdida de movimiento, y de los niveles sensoriales y cognitivos del cuerpo. (Visitar artículo: Recuperación de un infarto cerebral)

Para los ancianos, en el mundo, una de las 3 primeras razones de muerte en ancianos es el Ictus o la embolia cerebral, estando acompañado del cáncer y del infarto al miocardio, además, es la causa 1° de muerte en las mujeres de una edad mayor a los 80 años en España. 

Comúnmente la muerte por una embolia cerebral es dada en ancianos muy mayores debido a la falta de aportes de nutrientes al cerebro, tales como la glucosa y el oxígeno, dando lugar a una muerte por necrosis de las células que se encuentran en cerebro, afectando sobre todo a las neuronas ya que estas son incapaces de regenerarse. 

Diagnóstico

Para realizar un diagnóstico profundo y ético es necesario asistir directamente a urgencias cuando se cree que una persona sufre una embolia cerebral, para que así el médico especialista realice todos los exámenes necesarios, incluyendo los exámenes neurológicos al paciente.

Principalmente se realiza una inspección física de la persona, localizando los síntomas y demás señales que determinen si la persona en verdad sufrió una embolia cerebral o se trata de otra afección. Luego se proceden a realizar diferentes exámenes como un escaner, una resonancia magnética de difusión, una angioresonancia mangética entre otros…

  • El escaner o tomografía computarizada (TM) de la persona consiste en tomar una fotografía del cerebro, donde lo primero que se busca identificar es si la persona sufrió de una hemorragia o un infarto cerebral.
  • Las resonancias mangéticas de difusión (IRM)  permite observar ampliamente si se desarrolló un infarto de manera más rápida y sencilla que un escaner, agilizando así el procedimiento quirúrgico que deba realizarse.

  • También suelen realizarse los duplex carotideos, donde los resultados de esta prueba pueden indicar si existen o no procesos de arteriosclerosis, es decir, algun estrechamiento en las arterias o vasos sanguíneos causados por la acumulación de placas de colesterol en ellas
  • Los dopples transcraneales (DTC) se realizan con el mismo objetivo de los duplex carotideos, aunque la única diferencia es que además, logran demostrar si existe la presencia de coágulos sanguíneos obstruyendo las vías del sistema circulatorio
  • El ecocardiograma es una de las pruebas más comunes en realizarse, y se emplea principalmente para divisar cualquier presencia de coágulos de sangre o en su defecto si se están formando en las zonas cercanas al corazón, que tengan posibilidades de presprenderse y de viajar a otros lugares del sistema circulatorio (como el cerebro) y que a su vez pueden causar infartos. 
  • Por último está la angioresonancia magnética o angiografía, donde los resultados muestran las arterias cerebrales y los vasos sanguíneos conectados al encéfalo para así localizar la que se encuentra obstruída y solucionar el problema.

¿Por qué se dan las Embolias y cómo evitarlas? 

Causas

El cerebro es uno de los órganos más complejos del cuerpo humano, siendo las mismas personas quienes no han podido comprender al 100% cómo funciona exactamente el sistema nervioso y por supuesto, el cerebro, además, es uno de los más delicados y el que más solicita energía por parte de los nutrientes y alimentos que ingerimos diariamente, por lo que si no hay un suministro correcto de energía, las probabilidades de sufrir una embolia son mucho mayores. 

Este órgano, a diferencia de algunos otros dentro del cuerpo del ser humano, solicita un suministro de energía, nutrientes y oxígeno constante, de 24 horas al día para funcionar de una manera correcta. Esta energía, nutrientes y oxígeno es recibida a través del flujo sanguíneo el cual se encarga de transportar estos suministros a toda parte o bien sea, órgano del cuerpo que lo amerite. 

Tambien Le Recomendamos...

El cerebro debe contar con grandes cantidades de sangre oxigenada, por ejemplo, cada 50 gramos de materia del cerebro, debe recibir unos 25 ml de sangre correctamente oxigenada para su perfecto funcionamiento. Si el suministro constante de los nutrientes y sobretodo el oxígeno es cortada hacia el cerebro o bien sea obstruida, se produce un infarto en la zona afectada y surge tejido celular muerto compuesto en su mayoría por neuronas y neuroglías, células sumamente importantes en el funcionamiento de las neuronas.

La mayoría de las embolias cerebrales son causadas por un fenómeno denominado arteriosclerosis, la cual consiste en la acumulación de algún material que impide el paso de la sangre por las arterias. Comúnmente ese es causado por la acumulación de placas de colesterol en el interior de las arterias o vasos cerebrales, aunque también pueden ser causados por burbujas de aire, coágulos de sangre, cuerpos tisulares o tumores e incluso cuerpos celulares de origen cancerígeno. 

El principal causante de la derivación de estos cuerpos obstructores que dan paso a la Embolia Cerebral, son las enfermedades cardíacas que posee una persona, tales como las arritmias, que constituyen una desequilibrio u orden en los latidos del corazón o incluso la hipertensión o hipotensión arterial.

Alimentos que debes consumir para evitarlas 

La arritmia cardíaca, como su nombre lo indica, consiste en un trastorno en el ritmo de los latidos del corazón, lo que deriva en que el flujo o paso de la sangre por el cuerpo y las venas sean más lento; al suceder esto, se facilitan la producción y formación de coágulos de sangre que en cualquier momento podrían desprenderse de su posición oficial e iniciar un viaje con destino al cerebro.

Es por ello que las personas mayores con problemas cardíacos deben proceder a un chequeo constante de la tensión arterial, e incluso los jóvenes con antecedentes cardíacos deben estar al tanto de las enfermedades cardíacas y mantener un control constante para evitar la aparición de una embolia cerebral.  

Secuelas y Trastornos

Luego de sufrir una embolia, los afectados pueden ser victimas de un grupo de secuelas que derivan de las zonas que pudieron haber dejado de funcionar gracias a la asfixia de los órganos del cerebro y el encéfalo. Comúnmente se tratan de trastornos que pueden trabajarse mediante terapias y rehabilitaciones que ayuden a regular el buen funcionamiento de las funciones y los sistemas del cuerpo que han sido perjudicados con la embolia cerebral. (Visitar artículo: Prevención de un infarto cerebral)

  • Trastornos emocionales 

En las personas que han sufrido una embolia cerebral, es común observar que su regulación de las emociones, tales como el control de los impulsos e incluso cómo expresar sus sentimientos han sido afectados de manera que no logra efectuarlos de la manera correcta. Muchos de los pacientes que sufren una embolia tienden a no ser capaces de expresarse de la mejor manera, estando tristes, molestos o felices, por otro lado, también pueden presentar respuestas emocionales complejas, inesperadas e incluso agresivas. 

  • Trastornos en el lenguaje 

El uso de los músculos de la boca y por supuesto, de la lengua, son manipulados mediante señales que se emiten en el cerebro, gracias a las neuronas que trabajan conjuntamente para lograr realizar aquellos movimientos.

Sin embargo, al sufrir una embolia, el individuo sufre una pérdida súbita de neuronas, es decir, de una forma rápida e inesperada, por lo que, dependiendo de la zona exacta en donde fue producido el infarto cerebral, el paciente podría presentar problemas en cuanto a la pronunciación de diversas palabras, además de la incapacidad de reconocer las palabras cuando las escucha. Este trastorno también es conocido como Afasia. 

  • Parálisis parcial o total del cuerpo

Como se explicó anteriormente, las neuronas que se encuentran en en cerebro, trabajan conjuntamente para enviar las señales necesarias a los músculos para poder realizar todo tipo de movimiento que deseemos.

Los músculos del cuerpo están formados por fibras musculares que están conectados con las neuronas, y al sufrir una embolia y perder gran cantidad de neuronas de una forma tan inesperada, partes del cuerpo pueden quedar de alguna manera “desconectadas” del cerebro, impidiendo que las señales lleguen a los músculos para poder moverse.  Muchas veces este trastorno puede trabajarse mediante rehabilitación, sin embargo, dependiendo de la intensidad de la embolia, el paciente puede sufrir de una parálisis del cuerpo el resto de su vida. (Visitar artículo Síntomas de un derrame cerebral)

  • Apraxias 

Las apraxias son trastornos en las habilidades motoras que posee una persona, y se basa en la incapacidad o en otros casos, la dificultad, que tiene un paciente para coordinar los movimientos voluntarios. Esto, en los pacientes víctimas de una embolia cerebral, es causado por un mal funcionamiento o un error en el cerebro y las neuronas que impiden la coordinación de los movimientos corporales que una persona desee realizar. 

Este a su vez puede ser tratado con terapias y rehabilitaciones sin embargo debe ser muy estricta y tiende a ser muy extensa. 

  • Amnesias y dificultades para recordar 

La pérdida de memoria, suelen ser bastante comunes en pacientes que sufren una embolia, tanto largo, corto o mediano plazo hacia el futuro o hacia los hechos ya vividos. Además, es posible que la memoria de la rutina del paciente o también la memoria procedimental se vea afectada por la falta de oxígeno en el cerebro durante la embolia, sin embargo esta está vinculada a la inteligencia del paciente. 

  • Disfagia

La disfagia se reconoce como un trastorno, que en este caso es causado por la obstrucción del flujo de sangre al cerebro, que incapacita o dificulta al paciente en sus acciones de deglutir, o tragar, los alimentos sólidos y líquidos, e incluso la saliva de una forma eficiente. 

  • Problemas neuropsicológicos

Una de las secuelas más reconocidas luego de una Embolia cerebral, es la presencia de los problemas para poder ubicarse en el entorno, es decir, dificultades relacionados a la orientación en el espacio de la persona. Además, los problemas neuropsicológicos también pueden referirse a los problemas de atención y la incapacidad de resolver problemas tan rápido como lo hacía anterior al accidente cerebrovascular. 

¿Qué provoca las Embolias? 

Tratamiento de la Embolia Cerebral 

El tratamiento para una embolia cerebral suele dividirse en dos fases, la primera la cual se denomina “Inicial o Agua” que es cuando la embolia es reciente, es decir, que ha sucedido en las últimas horas e incluso minutos, luego está la fase de “Seguimiento” la cual consiste en una observación constante del paciente y en administración de medicamentos para ver el comportamiento del cerebro y de la arteria afectada.

  • Fase Inicial o Aguda

En esta fase suelen realizarse dos tipos de procedimientos, uno quirurgico y otro a través de medicamentos y drogas que permitan la solución de la obstaculización de la arteria.

El primero es la Trombólisis endovenosa, la cual consiste en administrar una droga a través de la vena afectada para que se encargue de disolver los coágulos que impiden el correcto paso de sangre al cerebro. Sin embargo este procedimiento tan solo puede ser aplicado en personas cuya Embolia sucedió hace 3 horas o menos.

Luego conseguimos la Trombólisis intraarterial, la que consiste en la introducción de un cáteter desde la ingle, o región inguinal, hasta llegar a la zona o vena dañada. Desde alli se administra una droga que disolverá el coágulo y permitirá el correcto paso de oxígeno al encéfalo. Este procedimiento tan solo puede ser aplicado en personas que hayan sufrido una embolia o hayan iniciado los síntomas desde hace 6 horas o menos.

  • Fase de seguimiento

Luego de la primera fase, encontramos la fase de seguimiento, la que consiste simplemente en diferentes rehabilitaciones y administración de drogas que permitan el buen funcionamiento y la correcta coagulación de la sangre para que no vuelva a ocurrir nada parecido de nuevo. Además, incluye un procedimiento quirúrgico que ayuda a prevenir que vuelva a suceder otra embolia.

  1. En casos de una embolia de carácter transitorio por una obstrucción de arterias carótidas por placas, se suele realizar un procedimiento denominado endarterectomía carotídea, la cual consiste en la realización de una incisión en el cuelo, para así acceder a la arteria carótida y poder abrirla. Luego se realiza una limpieza de todas las placas de grasa, es decir, colesterol que hay en su interior, y que detuvieron el paso de la sangre.
  2. Luego se suelen realizar rehabilitaciones de las funciones del cuerpo que han sido afectadas, normalmente de caracter motor, aunque también de otros tipos.
  3. Administración de medicamentos que regulen la coagulación de la sangre, normalmente anticoagulantes y antiagregantes plaquetarios, como las aspirinas u otros similares.
  4. Por último un constante chequeo de la presión arterial para corroborar que no hay hipertensión.

Embolias cerebrales 

Diferencias de una Trombosis Cerebral y una Embolia

Un trombo es un cuerpo que es formado en las paredes de los vasos y las arterias cardíacas del cuerpo, y puede estar formado tanto de grasa como de líquidos o sangre coagulada. Una trombosis es cuando el trombo, o este cuerpo de material acumulado, crece a tal tamaño que impide el correcto paso y distribución de la sangre hacia el cerebro, por lo cual este debe formarse en las arterias cerebrales. 

Por otro lado, una embolia trombólica, o embolia cerebral, es cuando un trombo, es decir, un cuerpo de material acumulado, crece en una parte externa de las arterias cerebrales (incluso puede tratarse de una burbuja de aire) y que viaja alrededor del torrente sanguíneo hasta parar en las venas del cerebro, donde impide el paso de los nutrientes y oxígeno a través de la sangre. (Visitar artículo ¿ Cómo prevenir un derrame cerebral ?)

En síntesis, una trombosis es cuando el cuerpo obstructor es formado dentro de la zona cerebral y crece hasta obstruir las arterias cerebrales, y una embolia es cuando el cuerpo obstructor proviene, es decir, se formó, en otra parte del cuerpo diferente a las arterias del cerebro pero que llegó a obstruir en él. 

Dejar Comentario